Cargando...
Sociólogo y exdirector de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior, Gustavo Leal

Nacional > libro Sicarios

El encargo de tirar a matar: historias de sicarios contadas por Gustavo Leal

Resumen del capítulo "La maldad que el Coco me encargó", en el que entrevistó al sicario que mató al hincha de Nacional Lucas Langhain 

Tiempo de lectura: -'

19 de julio de 2021 a las 05:00

"¿Qué es lo que mueve a una persona para convertirse en sicario? ¿Cómo se encuentra la oferta y la demanda en este mercado invisible y discreto? ¿Cuál es el proceso de toma de decisiones de estas personas? ¿Cuál es la historia de vida de estos protagonistas?", estas son unas de las tantas preguntas que se hizo Gustavo Leal, exdirector de Convivencia y Seguridad Ciudadana, a lo largo de su primer libro "Historias de sicarios en Uruguay. Entrevistas y confesiones”.

A través de sus experiencias y 45 horas de entrevistas, el sociólogo y magíster en Políticas Sociales, relata seis historias que pintan el panorama del sicariato en Uruguay. 

“Este es un libro difícil de leer. Les pido disculpas”, adelanta en el prólogo. A continuación un resumen del capítulo 4, "La maldad que el Coco me encargó", en el que cuenta el trato que hizo el sicario que asesinó a Lucas Langhain, a la salida de un clásico por encargo de Edwin "Coco" Parentini, el autor material del asesinato del hincha de Nacional. 

...

El domingo 15 de diciembre de 2019, el estadio Centenario fue el anfitrión de un nuevo clásico del fútbol uruguayo. En esa oportunidad, Nacional derrotó a Peñarol 1 a 0 y se consagró campeón del Campeonato Uruguayo 2019. Un amplio despliegue de seguridad fue coordinado desde muchos días antes entre la Comisión de Seguridad de la AUF, los clubes involucrados y el Ministerio del Interior.

El día anterior, el Coco Parentini se puso en contacto con Matías, una persona de su confianza en Cerro Norte, y a través del celular hizo un pedido: “Hermano, escuchame, hermano. Fijate si rescatás un pibe. En una moto, ¿sacás?; o cualquiera en un auto que lo deje a la vuelta [del Parque Central] que le voy a dar la pistola al ñery, ahí cuando vayan saliendo todos del Parque, ñery. Haceme el dos Gordo, jugamos callados y lo hacemos entre nosotros. Esto es por lo que pasó, por lo que perdimos, porque son ellos, porque somos distintos a los demás”.

El “pibe” que rescató el amigo del Coco era Gaby Esteban Costa Díaz, alias el Gucci. Ambos se conocían porque en algunas ocasiones habían realizado “un par de trabajos juntos, pero ninguna maldad así como esta. Ninguna y nunca”, asegura el sicario.

Él afirma que cuando le dijeron que Parentini estaba del otro lado del teléfono “ya sentí cosas de maldad que él me iba a decir. No sentí que me iba a decir cosas buenas como antes que me decía: ‘Hola, ¿cómo andás?, ¿Todo bien?’. No fue así. Él me llamó y ya empezó que pum y que pan, que tengo una movida para hacer, que tengo esto y lo otro”.

Luego del mediodía del domingo el Coco Parentini recibió un audio en su teléfono. Era una mujer que le decía: “Te mandé las 15 balas, el ‘chupete’. Las 15 balas te mandé, ¿ta?” El Chupete era una pistola Taurus 9 milímetros.

Un rato más tarde, Matías le informa a Parentini que Gaby Costa “ya tiene el chupete”. A su vez, le solicita información: “¿Cuánto le vas a dar al pibe? El pibe dice cuánto le vas a dar”, insiste.

La tapa del libro

Según Gaby Costa, él quería saber de antemano cuál era el arreglo, ya que al principio no quedaba claro. Rápidamente Parentini le envía un nuevo mensaje a Matías: “Al pibe ahora cuando venga ñery, que venga la madre de la Sole, le doy la plata y le doy la ‘porquería’, ñery. Eso decíle. Ponémelo en el teléfono ahí”.

Y efectivamente eso sucedió. Gaby Costa escuchó directamente de Parentini por el teléfono la oferta: serían diez mil pesos y tres pilas de pasta base, unos 30 gramos de droga porque cada pila tiene aproximadamente 10 gramos.

Gaby Costa estaba consumiendo pasta base cuando lo contactaron: “Estaba drogado”, recuerda. “Él me ofreció la plata y me agarró fisurado en un momento. Me insistió hasta que le dije que sí. Fue por plata, fue por plata. Me agarró drogado y me agarró emparrillado de pasta y ta. Y uno emparrillado de pasta y fisurado, ¿viste cómo es?

Eran alrededor de las 15 horas cuando el acuerdo se cerró: “Él me llamó antes de empezar el partido y me ofreció si quería ir antes que empiece el partido o después. Él me dijo: ‘¿podés ir 181 ahora?’ Y yo le dije no, no. Yo ahora no voy. Y entonces me dijo: ‘vas después a la salida entonces’”.

Gaby Costa aceptó y le quedó claro lo que tenía que hacer. “Él me dijo ‘andá a disparar a la barra’”. Dice que no quiso ir antes de empezar el partido para disparar en la entrada de la tribuna Colombes porque con el despliegue de seguridad que había, seguramente no podría salir sin que lo identificaran. Por eso dijo que lo haría a la salida del estadio.

Por sugerencia de Coco Parentini, Gaby Costa fue con su pareja para pasar más desapercibido.

–Yo la fui a buscar a Sole para ver si podía ir conmigo. “Mirá, esto es pim, pum pam…”, recuerda haberle explicado.

–¿Y le dijo lo que iba a hacer?

–Claro, le expliqué. Es que el Coco me dice: “Rescatá a una gurisa”.

–¿Pero para qué?

–Para que me acompañara a 18 de Julio y así no iba solo y no mataba mucha onda. Viste que la Policía si te ve que sos terrible plancha y si estás solo, te paran. Y yo tenía un fierro.

–¿O sea que la idea era que parecieran una pareja?

–Claro, así caminando normal.

–¿Y eso se le ocurrió a él o a usted?

–Al Coco.

–¿O sea que armaron una pareja para despistar?

–Sí, ya éramos pareja igual. Ella es mi novia.

–¿Pero ella sabía a qué iba?

–Sí, yo le expliqué y le iba a dar la mitad de la plata y la mitad de la droga. Ella fuma pipa, fuma pasta conmigo. En esa conversación me dijo que estaba embarazada, así que seré papá otra vez.

De esa forma, María Soledad Álvez Mesa, de 21 años, se enroló como sicaria.

Gaby Costa pasó a retirar por la casa de una mujer un morral con el arma y la plata. A su vez ella le da un teléfono, a través del cual Coco Parentini lo estaría llamando por video- llamada de WhatsApp. Para tener las manos libres y estar más cómodo (...)

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...