The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

El futuro avisa

El huracán Harvey engañó a la mayoría de los meteorólogos que no pudieron pronosticar su severidad

Tiempo de lectura: -'

31 de agosto de 2017 a las 04:55

El huracán Harvey, que entró con categoría 4 a la costa texana y que luego, como tormenta tropical se desplazó hacia el este, al estado de Luisiana, varios días después de haber tocado tierra, ha engañado a la mayoría de los meteorólogos, que no pudieron pronosticar la severidad del mismo con la suficiente antelación.

La tormenta parecía ser otra tormenta tropical como las muchas que por esta época del año circulan en el golfo de México, pero en poco tiempo se convirtió en huracán, ascendiendo rápido de categoría, hasta impactar áreas altamente pobladas con la fuerza de un desastre meteorológico de proporciones grandes.

Tremendos fueron los daños que produjo, pues al tocar tierra prácticamente se estacionó en amplia zona geográfica, en lugar de moverse a mayor velocidad, como se esperaba. Como consecuencia, produjo inundaciones fenomenales, seguramente las mayores en la historia de esa parte de la Unión Americana, y dejó a todos los habitantes de las zonas afectadas preocupados y con una pregunta colectiva: ¿será este el primer signo de un futuro climático ominoso para las áreas geográficas cercanas al golfo de México?

No solo para esas áreas, sino para todo el planeta, alertó Michael Oppenheimer, científico especialista en el clima, para el cual esta tormenta no es sino un alerta respecto a las consecuencias que traerá el veloz cambio climático que está padeciendo el planeta debido al recalentamiento global.

Las tormentas serán más frecuentes, propiciadas por aire y aguas más cálidas, los cuales contribuirán para que los huracanes ganen intensidad y tengan una conducta más impredecible. En la comunidad científica la mayoría está de acuerdo respecto a que las tormentas hoy en días traen mayor cantidad de agua de la que traían las mismas tormentas en el pasado.

En la zona afectada por el huracán habían caído hasta el martes de noche 56.781.176.760.000 litros de agua, y se espera que otros 22. 712. 470. 704. 000 caigan entre ayer y hoy. Con fenómenos meteorológicos de esta magnitud, con tormentas gigantescas estancadas en un área grande durante varios días, deberá lidiar el mundo en los tiempos por venir, en lo que pinta para ser un futuro salvaje, primer borrador de Waterworld.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...