Cargando...
La roja para Rojo

Fútbol > EN EL PALADINO

El insulto de un periodista partidario de Nacional a Rodrigo Rojo: "Manya fracasado"

La exagerada expulsión del lateral de Progreso generó una insólita situación en el Paladino con un periodista partidario de Nacional pegándose al alambrado para insultar al futbolista por su pasado en Peñarol; Alejandro Balbi lo calmó y un guardia de seguridad lo amonestó

Tiempo de lectura: -'

23 de mayo de 2021 a las 19:28

El fútbol uruguayo tiene sus particularidades y a pesar de la ausencia de hinchas en las canchas hace ya un año y dos meses se siguen viendo episodios insólitos. 

Bajo una pertinaz y hostil llovizna además de un viento inclemente, Nacional le ganó 3 a 1 a Progreso en el Paladino en su primer partido del Torneo Apertura 2021. 

Lo primero que llamó la atención al llegar al Paladino fue que a pesar de que toda la tribuna principal estaba vacía, los encargados de seguridad se encargaron de hacinar a todos los presentes a la izquierda del portón de entrada. Imposible guardar dos metros de distancia entre todos los habilitados a entrar. Además, la seguridad propia de Nacional sacó del sector reservado a los dirigentes a los periodistas aduciendo "razones de privacidad". 

Pero la distancia era de apenas un par de metros de una zona con la otra. Cuando un guardia de seguridad pasó a decirles a los dirigentes que no estaban tomando café que debían levantarse el tapabocas, uno contestó en forma de broma: "¿Y qué hago cuando tenga que putear?", lo que fue recibido con una sonrisa por el guardia. 

La seguridad hacinó a los medios en un rincón del Paladino: insólito

El partido transcurrió con normalidad, con gritos típicos de cancha de parte de algunos dirigentes entre los que no se encontraba el presidente José Decurnex: "Riveiro, está manejando el tiempo el golero, te está tomando el pelo", le gritaron al juez Diego Riveiro. 

Pero rápidamente los gritos hacia el juez quedaron de lado porque Nacional jugó tan bien los primeros 45' que los dirigentes se dedicaron a celebrar los goles y a aplaudir el buen juego del equipo de Alejandro Cappuccio, ausente al cumplir su segundo partido de suspensión tras sufrir una expulsión en la segunda final del Uruguayo 2020 cuando dirigía a Rentistas, contra Nacional (la primera la cumplió en la final de la Supercopa Uruguaya 2020). 

Cobrar al grito

Además de los gritos que les caen de afuera, la actuación de los jueces en el fútbol uruguayo también está fuertemente condicionada por la conducta de los propios jugadores, por su desmedida propensión a la simulación y su exageración ante el mínimo contacto. 

Un grito desgarrador de Rafael García fue suficiente prueba para que Riveiro expulsara a Rodrigo Rojo a los 66 minutos de juego. 

Desde la ubicación de Referí, tapado por el cartel de publicidad del banco visitante, la acción fue inapreciable. 

La televisión mostró claramente que Rojo no fue al tranque con el pie en forma de plancha. 

Por la forma en que se tiró y en la que gritó García, desde la tribuna dio la impresión de que iba a salir en camilla y, tal vez, que iba a tener que dejar el fútbol. Pero una vez que la roja salió del bolsillo del juez siguió jugando como si nada. Porque poco, o nada, había pasado. 

Rojo, al ver cómo el juez había comprado la actuación, se le fue encima al jugador. "¡Patada criminal y descalificadora! ¿Qué le vas a decir? ¡Le tenés que ir a pedir perdón! Patada criminal y descalificadora", gritaba desde la tribuna el relator partidario de Pasión Tricolor, única voz relatora desde las gradas del Paladino. 

La reacción de Rojo le granjeó algunos insultos desde la zona de dirigentes. Pero lo que más llamó la atención fue que otro periodista del mismo medio partidario de Nacional saltara las gradas, llegara al alambrado perimetral y comenzara a insultar a viva voz a Rojo: "Cómo te duelo Rojo, manya fracasado, ¿qué te pasa? Dos en cuatro días". 

El vicepresidente de Nacional Alejandro Balbi le llamó inmediatamente la atención para tranquilizarlo. El periodista volvió a su zona y dos minutos después llegaron dos guardias de seguridad privada para charlar con él: "No podés", le le escuchó decir al guardia. Todo terminó en una advertencia y una amable palmada en la espalda del periodista partidario. Cosas que solo se deben ver en el pintoresco fútbol uruguayo. 

Bentaberry, el que más gritó en Progreso: sacó una amarilla

Hace cinco días, otro medio partidario de Nacional tuvo un cruce de palabras con Gustavo Poyet, entrenador de Universidad Católica en el Gran Parque Central, en un partido de Copa Libertadores. 

Rojo, por su parte, se fue haciendo desubicados gestos con las rayas de la camiseta de Peñarol, lo cual posiblemente le acarree un agravamiento de la responsabilidad de su expulsión cuando este lunes juzgue el hecho la Comisión Disciplinaria de la Asociación Uruguaya de Fútbol. 

El lateral que el año pasado descendió con Defensor Sporting, no mereció ser expulsado en esa incidencia sino que debió ser expulsado antes cuando en un ataque de Brian Ocampo le pisó la espalda, en otra incidencia inapreciable desde el hacinado rinconcito donde debieron trabajar los periodistas bajo lluvia. 

La jugada, increíblemente, terminó en amonestación para Ocampo por protestarle al juez asistente Ernesto Hartwig. 

Mucha más dura fue la falta con la que Rafa García atendió en el mediocampo a Ignacio Cancela a los 83'. Pudo haber sido roja, pero fue amarilla. Faltó el grito para terminar de convencer al árbitro. 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...