Nacional > Discusión

El monumento a la Biblia, el intendente bendecido y otros debates por la laicidad

El debate sobre el respeto a la separación del Estado con la Iglesia católica u otras organizaciones ideológicas se ha dado en varios ámbitos 

Tiempo de lectura: -'

24 de octubre de 2018 a las 11:33

La decisión del intendente nacionalista de Cerro Largo, Sergio Botana, de habilitar un monumento a la Biblia a pedido de la Unión de Pastores Evangélicos de Melo, sin pasar por la Junta Departamental para obtener la aprobación de los ediles, reeditó el debate sobre la laicidad en el Estado, una polémica sobre la que se ha discutido con frecuencia en los últimos años.

El divorcio formal entre la Iglesia católica y el Estado uruguayo fue plasmado en la Constitución de 1918. A partir de entonces, a impulso del influyente político colorado José Batlle y Ordóñez, se ordenó la quita de las cruces de los hospitales y la sustitución de las fechas religiosas por feriados y asuetos de carácter civil, entre otras medidas que procuraron limitar ambas instituciones.

En Salto

El último debate que puso en tela de juicio tal discriminación se dio a partir de la aceptación del intendente frenteamplista de Salto, Andrés Lima, de dejarse bendecir en su despacho días atrás por el pastor evangelista Valdir de Souza, de visita por su departamento.

Aunque no tuvo mayores consecuencias, hubo políticos de la oposición que rechazaron el gesto, tal el caso del legislador colorado Ope Pasquet, quien escribió en su cuenta de Twitter que "si el intendente Lima no respeta la laicidad del Estado uruguayo, la Junta Departamental de Salto debe llamarlo a responder por sus actos. No se puede permitir la invasión de los despachos oficiales por ninguna religión".

En ese mismo departamento, en julio de 2017, una profesora del Liceo N° 1 fue apartada de su cargo, con la retención del 50% de su salario, porque permitió que un grupo de madres "comprometidas en la lucha contra el aborto" dieran una charla a los alumnos de quinto y sexto año mostrando su perspectiva sobre el tema. Según la denuncia que hizo entonces en Secundaria la diputada del MPP Manuela Mutti, en la charla se repartieron folletos con imágenes católicas que condenaban el uso de métodos anticonceptivos, y además entregaron estatuillas de fetos. La profesora fue sumariada.

Virgen María

Después de meses de discusión, la Junta Departamental de Montevideano rechazó la iniciativa del cardenal Daniel Sturla de instalar una estatua de la Virgen María en la rambla del Buceo. El argumento que prevaleció fue el que expresó el edil frenteamplista Mariano Tucci: "Transformaríamos un lugar neutral de todos los montevideanos en un lugar de culto", sostuvo.

El arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, rechazó la votación y aseguró que se trataba de un "claro retroceso en la laicidad entendida como apertura, pluralidad y posibilidad de manifestar". La Iglesia católica lamentó el hecho y agregó que lo calificaba como un acto de "discriminación hacia la comunidad católica" que retrotrae a tiempos de duros enfrentamientos que "parecían ya superados".

Manini Ríos 

El comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, recientemente sancionado por pronunciarse políticamente cuando se discutía el proyecto de reforma de la caja militar, había protagonizado otro episodio polémico a mediados de 2016, cuando se supo que el 18 de mayo de ese año, día del aniversario de su fuerza, había asistido a una misa con el uniforme militar.

Ello motivó que fueran citados al Parlamento el ministro de Defensa de entonces, Eleuterio Fernández Huidobro, y el propio militar, para justificar la comparecencia en un acto religioso que, para Ope Pasquet, fue inconstitucional y violatorio de la ley 3768 de 1911 que establece en su artículo segundo que "el Ejército no concurrirá a ceremonia religiosa alguna".

Por su parte, el diputado del Paritdo Nacional, Rodrigo Goñi, defendió la actitud de Manini, y argumentó que era necesario que Uruguay adoptara una "laicidad positiva" en contraposición a una visión de laicidad "restrictiva, negativa y combativa" con un fuerte componente de "antirreligiosidad".

En política

La discusión sobre la laicidad también se ha dado con relación a la independencia ideológica en distintos ámbitos del Estado. En noviembre de 2014, por ejemplo, la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) había entendido que la guía de educación y diversidad sexual del Ministerio de Desarrollo Social violaba el principio de laicidad que rige la educación pública en Uruguay, al imponer una ideología que se opone a muchas otras de la sociedad.

“Nuestro sí al respeto está en que en un estado laico y plural no se puede imponer una sola manera de pensar como única interpretación posible. Una imposición realizada a través de la educación de gestión pública nos hace hacer esta declaración”, afirmó el secretario general y portavoz de la CEU, Heriberto Bodeant.

En las aulas

Uno de los ámbitos más recurrentes en los que ha tenido lugar este tipo de discusión es la educación pública. Por ejemplo, cuando la Facultad de Humanidades de la Universidad de la República (Udelar) avaló que en sus instalaciones tuviera lugar una actividad reivindicatoria de Ernesto "Che" Guevara, algunos legisladores de la oposición pusieron el grito en el cielo. Fue el caso del diputado nacionalista Pablo Iturralde, que al leer la noticia en agosto de 2017, escribió en Twitter: "Me niego a creer que sea verdad. Tiene que ser uno de los tantos bolazos que andan en las redes, no puede ser oficial de la Udelar".

Para la Federación de Estudiantes Universitarios, la utilización de un espacio de la facultad para el lanzamiento de la cátedra o incluso para el dictado de algunos de los talleres no constituía una violación a la laicidad de la enseñanza. El dirigente Claudio Arbesún opinó entonces que ningún centro universitario puede prestarse "para un acto proselitista concreto, pero sí para actividades de debate ideológico, porque es parte de lo que enriquece la actividad académica".

Otro debate en que se cuestionó la difusión de una ideología específica se dio en febrero del año pasado: un libro de historia para alumnos de sexto año de Primaria comparaba el comunismo con la vida en la aldea de los Pitufos, lo que generó que varios políticos de la oposición pidieran explicaciones a las autoridades educativas. Sin embargo, ese contenido, un texto titulado Uy-siglo XX, escrito por Silvana Pera y editado por Índice Grupo Editorial, solo iba a ser utilizado en escuelas privadas, y no estaba incluido como material de los programas oficiales de la Administración Nacional de Educación Pública.

Si hubo o no proselitismo político fue una discusión que también se dio en diciembre de 2016, cuando el embajador de Palestina, Walid Abdel Rahim, brindó charlas sobre el conflicto de Medio Oriente en la escuela Nº 175 Pedro Campbell y en el liceo Nº 25; cuando la Federación Nacional de Profesores anunció en 2016 que sus afiliados leerían una proclama en las clases; y cuando, el año pasado, una profesora difundió un audio a través de WhatsApp en el que instaba a que los liceales se unieran a una medida de lucha de los docentes: ocupar el Ministerio de Economía.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...