Opinión > EL HECHO DE LA SEMANA

Elecciones en Montevideo: los dos lados de avenida Italia

La caballería pesada de la izquierda contra una fórmula multicolor atractiva aunque segmentada

Tiempo de lectura: -'

08 de febrero de 2020 a las 05:01

La batalla por la Intendencia de Montevideo promete ser la más interesante al menos desde 1989, cuando Tabaré Vázquez derrotó al blanco Carlos Cat y al colorado Lucio Cáceres y llevó a la izquierda uruguaya a su primera gran posición de poder.

Esta semana la “coalición multicolor”, próxima a tomar el control del Parlamento y el gobierno nacional, sacó de la galera una candidata a la Intendencia de Montevideo sorprendente y tal vez competitiva: la economista y empresaria Laura Raffo, más conocida como comentarista de televisión.

Con la mirada puesta en el largo plazo, la coalición que encabeza el Partido Nacional desea horadar la piedra sobre la que se asienta el predominio del Frente Amplio. La izquierda ronda
la mayoría absoluta en Montevideo y Canelones, donde se concentra el 56% de la población
del país, y así neutraliza la ventaja que el Partido Nacional suele obtener desde siempre en el interior.

Ahora Laura Raffo, el abogado colorado Andrés Ojeda y el conocido periodista radial Gerardo Sotelo, entre otros, bajo el lema Partido Independiente, integran un equipo glamoroso y muy apto para la comunicación. Según calcen en los barrios más alejados de la costa, pueden sobrepasar el 40% de los sufragios en Montevideo, cota que los rivales de la izquierda no superan desde 1994.

El Frente Amplio parece invencible en la capital. Pero también el Partido Colorado lo fue durante medio siglo, entre 1908 y 1984 (con la sola excepción de 1958), y no levanta cabeza desde 1989, cuando cedió el puesto a la izquierda. Desde el triunfo inicial de Tabaré Vázquez con el 33,7% de los votos, hace 30 años, el Frente Amplio creció y se estabilizó en un cómodo promedio del 51% en las elecciones departamentales entre 1994 y 2015.

Laura Raffo, hija de un exministro y parlamentario del Partido Nacional, es una rareza en el firmamento político. Tiene una larga trayectoria como periodista en El Observador, y luego como comentarista de temas económicos en el informativo central de canal 12. También es docente, conferencista y empresaria, y ocupó cargos de dirección en empresas internacionales de primera línea.

Todo eso no la convierte necesariamente en buena gestora y líder en el sector público, por supuesto; pero lo mismo puede decirse de la mayor parte de los candidatos y gobernantes de antes y ahora.

La oferta de la coalición multicolor en Montevideo puede lucir monocorde: tan al gusto del segmento socioeconómico más alto, como ajena para quienes residen al norte de avenida Italia. (Blancos, colorados, cabildantes y sus socios menores, sumados, son amplia mayoría en los barrios de la costa de la capital, entre Punta Carretas y Carrasco, incluidos el Centro y Parque Batlle, con la sola excepción del muy reñido Buceo).

El Frente Amplio ya había completado una poderosa escuadra de candidatos para retener la Intendencia de Montevideo: la ingeniera y exministra Carolina Cosse, a quien respaldan el Partido Comunista, el Partido Socialista (al menos formalmente) y sectores menores; el médico y director del Hospital Maciel, Álvaro Villar, impulsado por el MPP y el nuevo grupo que lidera Mario Bergara; y el ingeniero, exintendente de Montevideo y candidato presidencial derrotado Daniel Martínez, quien regresó inopinadamente a las trincheras con el apoyo de diversos grupos socialdemócratas.

Otras disputas importantes en las municipales del 10 de mayo se producirán en los departamentos de Maldonado, Salto, Colonia, Paysandú y San José, por la relativa paridad de fuerzas y la cantidad de pobladores involucrados.

El regreso del incombustible Carlos Moreira, intendente de Colonia, quien pretende la reelección pese al presunto intercambio de pasantías por sexo, sonroja de nuevo a los blancos. Si el esnobismo y la charlatanería son pecados de la izquierda, el caudillismo folclórico lo es de blancos y colorados.

La campaña por las municipales disimula las tensiones del Frente Amplio tras la derrota en las elecciones nacionales de octubre-noviembre, y retrasa la revisión y los señalamientos.

Daniel Martínez, el candidato derrotado, y Javier Miranda, presidente del Frente Amplio, están en el banquillo (aunque Martínez puede ponerse a salvo con un nuevo triunfo municipal). Tal vez esa sea una línea de corte: un cortafuegos que evite revisar también la gestión del presidente Tabaré Vázquez y algunos de sus ministros.

Algunos sectores, con el Partido Comunista a la cabeza, desean adelantar las elecciones de autoridades del Frente Amplio para el segundo semestre de este año, después de las municipales de mayo, en vez de esperar al 2021, cuando culmina el mandato de las actuales. Equivale a un señalamiento directo a Javier Miranda, a quien atribuyen “debilidades en la conducción política”.

Miranda fue elegido en las internas del 24 de julio de 2016, cuando, con el respaldo de sectores moderados, desde Danilo Astori a los “renovadores” del Partido Socialista, derrotó sorpresivamente al diputado Alejandro “Pacha” Sánchez, del MPP, y a Roberto Conde y José Bayardi.

La derrota en las elecciones nacionales del año pasado pone en duda que Miranda pueda atravesar ileso las aguas procelosas del Frente Amplio, como hizo Jorge Brovetto entre 2004 y 2012, sin gloria y sin brillo, mientras la fuerza fue una máquina invencible.

Tarde o temprano la izquierda deberá hacer un ejercicio completo de humildad e introspección, que la conduzca hacia un grado más alto de civilización política. No se aprende mucho sino en la derrota. Como si fuera poco, la coalición también debe realizar el mayor recambio generacional de su historia, lo que agrega ansiedad y borrascas.

No es nada fácil encabezar el Frente Amplio después de Líber Seregni y Tabaré Vázquez, quienes podían alinear fuerzas divergentes con el solo peso de su liderazgo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...