11 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 38,90 Venta 41,30
26 de septiembre 2022 - 16:52hs

El Poder Ejecutivo inició una nueva carrera en busca de interesados luego de que fracasara un acuerdo que el gobierno perseguía hace más de dos años para lograr un convenio que le permitiera ocupar un sector del espacio geoestacionario adjudicado al país y que, a la vez, apuntalara la incipiente industria espacial local. Un espacio está vacío desde que en marzo de 2020 cayera un satélite del gobierno venezolano, que venía usando ese lugar en los últimos 14 años. 

Así lo reconoció el Ministerio de Industria en su respuesta a un pedido de informes efectuado por la bancada de senadores del Frente Amplio, referido a la utilización de la posición geoestacionaria 78W, autorizada al Estado uruguayo. En particular, a las negociaciones que se venían llevando a cabo con la empresa argentina Satellogic a esos efectos. 

El uso de un recurso órbita-espectro (ROE) es autorizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) a partir de la solicitud de algún Estado u operador. Dicha solicitud consiste en el proyecto técnico en el que se describe la posición en la órbita geoestacionaria, el plan de frecuencias a utilizar y las "huellas" o cobertura a nivel terrestre. Todo lo cual se conoce como "filing". 

Más noticias

El informe, al que accedió El Observador, aparece firmado por Manuel Caldas, asesor técnico de la Dirección Nacional de Telecomunicaciones (Dinatel). Allí se recuerda que la administración uruguaya realizó en su momento gestiones para un "filing" en la posición 78W, en banda C y banda Ku, que a partir de 2006 y a través de un convenio con Venezuela sería ocupada por el satélite Venesat 1. 

Pero el Venesat cesó operaciones en 2020 por "desperfectos técnicos". A partir de entonces la Dinatel comenzó a hacer gestiones para volver a ocupar esa oposición, dado que a partir de la salida de los venezolanos comenzó a correr el plazo para presentar un nuevo plan ante la UIT, bajo el riesgo de perder la autorización correspondiente. 

Lo que la dirección buscaba era un acuerdo con contrasprestaciones similar al que regía con Venezuela, que implicaba la posibilidad de que Uruguay ocupara el 10% de la capacidad del satélite más una serie de inversiones en infraestructura en la Estación Terrena de Manga de Antel.  "De los contactos y reuniones mantenidas se detectó que no existía un interés firme de ninguno de los operadores contactados en el filing uruguayo", declaró Caldas en su respuesta. 

Así, sobre el último trimestre del año pasado es que se recibe por parte de Satellogic, una firma instalada desde 2015 en Zonamérica para la fabricación y montaje de satélites, una expresión de interés por ocupar la posición 78W. Sería para la ubicación de un satélite de la empresa Skyloom. 

Según el informe, el planteo era la puesta en órbita de un satélite no de telecomunicaciones, sino para el control por medios ópticos de flotas satelitales en órbitas LEO, entre ellas la de Satellogic. 

A cambio se habían definido una serie de contraprestaciones. Entre ellas la instalación en Uruguay de la estación terrena para telemetría, tracking y control del satélite geoestacionario, por parte de personal uruguayo. También el acceso a imágenes satelitales multiespectrales y de alta resolución del territorio nacional obtenida por Satellogic. Eso hubiese permitido contar con información que posibilitara la fiscalización de distintos aspectos vinculados al uso del suelo y aguas territoriales, así como otros aspectos medioambientales. 

Además se preveía un programa de pasantías para estudiantes de la Universidad de la República y de la Universidad Tecnológica (UTEC) en la estación terrena y en la planta de fabricación de Satellogic. 

"Se trataba pues de un conjunto de acciones tendientes a efectivizar la transferencia tecnológica necesaria un plan de desarrollo espacial del país", sostuvo Caldas en su informe.

Según el asesor, las negociaciones se vieron frustradas por "motivos no explicitados" por parte de Skyloom. Por lo tanto, Uruguay sigue buscando interesados en utilizar la posición vacante y así contribuir a desarrollar las actividades espaciales a nivel local, tanto de forma industrial como académica y regulatoria. Todo en un contexto, se afirma, de creciente desarrollo de las comunicaciones satélites a nivel global. 

Temas:

Plan Espacial Ministerio de Defensa

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos