Agro > INTERNACIONALES

En Argentina la soja vuelve a ganarle terreno a maíz y trigo

Se cortan cinco años durante los cuales bajó la relación entre la superficie ocupada por la oleaginosa y las gramíneas 

Tiempo de lectura: -'

22 de julio de 2020 a las 19:27

Factores climáticos, económicos y de mercado cortarán en 2020/2021 cinco años de avance de las gramíneas frente a la soja, en la llamada región núcleo en Argentina. Así surge de las estimaciones realizadas por la Bolsa de Comercio de Rosario, con base en el cálculo sobre el área implantada con trigo sumado a las intenciones de siembra de maíz y de soja.

Para la zafra 2020/2021 esa entidad proyectó una relación de 1,75 hectáreas de soja por cada hectárea de trigo o maíz en la llamada región núcleo.

La campaña pasada –la de 2019/2020– fue récord en rotaciones, por cada hectárea de trigo o maíz hubo 1,6 de soja.

Desde la campaña 2015/2016 comenzó un proceso de agregar más área de gramíneas frente a la soja. En ese año la relación fue de 4,27 hectáreas de soja frente a una de maíz o trigo. De la mano de la quita de retenciones, de ajustes en los precios y de necesidades agronómicas, se fue bajando esa relación. 

Para la zafra 2020/2021 hay dos factores que jugarán en el aumento del área de soja frente al de las gramíneas. Por un lado, el déficit hídrico en varias regiones de la zona núcleo impidieron que se cumpliera con la intención de siembra de trigo. A nivel país, la BCR preveía inicialmente una superficie de 7 millones de hectáreas de trigo y la recortó a 6,6 millones de hectáreas debido a la falta de lluvias, especialmente en zonas del norte y oeste del área agrícola. En la llamada zona núcleo de una previsión de área de trigo de 1,8 millones de hectáreas se pasó a una de 1,64 millones de hectáreas, que estaba en duda hasta iniciada la segunda mitad de julio, especialmente en el sur de Córdoba.

En tanto, la entidad prevé que caerá el área de maíz en el ciclo 2020/2021 debido a factores ligados a precios internacionales y a las perspectivas de un año con condiciones Niña, que puede ser más desafiante para el maíz.

Por la incertidumbre local y externa sobre precios y el temor al clima apuntan a una intención preliminar de siembra “que anticipa una caída de un 10%”.

La bolsa de Rosario advirtió que si la soja gana protagonismo de acá en más, “el sistema productivo de granos será mucho más vulnerable”.

Los técnicos remarcaron las ventajas que produjo la mayor rotación del suelo. En años de muchas lluvias las rotaciones “ayudan a mantener a raya a los excesos hídricos ya que el trigo y el maíz necesitan más milímetros y funcionan como bombas de extracción de agua, bajando las napas”. En tanto, en años de secos –como sucedió en la campaña 2019/2020– “los rindes se mantuvieron mucho más estables de lo que cabía esperar de un ciclo estival en el que solo se registraron precipitaciones durante cinco semanas de los seis meses del cultivo”, se explicó.

Además, y en algo que es muy importante, las rotaciones con gramíneas tienen la ventaja en el control de malezas o evitar el desarrollo de algunas enfermedades.

Soja en Brasil 

En Brasil las exportaciones de soja llegan a niveles récord y eso pesa en el balance de oferta interna. La consultora Safras & Mercado estimó que Brasil tendrá que importar soja por alrededor de un millón de toneladas para cubrir la demanda interna.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...