Cargando...
INAC presentó cifras del consumo de carnes en 2020.

Agro > 85,6 KILOS PER CÁPITA AL AÑO

En el año en el que llegó la pandemia, los uruguayos comieron menos carne

Con base en datos del INAC, durante 2020 hubo un aumento en el consumo de carne aviar, un descenso en las carnes bovina y porcina y una estabilidad en la ovina

Tiempo de lectura: -'

25 de abril de 2021 a las 05:00

El año en el que llegó al país la pandemia de covid-19, los uruguayos comieron menos carne. En 2020 el consumo total de carnes en Uruguay alcanzó los 85,6 kilos por habitante por año, con una disminución de 1,3 kilos respecto al año anterior, según indica un informe elaborado por técnicos del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

El consumo de carne aviar aumentó en 2,3 kilos per cápita al año, mientras que la carne bovina (la más consumida por lejos) y la porcina registraron un descenso de 2,2 kilos y 1,4 kilos, respectivamente.

En total, en 2020 se registró un consumo per cápita de 45,7 kilos de carne bovina, de 20,8 kilos de carne aviar, 16,6 kilos de carne porcina y 2,5 de carne ovina.

Valentina Herrera, integrante de la gerencia de Información y del Área de Evaluación de Riesgo y Acceso de INAC, explicó a El Observador que diciembre de 2020 "fue un mes bueno en cuanto a ventas de carne bovina y de aves y siempre la ovina presenta una estacionalidad marcado", pero que en ese mes, también se vio "una retracción de carne porcina comercializada que se relaciona con la reducción de carne de origen importado".

Vale recordar que en 2019 se registró la mayor caída anual de consumo de carne bovina, aunque nuevos datos de los primeros meses de 2021 muestran que la ingesta de esa carne tuvo un rebote y creció.

En relación a 2015, el consumo total de carnes disminuyó 7,5 kilos por habitantes y, según resalta el informe de INAC, se puede observar que en ese cambio en el consumo aumentó la ingesta de carne porcina y aviar y disminuyó la de carne bovina y ovina.

La analista enfatizó en que el consumo de carne en el mercado uruguayo presenta "ciertas estacionalidades", que en algunos casos viene dado por la especie consumida, por ejemplo la ovina, que se suele destacar en los últimos meses del año.

En 2020 se importó un 24,6% de carne bovina.

El origen de la carne

Según detalla el documento, el 72,5% de toda la proteína que se consumió en 2020 fue de faena nacional, mientras que el 27,5% fue carne importada.

La mayoría de la carne porcina consumida viene del extranjero, aunque en 2020 hubo una reducción de 3,3 puntos porcentuales en la importación de esta carne y un aumento en la importación de proteína bovina y aviar. Según destacó Herrera, esta carne no solo mostró una baja en el volumen importado, sino también un aumento en el precio de importación. 

En 2020 se importó un 24,6% de carne bovina y un 4,4% de carne aviar.

Herrera indicó que el 75% de la carne bovina es de faena nacional y cerca del 25% de la importación, "y lo que vimos es que el precio promedio de importación de esta carne aumentó", recordó.

Por su parte el 95% de la carne de ave proviene de faena nacional, mientras que alrededor del 5% de la importación, "y el precio de importación bajó considerablemente", indicó.

La carne ovina consumida en Uruguay es 100% de faena nacional.

Considerando el total de carnes consumidas, tanto en especies como en origen (nacional e importado), en el informe se destaca que en 2020 el 83% tuvo como destino el abasto.

El consumo de carne aviar aumentó en 2,3 kilos en 2020 respecto al año anterior.

Cómo estuvieron los precios

Las variaciones de precios acumuladas a diciembre de 2020 muestran que hubo una tendencia a la baja en casi todas las carnes, excepto en la porcina, que mostró un comportamiento al alza en el precio y el IPC.

Fue un año que estuvo caracterizado por estabilidad. Observamos retracciones de precios sobre todo en el segundo semestre. Al cierre del año vemos que la variación acumulada del precio de la carne bovina disminuye, el precio de la carne aviar también y seguramente eso haya influido también en la comercialización”, comentó Herrera.

Los precios de las carnes bovina y ovina comenzaron a evolucionar por encima del IPC a partir de junio de 2019 y el de la carne aviar a partir de octubre de ese mismo año. En los primeros meses de 2020 esa tendencia continuó, pero a partir del segundo semestre “la brecha con el IPC comienza a reducirse”, indica el informe.

Es a partir de ese momento en el que el precio de la carne bovina empezó a descender y comenzó a verse una estabilidad en las variaciones mensuales de los precios de las otras especies.

El índice de precios de la carne bovina disminuyó 3,9%, el de la ovina un 8% y el de la aviar un 0,3% mientras que el índice de precios de la carne porcina mostró un incremento del 9,4% que coincide con la variación acumulada del IPC, informa la web de INAC.

A continuación el análisis completo de INAC.

Cierre Del Consumo de Carnes by Analía Pereira on Scribd

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...