Fútbol > NACIONAL

Recoba desmintió agresiones en el vestuario de Nacional e insistió: "No soy un entrenador interino"

En plena crisis deportiva de Nacional, el entrenador convocó a conferencia de prensa en el Gran Parque Central y habló de todo
Tiempo de lectura: -'
23 de noviembre de 2023 a las 15:23

El entrenador de Nacional, Álvaro Recoba, habló este jueves en una conferencia de prensa a la que convocó el club en el Gran Parque Central, respondió a versiones de prensa (sin que le preguntaran) y desmintió que haya habido agresiones en el vestuario luego del partido del lunes ante Fénix (1-1) en el Parque Capurro por la undécima fecha del Torneo Clausura. También descartó que tenga problemas con los jugadores, repasó lo que vivió en los 33 días que lleva como director técnico de Nacional y dijo cuatro veces: "No soy un entrenador interino", que él no eligió este plantel e insistió que tiene contrato hasta diciembre 2024.

La primera respuesta de Recoba

Luego de la primera pregunta, el entrenador se explayó en una larga respuesta en la que abordó el tema de su presente como entrenador de Nacional, negó agresiones en el vestuario y repitió dos veces en esta intervención que no era interino.

“Hoy me siento bien; hoy. Después del partido con Fénix (el lunes), de pasar amargado, no por el resultado porque fue justo con el partido. Pero justo ayer llego a casa de tarde, a eso de las 6 de la tarde, y agarro el partido Fénix-Nacional en el minuto 80. Se dio un partido que no merecíamos ganar, y estuvimos a punto de ganarlo. Quedó eso, pero esto sigue. Ustedes saben que he sido siempre sincero en lo que digo en el momento. Me pasó en el entretiempo del partido (ante Fénix), que teníamos que haber hecho mucho más y que luego se los comenté a ustedes (después del partido), en la cancha. Como no escondo las cosas. Como no tengo que quedar bien con nadie, digo lo que pienso. Tuvimos buenos momentos en algunos partidos, fatalidades en otros, y no jugamos bien. En el último no jugamos a nada. Fuimos muy malos. Sin ideas, sin intensidad. Pero esto sigue y nosotros tenemos que seguir hacia adelante. Como dije cuando asumí en Nacional, no me siento un entrenador interino, soy un entrenador que vino, que pudo asumir después, pero se aceleraron los momentos porque a Álvaro (Gutiérrez) no le salieron bien las cosas y me tocó asumir. Mi objetivo desde el primer día es tratar de mejorar al equipo con los jugadores que tengo, que son una cantidad, que son 36 jugadores. Intento sacar lo mejor de ellos y luego pasar raya y empezar de cero. Esa es la verdad. Hoy lo pienso y lo dije cuando asumí, si no me salen las cosas me voy porque es lo que siento, no escondo”.

El entrenador siguió hablando sin pausas: “Estos no son mis jugadores, como tampoco eran los del Guti. Estoy tratando de hacer lo mejor. En el medio pasan cosas, que son fatalidades, porque trabajamos muchas cosas que no nos sale. Nadie va a ganar todos los partidos. Un entrenador no pone a los peores”.

“No pido un año y medio, porque un entrenador que no gana no puede quedar un año y medio. Tampoco puedo pensar que soy interino. Intentaremos terminar de la mejor manera y encarar el año que viene de la misma forma, teniendo la posibilidad de equivocarme. Me estoy equivocando, pero con las decisiones que yo asuma, porque estoy tratando de sacar lo mejor de estos jugadores, que no son los que yo elegí y que están dando lo mejor de ellos”.

Me sorprende el loquero que se armó por esta conferencia. Yo hablo todas las semanas, ¿verdad? ¿Creo que hice bien en venir acá que a Los Céspedes, porque les queda más cerca? Sigo para adelante. Tengo un asistente de fierro como el Abeja. Un profe que trabaja como loco. Esto podía pasar. Es lo que hay valor. Hemos tratado de mejorar”.

“(Este plantel) trabajó con tres cuerpos técnicos que trabajan física y tácticamente de distinta manera. No puedo sacar lo mejor en tan poco tiempo. Si quieren decir que estoy peleado con los jugadores, no entiendo el motivo. Llamen a los jugadores y pregunten si le digo las cosas en la cara. Digo lo que pienso y queda ahí. Cuando volvimos a los entrenamientos no hubo resentimiento con nadie, ni nos creemos los dueños de la verdad. Es tan simple como eso”.

La segunda respuesta: “¿Cómo pueden inventar algo así?

En la segunda pregunta, en donde aún no se entendía a que apuntaba el entrenador con sus expresiones, un periodista le consultó, “¿a qué te referís? Porque estoy perdido...”., y el Chino respondió:

“Voy a esto puntual, que un jugador nuestro, el caso de Diego (Polenta), tuvo una agresión con un compañero. ¿Cómo pueden inventar algo así? Yo no le miento a nadie. Los únicos que hablamos en el vestuario en el entretiempo fuimos yo y el Abeja. Cuando terminó el partido, había 30 jugadores, los médicos, todos y el único que hablé fui yo. Anímicamente estábamos entregados. Les dije que eso no podía pasar más. Les dije que habíamos sido un desastre, y también se los dije a ustedes después del partido, pero de ahí a que hubiera agresiones, que estoy peleado con los jugadores... Si un día me peleo con un jugador, me voy. Que alguno esté enojado porque no juega puede ser, pero de ahí a pelearme con un jugador, ¡nooo! Sé lo que asumí. Busquemos no mentir. Que el equipo fue un desastre con Fénix, ya lo sé, pero de ahí a que hay jugadores que no entienden que son titulares en un partido y al otro suplente. Entreno toda la semana y tengo un conocimiento de 20 días con ellos. Tengo un conocimiento mayor con los jugadores de Tercera. Y es obvio que si un jugador no anda lo tengo que sacar. Cuando el equipo no funciona, hay que buscarle la vuelta”.

Los cambios luego del clásico

“Después del clásico hice dos cambios porque sé que después del desgaste emocional del clásico un jugador siempre baja, y busqué el cambio. Quiero que los jugadores sepan lo que quiero emocional y físicamente (de ellos)”.

“Pasaron tres cuerpo técnico este año. (Ricardo) Zielinski, Álvaro (Gutiérrez). La culpa es nuestra y también del equipo. Se lo dije a ellos. Mi objetivo es mejorar lo máximo. Si hubiéramos ganado ante Fénix habría dicho lo mismo, que fuimos un desastre, que el equipo tiene que mejorar y cambiar la imagen del partido ante Fénix. Voy a seguir haciendo cambios. Vimos qué fue lo que pasó con Fénix. ¿Qué cambios (habrá para el próximo partido)? Los que crea que están mejor en la semana. Hoy estamos en un momento en el que no tenemos nada para perder. Nacional hoy en día no tiene nada para perder. Tenemos que liberarnos un poco de esto… hoy estuvimos dos hora en un táctico defensivo. Ahora hacemos fútbol acá (en el Parque Central). Es tan simple como eso. Estaba feliz con las actitudes en el clásico, con los 25 minutos ante Deportivo (Maldonado). Hace 30 días la energía era baja, ahora es alta. No me considero un entrenador interino. Mi objetivo es terminar lo más arriba posible y tratar de encaminar lo que sigue el año que viene".

¿Por qué jugó Suárez en lugar de Ichazo ante Fénix?

Luego le preguntaron por el cambio en el arco de Nacional:

“Terminó el partido con Danubio, Salva (Ichazo) no entró dos días porque no estaba bien, estaba engripado, y atajó Nacho. ¿Por qué? Porque es el arquero suplente. ¿Juega el domingo Nacho? Posiblemente ataje Nacho. Hoy le hicimos un estudio a Diego (Polenta) para sacarnos las dudas, tiene un hematoma en el aductor. Franco (Fagúndez) se abrió de piernas en un entrenamiento y le quedó una molestia, le hicimos ecografía, no tiene lesión (y hoy) va a hacer un ratito de fútbol. Personalmente no siento que mi continuidad dependa de cuatro partidos más. ¿Soy un técnico interino? No, tengo contrato hasta diciembre 2024. Si tengo la posibilidad de arrancar de cero con los jugadores que pueda elegir y soy un desastre, a los dos meses me tengo que ir”.

“Estoy en Nacional, me siento parte de Nacional, asumí sin pensar en lo que podía pasar, y esto podía pasar, de no encontrar el equipo. De tener buenos y malos partidos. Este es el camino. El que nos acompañe de aquí al final de estos cuatro partidos nos seguirá acompañando”.

“No soy dirigente, soy entrenador. Sé lo que quiero al club y el club a mí, pero llegado el momento me tendré que ir, pero no después de estos cuatro partidos, esa opción es después que pueda armar mi equipo y que pueda ser un desastre. Estuve un año y ocho meses en Tercera y sé donde estoy, sé lo que tengo que hacer y lo que debo hacer es seguir para adelante. Capaz que alguno esperaba que hoy venir a decir que me iba. No, no me voy a ir. Estoy acá, sé lo que puedo dar y sé la gente que está al lado mío, y sé que los jugadores están conmigo”.

¿Te costó encontrar el equipo y cómo los motivás?

Me costó encontrar el equipo porque tengo poco conocimiento de los jugadores. Una cosa es lo que vemos todos cada fin de semana, y otra cosa es el día a día. Nosotros trabajamos como cualquier cuerpo técnico, y uno va viendo sensaciones, quién puede jugar y quién no, y la realidad es que le estoy buscando la vuelta. A veces por lesiones, a veces porque hay jugadores que ves que se pueden apagar la energía. En el clásico hice los cambios convencidos que iba a ser lo mejor para el equipo. Me baso en lo que hacemos en la semana. Y el que está mejor va a jugar, tenga 20 años, 30 o 40. El que me demuestre que está mejor y yo lo piense así, lo elijo. Después el entrenador se equivoca en la elección. Después está el jugador que quiere que pongas a este u otro, pero eso ya no lo puedo manejar. ¿Si contra Fénix elegiste el mejor 11? Por lo que vi no, pero en la semana fue lo mejor, era necesario el descanso a Bocanegra, Báez estaba suspendido. No te salen las cosas y hay que intentarlo. ¿Y me preguntaste por la motivación? Mirá que los motivamos. Nosotros podemos motivar a los jugadores, pero después que pita el juez la única verdad está adentro de la cancha. Ahí no existe por qué me pusiste o por qué no. La cancha es la que habla siempre. Y voy por ese camino”.

¿Sentís el respaldo de la directiva?

Así respondió a la última pregunta: “Es difícil decirlo porque cuando era segundo entrenador a veces veía dirigentes (en Los Céspedes) y otras veces no. Te puedo asegurar que los que van, ven lo que hacemos. Sé lo que hago día a día. No los voy a llamar (a los dirigentes) para que vengan. Algunos van. He sentido apoyo de todos. Soy amigo de Ale (el presidente Alejandro Balbi) y no lo llamo. No llamo a José (Decurnex), a (secretario general Pablo) Durán o al Nono (Raúl Giuria). Estoy en los Céspedes y entreno a full. A veces vienen y otra no. Los dirigentes están para dirigir la institución. Yo estoy para dirigir a mis jugadores y lo hago de buena manera y no estoy peleado con nadie”.

Con esta última respuesta y sin más preguntas ni comentarios finalizó la conferencia de prensa de Recoba.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...