Cargando...
Un proyecto de ley busca nuevas vías de inyección económica para el deporte

Polideportivo > AL PARLAMENTO

¿En qué consiste el proyecto de ley que se presentó para apoyar al deporte de alto rendimiento?

El Partido Colorado presentó un proyecto de ley para financiar al deporte de alto rendimiento que implica la creación de un impuesto a la telefonía móvil; ¿qué piensa al respecto la Secretaría Nacional del Deporte?

Tiempo de lectura: -'

15 de agosto de 2021 a las 05:03

Salario para los deportistas, apoyo económico a las federaciones deportivas, pensión vitalicia al alto logro deportivo e incluso la creación de un centro de alto rendimiento forman parte de un proyecto de ley que presentó el pasado 13 de julio el Partido Colorado a la Comisión Especial de Deportes de la Cámara de Representantes y que el mes próximo será analizado en la cámara baja del Poder Legislativo.

“El deporte uruguayo tiene carencias en los aportes que brinda el estado. Si bien es el actor que más apoyo da, ese apoyo no es suficiente para lograr un abordaje integral por parte de aquellos compatriotas que deciden dedicarse al deporte de alto rendimiento. De esa necesidad surgió este proyecto que no busca ser una solución definitiva pero sí un aporte más en esa búsqueda que hay que hacer del fenómeno deportivo competitivo”, dijo a Referí Gonzalo Barceló, autor del proyecto y suplente del diputado colorado Felipe Schipani.

El proyecto se basa en la creación de un impuesto al consumo de la telefonía móvil. 

“Es una base única, fija e invariable, que no se actualiza, de $ 3 por cada recarga en el mes, ya sea un contrato en el que se debitan los saldos del mes que venció y se acreditan los nuevos del mes que se inicia, ahí se cobran los $ 3, y en el prepago con la primera carga del mes se cobran $ 3. En el caso de que no se cargue, no se cobra impuesto y tampoco se genera para el mes siguiente”, dijo Barceló. 

Basados en leyes de Argentina y Brasil y realizando un estudio del mercado, calculan recaudar unos US$ 400 mil mensuales que se volcarán al denominado Fideicomiso de Apoyo al Deporte de Alto Rendimiento. 

Con ese dinero, según el proyecto de ley, se pagarán sueldos deportivos para aquellos deportistas que se encuentren compitiendo activamente en procura de la obtención de la clasificación a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno o los de Verano. El monto del salario corresponderá a dos sueldos mínimos y las federaciones pagarán aportes jubilatorios a estos deportistas que pasarán a ser sus empleados. 

Además, ese fideicomiso suministrará apoyo económico para las federaciones deportivas y se contempla el pago de pensiones vitalicias a los ganadores de medallas en los venideros Juegos. 

“Trabajamos un simulador para poder tener algunos números. Un escenario podría variar si en los Juegos Paralímpicos de Tokio se gana una medalla. En un año de funcionamiento se generarían US$ 400 mil que en pesos, al día de hoy, son aproximadamente $ 16 millones. De ese monto, un 67% se destinará a salarios deportivos nacionales. De aprobarse la ley, el salario se va a ir dando en forma progresiva y eso dependerá de la burocracia interna de las federaciones, del estudio de los casos o de que haya uno o varios postulantes al salario. El apoyo a las federaciones sería de un 8,1%”, explicó Barceló. 

Sueldos y aportes jubilatorios están contemplados en el proyecto

El proyecto prevé que todo lo recaudado después de pagarse los tres programas de salario deportivo, apoyo a federaciones y pensiones al alto logro deportivo, se destine a la creación de un centro de alto rendimiento. 

“Para eso se destinará un 44,19% del dinero. Esto quiere decir que se recaudaría en un año US$ 2 millones para el centro de alto rendimiento. Para París 2024 ya habrían unos US$ 8 millones”, contó Barceló. 

Después de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, Uruguay quiso embarcarse en la creación de un centro de alto rendimiento.  Pero con el tiempo, la idea fue descartada. El deporte se enfiló con el tiempo hacia la refacción y acondicionamiento de instalaciones deportivas ociosas para generar varios centros de entrenamiento (básquetbol, beach volley, remo y canotaje, deportes de combate). 

El centro de deportes de combate

Cristhian Meneses, primer medallista de la historia de Uruguay a nivel continental en gimnasia artística, también participó del grupo que presentó el proyecto y defendió la idea de la creación de un centro de alto rendimiento.

Cristhian Meneses, exgimnasta y escribano

“Esto va a permitir que las federaciones puedan estar unidas en un mismo centro, que todos los deportistas puedan compartir el día a día ahí dentro, poder concentrar selecciones y generar un ambiente que vaya al eje del éxito. Antes, se generarían puestos de trabajo en la construcción del centro y  después otras fuentes para nutricionistas, fisioterapeutas, psicólogos deportivos , fisiólogos, deportólogos, cocineros, personal de mantenimiento. Se van a poder traer deportistas del interior y darles alojamiento permitiéndoles estudiar porque el deporte debe ir acompasado con la educación ya que el deporte es reinserción social”, dijo.   

“El otro día hablaba con un nadador, Pedro Chiancone, y me comentaba que no podía ser que la única piscina olímpica del Uruguay esté en el Campus de Maldonado”, comentó Meneses. 

Críticas al impuesto

El economista Javier De Haedo criticó al proyecto de ley a través de su cuenta de Twitter: “Ejemplo de lo que no sé debe hacer en materia tributaria. Creación de nuevo impuesto, cuya recaudación es afectada a un fin específico. Esperemos que no prospere y que quede en una mala anécdota”, escribió.

En sintonía también se expresó Gustavo Viñales: “Es imprescindible apoyar a deportistas de alto rendimiento en un país pequeño. Aumentar impuestos al consumo con destino específico gravando telefonía móvil es absurdo, antiguo e inexplicable el nexo. No rompan el sistema tributario, con la lógica del siglo XX de Uruguay”.

Barceló le salió al cruce a esas críticas: “Se ha hecho una crítica muy grande marcando que el mundo va a contrasentido de lo que se plantea, que los sistemas impositivos no van por el camino de los gravámenes específicos sino por impuestos genéricos como el IVA. Pero no es un discurso congruente con nuestra realidad, tenemos impuestos específicos mucho más gravosos que este que se plantea, por ejemplo en los combustibles. En la nafta súper o la premium, casi un 50% de lo que se carga es impuesto, es Imesi (impuesto específico interno); en el gasoil, por cada litro que se carga, $ 3,45 van al fideicomiso del gasoil que es para el boleto estudiantil. Y pensemos cuantos millones de litros se cargan por día. Se recarga muchas veces combustible que lo que se recarga un celular. Veamos dónde es que realmente se empobrece el contribuyente. Una  de las críticas que hace la cadena económica es que este impuesto lo termina pagando el que menos tiene y menos puede, pero en otros casos también ocurre y muchísimas más veces y nadie clama. Existe el impuesto a la enajenación de los bienes agropecuarios, el Imeba. Nadie dice que es un impuesto específico. Apuntemos a la congruencia en el discurso y que no va afectar la capacidad económica de nadie, terminan siendo $ 36 al año, menos de un dólar y el objetivo al que apunta va a despertar la satisfacción de todos los uruguayos porque cuando la bandera uruguaya se mide de igual a igual con otras banderas todos se emocionan, festejan y se sienten realizados como compatriotas”. 

¿Qué dice la Secretaría Nacional del Deporte?

Según el proyecto, el fideicomiso será administrado por miembros de la Secretaría Nacional del Deporte (SND), Comité Olímpico Uruguayo (COU), Comité Paralímpico Uruguayo (CPU) y federaciones afiliadas al COU y CPU. 

Los redactores del proyecto de ley solicitaron por nota escrita una audiencia a la SND para interiorizar a sus autoridades del mismo e integrarlos a sus instancias de trabajo, pero hasta el momento no recibieron una respuesta formal. 

Consultado por Referí, Gerardo Lorente, gerente nacional y asesor legal de la SND, dio su punto de vista sobre el proyecto: “La Secretaría Nacional del Deporte no fue consultada respecto al proyecto de ley en el que se crean disposiciones que la involucran, desde integrar un supuesto Consejo Administrador en minoría hasta la creación de un Centro de Alto Rendimiento dentro de su órbita. Conforme la ley 19.828, corresponde a la Secretaría Nacional del Deporte establecer las condiciones de asistencia económica para el deporte en competencia", dijo. 

Gerardo Lorente

Además, agregó: "En el año 2021 la Secretaría Nacional del Deporte destinó $ 16 millones anuales al deporte de alto rendimiento, $ 60 millones anuales a las federaciones deportivas y un sistema de becas donde 15 deportistas de alto rendimiento perciben unos $ 30.000 mensuales (más ocho deportistas que perciben becas del Comité Olímpico Uruguayo). A esto debe sumársele los apoyos brindados al Comité Paralímpico; todo el apoyo económico dado por el Comité Olímpico Uruguayo; y todos los proyectos aprobados por la ley de mecenazgo donde existe una renuncia fiscal del estado devolviéndole gran parte de lo aportado a mecenas y patrocinadores. Además de los apoyos económicos de INAC, BROU y Antel donde la Secretaría articuló para su concreción". 

Por último, Lorente criticó también le generación del impuesto y la forma en que está articulado: "En estos momentos de baja de la actividad y enfriamiento de la economía fruto de la pandemia, no estamos de acuerdo en incrementar la presión fiscal sobre los uruguayos, aumentando la carga tributaria. En cuanto al impuesto tal como está estructurado no lo compartimos en tanto crea un discrimen injustificado, donde el hecho generador solo contempla las recargas de celulares (la primera al mes), dejando fuera otros sistemas de contratación de telefonía celular, que incluso pueden revelar mayor capacidad contributiva que los sujetos que se pretende gravar. Respecto al quantum de la obligación se dispone un pago de $ 3 por la recarga gravada (primera al mes), no estableciéndose ningún mecanismo de ajuste que contemple la desvalorización monetaria. Es aconsejable crear impuestos ad valorem (se determinan mediante base de cálculo y alícuota) y no específicos, en tanto todos los contribuyentes pagan el mismo importe aunque la revelación de capacidad contributiva sea diferente (por ejemplo pagaría lo mismo quien hace una recarga de $ 100 como el que hace una de $500)”.

El proyecto, que se presentó el 13 de julio y al que un día después se le aprobó el pase a la Comisión Especial de Deportes, será tratado por esta en setiembre cuando reanude sus actividades ya que este mes, la Cámara de Representantes está abocada a la rendición de cuentas. 

Según contaron Barceló y Meneses a Referí, deportistas como Víctor Rostagno, Déborah Rodríguez y hasta Milton Wynants se comunicaron con ellos para manifestarles su entusiasmo por el mismo. 

Mirá el proyecto de ley completo acá:

Proyecto de ley para el deporte de alto rendimiento by El Observador on Scribd

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...