Cargando...
Así transcurrió el velatorio de Jorge Larrañaga

Nacional > el último adiós

Entre la conmoción y la "orden de no aflojar": así transcurrió la despedida de Jorge Larrañaga

El cortejo fúnebre llegó a las 8 al Palacio Legislativo y partió a las 12 rumbo a la Casa del Partido Nacional para seguir rumbo a Paysandú, su ciudad natal

Tiempo de lectura: -'

23 de mayo de 2021 a las 18:41

Por Martín Prato y Martín Tocar

En la Plaza Matriz se superponen dos escenas que parecen salidas de la ficción, pero solo una lo es. En una esquina transcurre el año 1950. Una veintena de hombres y mujeres vestidos con ropas de otra época caminan hacia un lado y hacia el otro de la calle Rincón. La fachada del Ministerio de Transporte parece salida de una película sobre espías. Alguien grita "¡corte!"; a los que salen de cuadro los espera una frazada para vencer el frío y el viento. 

A pocos metros, pero sobre la calle Juan Carlos Gómez, una multitud de tapabocas se abalanza sobre un coche negro, que lleva el cuerpo del exministro del Interior, Jorge Larrañaga. Los barbijos no alcanzan a tapar el dolor. Hay aplausos, gritos de "viva el Partido Nacional", flores y banderas. A una mujer le surge entonar el himno a capela. Se suman otras voces tímidas, que se apagan juntas tras el "sabremos cumplir". El cardenal Daniel Sturla inicia el Padre Nuestro. Nadie lo puede creer: se murió El Guapo.

El pueblo uruguayo le rindió homenaje este domingo al caudillo wilsonista, dos veces intendente de Paysandú, una vez candidato a la Presidencia, dos veces candidato a vicepresidente y cinco veces electo senador, en una despedida que se movió entre el Palacio Legislativo y la sede del Partido Nacional antes de tomar la ruta hacia la tierra natal de Larrañaga, en el norte del país, donde recibirá sepultura este lunes. 

El adiós empezó temprano en el Salón de los Pasos Perdidos, que desde las 8 de la mañana recibió a familiares de Larrañaga, figuras del gobierno y la oposición, y también a ciudadanos de a pie que se acercaron para homenajear a una de las figuras más relevantes de la política uruguaya en los últimos 25 años, que murió este sábado de forma sorpresiva a causa de un infarto.

"Es que lo dejó todo", soltó Daniel Salinas, médico neurólogo y ministro de Salud, mientras abandonaba la ceremonia con lágrimas en los ojos. La emoción, los recuerdos y los descargos se replicaban allí y acá. Que lo dejó todo. Que estaba en su mejor momento. Que no paraba nunca. Que había encontrado su lugar. Que será difícil de reemplazar. Que deja huérfano a su sector. Que hay orden de no aflojar.

El presidente Luis Lacalle Pou llegó sobre las 10 de la mañana, escoltado por su esposa Lorena Ponce de León y recibido por la presidenta de la Asamblea General, Beatriz Argimón. Saludó a la familia del exministro y se estrechó en un abrazo junto a sus correligionarios. A la salida, hizo pasar a una militante que, emocionada y mojada por la lluvia, lloraba en la puerta del salón. "¿Hace cuánto que estás? Vení, pasá", la alentó.

Figuras de todos los partidos le rindieron tributo.

Al bajar la escalinata, fue él quien recibió el apoyo de un grupo de militantes. "¡A no aflojar ahora, Luis!, ¡A no aflojar!" La frase, tan de Larrañaga, fue trending topic en las redes y grito de guerra entre los blancos. 

Ya desde el auto pero aún conmocionado, Lacalle Pou le dedicó unas palabras a su amigo y compañero. "Parecía que nunca iba a descansar Jorge, ¿no? Ese cuerpo grande, fuerte, que se cayó muchas veces y se levantó más. Lo sufrí en carne propia en la competencia. Recién les decía a los hijos que creo que su momento de paz era cuando hablaba de sus hijos. Disfrutaba mucho el ser padre. El partido lo va a extrañar mucho. Estuvo en todas las batallas y cuando algunos pensaban que no iba a estar, mirabas para el costado y él estaba. Se fue en el mejor momento. Había encontrado su lugar y le cabía el cargo ´24x7´ como se dice en la jerga policial. No descansaba. Estaba en su mejor momento. Es un golpe muy duro. Lo vamos a extrañar", afirmó, antes de disculparse por no recibir preguntas: "estoy muy mal".

"Un tipo que hará falta"

El impacto de una muerte tan temprana como intempestiva se hacía sentir entre los mármoles del Palacio Legislativo.

"Cuesta creerlo. Un amigo del alma. Un compañero de más de 20 años de lucha, de ideales comunes, de compromisos, de sueños", dijo a la prensa el senador Carlos Camy, senador de Alianza Nacional y uno de los hombres más cercanos a Larrañaga. "La República pierde a uno de sus mejores hombres. El país pierde a un servidor público honesto, de coraje, de dignidad. El Partido Nacional está de luto. Nuestras banderas están caídas. Quedan sus ideas. Queda su ejemplo. Quedan sus sueños, que esos son inmortales. Fue un hombre que admiré; un amigo que quise mucho, y un líder y un referente político excepcional que dio todas las batallas con coraje y dignidad", agregó Camy, que asumió la banca del líder de Alianza cuando se lo designó ministro del Interior. 

Otros integrantes del núcleo duro del larrañaguismo, como Luis Calabria (director de Secretaría del Ministerio del Interior) y Santiago González (director de Convivencia), permanecieron junto al ataúd casi toda la ceremonia, al igual que el subsecretario Guillermo Maciel. 

Pablo Iturralde, presidente del Directorio del Partido Nacional, se aferraba de un abrazo a quien se le acercara, con tal de descargar la emoción.

Los expresidentes Luis Alberto Lacalle Herrera y Julio María Sanguinetti, los integrantes del gabinete, el exministro Pablo Bartol, el fundador del Partido de la Gente, Edgardo Novick, el líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, senadores y diputados del oficialismo y del Frente Amplio, se acercaron hasta el Parlamento para despedir al Guapo.

Algunos oficiales de la Policía, también presentes en el velorio, comentaban lo difícil que será encontrar un sucesor. El director del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), Luis Mendoza, expresó su "profundo dolor" por el fallecimiento de un ministro "que le puso toda la pasión y el corazón no le aguantó". "Lo vamos a extrañar. Con el plan Dignidad para la Cárcel impulsó una fuerte reforma que tenemos la obligación de continuar. Quería cambiar el sistema penitenciario. Lo vamos a recordar con gran admiración", afirmó. 

Larrañaga últimamente exhibía con orgullo la baja de las rapiñas, los homicidios y los hurtos, y destacaba en cualquier rincón de la patria sus resultados como ministro del Interior. El 1° de marzo de 2020, el día que asumió el nuevo gobierno, el presidente Lacalle Pou les pidió tres cosas: “Que diéramos la cara, que estuviéramos en todo el territorio nacional y que mostráramos resultados, que es lo que se está reclamando", dijo el viernes 21, horas antes de morir, en la inauguración de un destacamento de Bomberos en Santa Clara del Olimar.

La conmoción se apoderó de cientos de militantes blancos.

El exsenador colorado, Pedro Bordaberry, destacó ante todo su frontalidad. "Fue un tipo franco, leal, buena gente, muy buena gente. Un tipazo. Es la gente que está bueno que exista y que exista en el sistema político. Está bueno que quede el ejemplo de Jorge Larrañaga, de cómo era y cómo actuaba. Lo queríamos todos y eso es algo difícil de lograr", dijo a El Observador. 

Pasadas las 11 de la mañana, la arenga de una militante hizo que estallara un primer aplauso. El segundo llegó sobre el mediodía, cuando la multitud acompañó el féretro hasta la escalinata donde esperaba el coche fúnebre, para partir esta vez hacia la casa del Partido Nacional.

"Larrañaga va"

Los bocinazos irrumpieron en el corazón de la Ciudad Vieja y alteraron la banda sonora del rodaje montado sobre la Plaza Matriz. 

"¡Viva Jorge! ¡Viva el Partido Nacional!", se escuchó apenas el cortejo fúnebre asomó frente a la sede de la divisa de Manuel Oribe.

El secretario de Presidencia, Álvaro Delgado –que este sábado perdió también a su secretario Félix Migliaccio, fallecido en un accidente de tránsito– y la excandidata a intendenta, Laura Raffo, encabezaban junto a Iturralde la hilera de dirigentes blancos que, con flores en mano, aguardaban su turno para hacer su ofrenda.

El ministro de Defensa Javier García, que asumirá también de forma interina –"hasta que el presidente decida"– el puesto que quedó vacante con la muerte de Larrañaga, aseguró que con la partida del líder de Alianza se pierde un estilo "valiosísimo" en la política: "el de no medir costos cuando se tienen convicciones".

Una multitud se hizo presente para despedir al caudillo blanco.

Martín Lema, flamante ministro de Desarrollo Social, complementó sus palabras señalando que el partido y el país pierde "un patriota que estaba al servicio de la causa". Lema dijo que el Guapo "transmitía una entrega que contagiaba", y recurrió a una anécdota para ilustrarlo: "La directora de Protección Social me comentaba que ayer sábado a pesar de la triste noticia, desde la Policía hubo un compromiso determinante con personas en situación de calle incentivando a que recurran a un refugio ante la alerta meteorológica. Hubo un caso que conmovió a los equipos que estaban trabajando. Un policía en 18 de Julio se sentó a hablar con una persona en situación de calle que tenía una mascota y la logró convencer de que se dirija a un refugio. Jorge logró dar esa impronta de perseverancia y humanidad a la Policía", manifestó.

Los militantes blancos se dispersaron con el avance de la caravana, que luego seguiría su rumbo hasta Paysandú. 

Algunos tarareaban el jingle de 2004, ese que prometía un nuevo país con Larrañaga, que marcó a una generación, y que pese a la derrota puso de pie a un partido que venía de recibir un gran golpe en la anterior elección. Desde los parlantes de uno de los autos, sin embargo, se escuchaba la música que lo acompañó en 2019, en su último intento por liderar al Partido Nacional a la victoria.

La música se perdió a lo lejos pero dejó su estela. Sin miedo va, Larrañaga va. 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...