Nacional > 8 DE MARZO

Entre las dos emergencias: miles marcharon por el Día de la Mujer

Este año hubo varias movilizaciones que confluyeron en 18 de Julio rumbo a la plaza Libertad 

Pese al exhorto, miles marcharon por 18 de Julio

Tiempo de lectura: -'

09 de marzo de 2021 a las 05:04

Mujeres pintando a otras mujeres. Labios, pañuelos, remeras y tapabocas. Una marea violeta inundó 18 de Julio, pese al pedido de las autoridades y de algunos colectivos feministas, que exhortaron a no marchar en medio de la emergencia sanitaria y en un momento en el que el departamento de Montevideo vuelve a estar en zona roja

La marcha también se dio en medio de otra emergencia: la de violencia de género, que rige a nivel nacional desde fines de diciembre de 2019 cuando el expresidente Tabaré Vázquez la decretó, en una de sus últimas acciones antes de dejar el gobierno. 

Una vez más –y tal como sucedió en otros 8 de marzo–, el país amaneció con la noticia de un nuevo femicidio, el cuarto en lo que va de 2021. 

El crimen ocurrió en la noche del domingo, cuando una mujer de 43 años fue asesinada por su expareja, un hombre de 45, que luego se suicidó, informó Subrayado y confirmó El Observador

Para esta edición del Día Internacional de la Mujer los colectivos feministas que todos los años protagonizan la organización del 8 de marzo convocaron a pequeñas concentraciones, marchas e intervenciones artísticas en todo el país.

En Montevideo, para evitar las aglomeraciones –teniendo en cuenta que rigen los límites al derecho de reunión–, las organizaciones convocaron a una serie de marchas por la avenida 18 de Julio y con varios puntos de salida, a diferencia de la tradicional caminata desde la plaza Libertad hasta la Universidad de la República. Esta vez, el punto de encuentro final fue la plaza Libertad. 

La emergencia nacional por violencia de género se decretó a fines de 2019

La voluntad de mantener la distancia y los elementos de cuidado personal, sin embargo, se toparon con el fervor de miles de mujeres reclamando por una sociedad más igualitaria y sin violencia de género. 

Pese a que en la previa a la marcha el Ministerio del Interior anunció que los operativos para controlar las posibles aglomeraciones serían normales, la presencia policial fue prácticamente nula, a excepción de los vallados, como el de la iglesia del Cordón, el palacio Santos y la Suprema Corte de Justicia. 

Ni siquiera se desplegó a funcionarios policiales para controlar el tránsito en el centro de Montevideo, como solía ocurrir en años anteriores. 

Tampoco estuvieron entre las manifestantes figuras políticas, de la cultura y otros ámbitos, quienes también exhortaron en la previa a la marcha a no concurrir. Una de esas personas fue la vicepresidenta Beatriz Argimón, quien días atrás pidió "buscar alternativas" para manifestarse.

"Saben que yo entiendo la importancia de haber usado la vía pública para mostrar nuestras reivindicaciones, pero estamos frente a una realidad que hace que debamos buscar alternativas”, aseguró en una rueda de prensa. 

Una vez que terminó la manifestación de este lunes, varios legisladores oficialistas criticaron la movilización. "¡Irresponsables!", escribió el diputado colorado Felipe Schipani, mientras que la senadora Graciela Bianchi expresó su más "absoluto rechazo". 

La abogada y los tapabocas

Este año no hubo figuras públicas marchando entre los manifestantes

Tejiendo Feminismos fue uno de los colectivos que participó en la marcha de este lunes y que se concentró, previo a la caminata rumbo a la plaza Libertad, en los alrededores de la Intendencia de Montevideo. 

Previo a la marcha, un grupo de referentes de la organización citaron a decenas de mujeres a un costado de la vereda para explicarles las pautas de la movilización. 

Ante cualquier situación de "violencia o disturbio, tranquilidad", pidió una de las referentes, quien agregó que se había estudiado "muy bien" la reglamentación sobre el artículo 38 de la Constitución –que limitó el derecho de reunión–, pero que se estaban "cumpliendo con todos los protocolos". 

"No estamos violentando ninguna ley", le aclaró a las mujeres que la escuchaban atentamente. Y acto seguido comunicó que junto a ellas marcharía una abogada que ante cualquier tipo de incidente sería quien intervendría en la situación. También había entre las manifestantes una doctora, una enfermera, varias cajas de tapabocas para toda aquella que no lo tuviera consigo y además un botiquín de primeros auxilios por cualquier eventualidad. 

"Va a estar todo bien pero estemos preparadas", agregó la mujer para transmitir tranquilidad. 

Metros más atrás, cuando las manifestantes empezaron a formarse atrás de una pancarta, otras referentes tejieron una serie de "telarañas" de tela para asegurar el distanciamiento físico. También se exhortó en varios momentos a usar el tapabocas y cumplir con los cuidados. 

Mientras las distintas marchas confluían en 18 de Julio, el Ministerio de Salud Pública emitió un breve comunicado en el que alertó por el "alto riesgo" de la "realización de todo evento que pueda devenir en aglomeración multitudinaria". 

La proclama

Una de las proclamas de este año, difundida por la Intersocial Feminista, hizo especial hincapié en la coyuntura actual vinculada a la emergencia sanitaria. 

"No nos callamos más las desigualdades con las que vivimos día a día, y de ninguna manera permitiremos que la pandemia sirva de escudo para invisibilizarlas, mantenerlas y reafirmarlas", señalaba el texto divulgado horas antes del 8 de marzo. 

También hacía un llamado ante las "circunstancias excepcionales", vinculadas a la pandemia, que obligaron a muchas mujeres a quedarse en sus casas, aunque "no representara un lugar seguro". 

 

 

Por otra parte, hubo una referencia al Presupuesto Nacional, que, según la Intersocial Feminista, redujo la "matriz social de protección, en momentos de emergencia sanitaria, alimentaria, social y económica". 

Ligado a esto último, la proclama de este grupo incluyó críticas ante la demora en la implementación de los juzgados de género y multimateria, algo que todavía está negociándose a nivel de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), que alega que no están los recursos suficientes para instalarlos. 

Agresión a móvil de Subrayado
Sobre el final de la marcha, ya sobre la plaza Libertad, un móvil de Subrayado fue agredido por un grupo de manifestantes, quienes taparon con sus manos y papeles el lente del camarógrafo del canal. 

La periodista Magdalena Correa estaba en medio de un móvil en vivo, mientras el camarógrafo mostraba una intervención de un grupo de feministas.

En determinado momento –y en medio del paneo–, las manifestantes comenzaron a gritar "¡fuera!" y a tapar la cámara. "¡La prensa, burguesa, no nos interesa!", entonaron, así como "¡fuera, macho, fuera!". 

El móvil debió ser interrumpido y, de vuelta en los estudios, la conductora Blanca Rodríguez comentó: "No tiene sentido si están cubriendo la cámara que hagamos la cobertura. No tiene ningún sentido (...) No hay por qué estar donde no quieren que estemos, la gente tiene derecho a que no estemos". 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...