Cargando...
La legislación laboral uruguaya establece que los empleados no pueden trabajar más de ocho horas diarias, ni más de 48 horas semanales

Economía y Empresas > Trabajo

¿Es posible tener un régimen laboral de cuatro días en Uruguay?

El régimen de trabajo en el país no es de los que demandan más horas, pero la tendencia de la semana laboral de cuatro días en otros países abre el debate sobre su aplicación en el mercado uruguayo

Tiempo de lectura: -'

12 de agosto de 2022 a las 05:04

Uruguay no tiene un régimen laboral que se destaque por ser de pocas horas a la semana, pero tampoco es de jornadas muy extensas en comparación con otros países. 

La legislación laboral uruguaya establece que los empleados no pueden trabajar más de ocho horas diarias, ni más de 48 horas semanales. Y por eso los formatos tradicionales son de cinco o seis días por semana, según sea el caso de horas semanales a cumplir. 

“Estamos bastante moderados”, señaló haciendo referencia al esquema de trabajo de los uruguayos la presidenta de la Asociación de Gestión Humana (AGH), Virginia Maruri. Y explicó que además de que la legislación laboral es fuerte per se, se inspecciona su cumplimiento desde el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).

Pero pese a las normas, la realidad de trabajadores de distintos rubros demuestra que hay ocasiones en las que se excede el máximo de horas de trabajo semanal predeterminado. Según la gerente de gestión humana de Advice, en algunos rubros tanto la cantidad de horas como de días se flexibiliza pero no para bien. Ximena Carbone contó –a modo de ejemplo– que en ocasiones las posiciones de responsabilidad tienden a tener una dinámica que ha pasado en los últimos años de ser full time (tiempo completo, en español) a full life (vida completa, en español), siendo en muchos casos un requisito excluyente que la persona cuente con esa disponibilidad para el desempeño de la función. 

No obstante, esta no es una práctica recomendada. Tampoco es una modalidad elegida por los trabajadores alrededor del mundo que, de un tiempo a esta parte, se posicionan a favor de la reducción de horas en el régimen laboral.

Una tendencia que empezó a tomar relevancia en este sentido, es la semana laboral de cuatro días. A nivel mundial son varias las empresas que ya han probado este formato con el objetivo de favorecer a sus empleados, y en muchos casos los resultados son favorables. Pero a nivel local las empresas todavía no dieron el salto; ¿qué pasos hay que dar para poder instaurar una semana laboral de cuatro días?

Menos horas de trabajo… ¿semana laboral de cuatro días?

Carbone señaló que los niveles de bienestar aumentan en personas que trabajan cuatro días a la semana. “En un contexto donde la flexibilidad laboral y el tiempo para uno son nuevos lujos, obtener un día más de descanso sería un gran factor motivacional para la fuerza de trabajo”, dijo en entrevista con Café & Negocios.

Pero –como ya fue mencionado antes–, Uruguay no es uno de los pioneros en seguir esta tendencia de cambio en el régimen laboral. Es que para poder aplicarla hay que definir un contexto legal que la acompañe, para así poder mantener el conjunto de derechos y obligaciones tanto de empleados como de empleadores: “Establecer cuánto se reduce la jornada y el alcance de la medida, si es individual, empresarial, sectorial o nacional. También si va a ser una medida temporal o permanente. Y ni que hablar cómo participan los actores en la financiación”, sostuvo Maruri.

Sumado a la legislación del país, las empresas tienen que discutir sobre los beneficios y perjuicios que encuentran en este nuevo régimen, porque como con cualquier otro cambio de paradigma existen resistencias. Por ejemplo, las compañías ponen en duda si es posible mantener sus niveles de productividad ante una reducción de la carga horaria.

Estas discusiones ya se han tenido a nivel mundial, y países como Nueva Zelanda ofician de conejillos de indias.

“La posibilidad está”, sostuvo Carbone sobre la instalación de un régimen laboral de cuatro días. “Hay que repensarlo, sobre todo ahora que vamos a trabajar más años”, añadió en relación a la modificación de la regulación sobre seguridad social que se encuentra cada vez más cerca en el horizonte.

También consideró que la automatización en algunas de las tareas puede incentivar un cambio gradual que permita redescubrir un mundo del trabajo con un mejor balance.

Reducción de hora por menor salario

Las empresas se preocupan por el nivel de productividad, y los empleados –si bien muchos se muestran a favor de esta tendencia–, se preguntan por el nivel de salario. Para que los empleados definan si les resulta conveniente trabajar menos días a la semana, es fundamental determinar si va a existir una reducción en el sueldo o no y en el caso de que sí, de cuánto va a ser. 

No obstante, Carbone dijo que hay empresas en las que se ha implementado la jornada laboral de cuatro días sin resignar salario porque apuntan a la productividad. “Es una apuesta”, subrayó.

En otros casos se ha implementado pero de forma opcional para los trabajadores, con la consecuente aceptación de la reducción de salario de manera voluntaria. Seguramente en un alto porcentaje esto no sea atractivo o una posibilidad. Sin embargo, en muchos casos quizás sí se esté dispuesto a resignar ingresos en pos de una calidad de vida mayor. “Tiene que ver con el ingreso en la familia como un todo, y con un nivel de ingreso individual”, dijo la gerente de gestión humana de Advice.

Volver a aprender

La llegada de la semana laboral de cuatro días en el país tiene que ver fundamentalmente con el aprendizaje, desaprender y volver a aprender a trabajar de una nueva forma; modelo nuevo y nuevas condiciones. “Al estilo de una renovación de un contrato de trabajo”, señaló Carbone. 

Para concluir la presidenta de AGH sostuvo: “Yo no veo una tendencia hacia la reducción de la jornada en Uruguay”. 

El modelo de trabajo actual y el estrés crónico

El burnout (síndrome del quemado, en español) ha sido una temática recurrente en los últimos años en el ámbito de trabajo. Y la pandemia acrecentó una tendencia que ya tomaba fuerza, dado que a nivel de trabajo muchas personas transitaron largos períodos de incertidumbre y trabajo bajo presión que hicieron más proclive la aparición de síntomas vinculados al estrés crónico. 
La modalidad de teletrabajo –que combinó contextos laborales con ámbitos personales–, y la realidad de muchos empleados que perdieron su trabajo o sufrieron intermitencia de ingresos implicaron una incertidumbre sostenida en el tiempo que facilitó el desarrollo de síntomas vinculados al burnout. 
Pero eso fue en un contexto particular. “No consideramos que se relacione la aparición del estrés crónico con la dinámica de trabajo de nuestro país, sino con características puntuales de ciertos contextos ya sea organizacionales como personales”, señaló la gerente de gestión humana de Advice, Ximena Carbone.
Por último dijo que es importante destacar que para que dicha situación se presente, se da una combinación de factores relacionados con el contexto, pero también con factores de predisposición personal. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...