Nacional > EN VENEZUELA

FA mandató a delegación en el Foro de San Pablo a “no acompañar” críticas a informe Bachelet

Hubo molestia de grupos chicos con Miranda y el presidente de la Carifa por “bajarlos del avión”

Tiempo de lectura: -'

26 de julio de 2019 a las 05:00

Que el Frente Amplio tiene en su seno posiciones antagónicas acerca de la situación de Venezuela no es ninguna novedad, como tampoco lo son las diferencias respecto a la integración de bloques internacionales de partidos.

Ambas disputas estarán presentes este fin de semana cuando cinco delegados estén representando al oficialismo uruguayo en el XXV Encuentro del Foro de San Pablo, que tiene lugar nada menos que en Caracas, Venezuela.

Si bien la delegación oficial del Frente Amplio está compuesta por dos dirigentes (uno de las bases y otro del Partido Comunista), también asistieron por su propia cuenta el MPP, la 711, el Fidel, Izquierda en Marcha. 

Ese sexteto (carente de representantes de los grupos moderados) será el responsable de defender la postura heterogénea del Frente Amplio en un tablero extremadamente inclinado hacia las posturas más a la izquierda. Entre los integrantes del Foro de San Pablo está el PSUV chavista, el Frente Sandinista liderado por Ortega y el Partido Comunista Cubana. 

Ya previendo las consignas prochavistas que predominarán en la discusión, y atendiendo a las conocidas diferencias en la interna frentista, la Comisión de Asuntos Internacionales (Carifa) discutió en las últimas semanas cuáles serían los “criterios políticos” a asumir por parte de la delegación.

Allí se mandató a los delegados a ser extremadamente cuidadosos con las valoraciones del informe Bachelet, en referencia al informe redactado por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, que denuncia una grave crisis humanitaria y advierte por una proporción "sorprendentemente elevada" de presuntas ejecuciones extrajudiciales cometidas por las fuerzas de seguridad venezolanas.

Dado que el Frente Amplio no tiene una opinión consensuada acerca del informe –algunos sectores lo entienden exagerado y favorable al imperialismo, mientras que otros lo ven como la mayor demostración de que el régimen de Maduro es antidemocrático–, la Carifa resolvió “no acompañar” toda declaración que se oponga a las conclusiones de la ONU o, en todo caso, proponer una redacción que no ocasione “problemas políticos” al oficialismo.

En la comisión se manejó el argumento de que una adhesión del FA a una declaración crítica del informe Bachelet sería, por un lado, no representativa de la diversidad de opiniones al respecto y, por otro, desfavorable para el oficialismo en tiempos de campaña electoral, según supo El Observador.

En cambio, la Carifa mandató a sus delegados a concentrarse en los puntos sobre los que sí hay acuerdo en el FA y actuar “en consonancia” con la postura asumida por el gobierno uruguayo. Eso incluye, entre otros puntos, solidarizarse con el pueblo venezolano, apostar al diálogo para una salida pacífica, rechazar el bloqueo económico, y oponerse a cualquier intervención extranjera. 

Otro deber que se llevaron los delegados fue el de no acompañar apoyos explícitos a líderes políticos cuestionados, como ocurrió el año pasado, cuando el Foro de San Pablo respaldó el accionar del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua.

Logística polémica

A las diferencias ideológicas persistentes en el oficialismo se sumaron este año fisuras en torno a la logística del viaje al foro. Tanto el presidente del FA, Javier Miranda, como el presidente de la Carifa, Martín Clavijo, fueron cuestionados por la forma en que asignaron los cupos para la delegación. 

Según contaron dirigentes de la izquierda, el Frente Amplio suele llevar tres delegados al Foro de San Pablo: uno por las bases, uno por los sectores más a la izquierda y otro por los moderados. Sin embargo, estos últimos resolvieron no concurrir a Caracas, y Miranda definió que viajaría un representante de las bases y el representante del Partido Comunista. 

Esa decisión no cayó bien en los delegados del Fidel e Izquierda en Marcha, que le reprocharon a Clavijo no haber sido informados a tiempo. 

Además, en la Carifa hubo dirigentes que criticaron el viaje de Miranda a España y la reunión que mantuvo con la presidenta del PSOE Cristina Narbona. Grupos como el PVP, la 711 y las bases cuestionaron que el presidente saliera a ampliar alianzas con el "internacionalismo progresista" sin consultar a la orgánica.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...