Cargando...

Nacional > Falta de controles

Falta de especialistas y esperas eternas: los debes del sistema de salud

Las dificultades afectan directamente a la atención de los usuarios

Tiempo de lectura: -'

14 de octubre de 2018 a las 05:02

El presidente Tabaré Vázquez, oncólogo de profesión, fue distinguido como Héroe de la Salud de las Américas por su incansable lucha contra el tabaco. Las medidas tomadas tanto en su primer mandato como en el actual y el juicio ganado a la tabacalera Philip Morris le valieron para ganarse fama mundial por su rol en esa área. Pero la salud, claro está, va mucho más allá de las enfermedades que pueda generar el humo de tabaco. Y el Sistema Nacional Integrado de Salud, impulsado por el propio Vázquez en 2008, tiene varios problemas que no logra resolver y que afectan la atención al usuario. 

La punta del iceberg es la falta de controles en la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) y en todo el sistema de salud, incluyendo la privada, por la poca fiscalización que realiza el Ministerio de Salud Pública (MSP). La División de Fiscalización fue creada en 2009 en el marco de la creación de la reforma de la salud y se encarga de controlar a todo el sistema, tanto público como privado. Las casas de salud, ópticas, psiquiátricos, tabaco y salud ocupacional quedan por fuera de la órbita de esta división, pero el resto del sistema le compete. 

Y para controlar la calidad asistencial de todo el país son apenas 16 inspectores y cuatro personas que realizan tareas administrativas, según información proporcionada por los trabajadores en el Parlamento. Para controlar que se cumplan las disposiciones sobre el tabaco, en tanto, el Ministerio de Salud Pública tiene 11 inspectores. 

Los inspectores de la División Fiscalización vienen denunciando esta situación pero el camino no fue fácil. Tras una nota de El País de octubre de 2016 en la que relataron algunos hechos, algunos trabajadores fueron sancionados, según aseguraron. Por eso decidieron organizarse y crearon la Asociación de Profesionales del Ministerio de Salud Pública. A principios de octubre volvieron al Parlamento para plantear que su situación se mantenía incambiada y que eso no les permitía cumplir con las tareas asignadas. Existe una “política de reacción y no de control”, según dijeron los trabajadores. 

En el Ministerio de Salud Pública ninguna autoridad quiso referirse al tema pero a través del equipo de comunicación dijeron a El Observador que hay más de 80 personas, contando aquellos que trabajan en las intendencias, dedicadas al control asistencial, aunque no especificaron si se trata de inspectores o personal administrativo. 

“El riesgo de no tener fiscalización como en cualquier lugar en donde no hay inspección  tiene que ver con los incumplimientos que puedan tener estas industrias o servicios de salud, porque no todos nos adherimos a la norma si no tenemos el control”, dijo ante el Parlamento en octubre Adriana Sosa, integrante del sindicato de profesionales. 

El presidente Tabaré Vázquez con el presidente de ASSE Marcos Carámbula

Para el diputado del Partido Nacional, Martín Lema, uno de los legisladores que ha seguido más de cerca la situación de ASSE, el Ministerio de Salud Pública (MSP) no sabe cómo funciona el sistema de salud porque no tiene capacidad de controlar. Y la falta de controles afecta la atención al usuario, según aseguró a El Observador el integrante del Movimiento Nacional de Usuarios de ASSE, Ruben Bouvier. 

Tiempos de espera

Acceder a especialistas tanto en la salud privada como en la pública puede ser complicado. La página atuservicio.uy revela el tiempo de espera de cada una de las mutualistas privadas y si bien ASSE figura allí, no están detallados los tiempos. En el organismo explicaron que la metodología proporcionada por el Ministerio de Salud Pública para medir los tiempos de espera no sirve para aplicar en ASSE porque ese servicio no está centralizado. Lo único que figura es que la mediana mensual en los tiempos de espera para medicina general es de 1,1 días. Sin embargo, desde la propia Administración dijeron a El Observador que esos números no se condicen con la realidad. 

Tanto la oposición política como movimientos de los usuarios han reclamado que ASSE publique detalladamente los tiempos de espera pero no han obtenido respuestas. Además, creen que es necesario sancionar a las mutualistas por los excesivos tiempos de espera para algunos especialistas. “Mientras no haya sanciones no va a haber cambios”, dijo Bouvier. 

Falta de profesionales

Para algunos especialistas la  espera puede ser casi eterna. En junio la Sociedad Uruguaya de Pediatría envió una carta al presidente de ASSE, Marcos Carámbula, donde denunciaba la falta de pediatras en el organismo y aseguraba que “en forma frecuente” se encuentan “descubiertas las guardias de pediatría en lugares como el Cerro, Piedras Blancas y otras áreas densamente pobladas, donde el único servicio de emergencia pertenece al sector público”. 

Cuatro meses después de la carta, la situación sigue exactamente igual, según dijo a El Observador la presidenta de la SUP, Alicia Fernández. “Hubo una reunión pero no hubo avances”, dijo. Esta falta de pediatras genera, según la SUP, una “inequidad” en la asistencia entre el sector público y el privado. 

Pero este problema no solo se reduce a los pediatras. En Artigas no hay un patólogo y los exámenes de anatomía patológica demoran más de dos meses en ser analizados. Varios pacientes en ese departamento todavía esperan para conocer si tienen cáncer o no por la falta de un especialista que pueda analizar los resultados de los estudios. En el norte del país también hay cerca de 400 papanicolau a la espera de ser analizados. Según el gerente general de ASSE, Alarico Rodríguez, hay una persona interesada en ese puesto que asumirá en el correr de este mes.  

Farmacias

La habilitación de las farmacias tanto de las mutualistas como de ASSE es casi nula. La gran mayoría funciona sin los permisos correspondientes y eso genera distintas complicaciones porque prácticamente no existen controles. En Salto una auditoría de ASSE detectó que la diferencia entre lo que figuraba en el stock digital y el stock real era de cerca de 2.400 medicamentos. En Bella Unión otra auditoría detectó que en el stock había medicamentos vencidos prontos para ser vendidos y en Soriano tras un relevamiento se realizaron 15 recomendaciones para la farmacia del hospital de la que se cumplió solo una. 

En el sector privado hay 212 farmacias y solo 23 tienen la habilitación correspondiente, mientras que en el sector público recién ahora la farmacia del Hospital Maciel comenzó el proceso para habilitarse. 

Los laboratorios de ASSE están en la misma situación que las farmacias. De las 53 unidades que hay en el país, solo uno tiene habilitación, tres están en trámite, uno tiene la habilitación vencida, otro tien un “permiso de funcionamiento” y los restantes 47 no tienen ningún tipo de habilitación, según publicó El País.  

Más reformas

El Frente Amplio reconoce que en el sistema existe una segunda generación de reformas para mejorar la calidad de la atención al usuario. Por eso, a finales de 2017 realizó una recorrida por todo el país donde recogió las inquietudes sobre el sistema y preparó una serie de insumos para la elaboración del programa. Mayor participación social en el sistema, fortalecer la rectoría del MSP y la complementación de servicios son los tres énfasis que la unidad temática planteó para la elaboración del programa. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...