17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
16 de junio 2023 - 5:02hs

"¿Una foto Fede?". Si era por él, seguía firmando autógrafos y sacándose fotos con los hinchas de Peñarol que se lo pedían... Con la mejor sonrisa, Federico Valverde estampó firmas y posó para las cámaras de los parciales aurinegros que fueron invitados a la inauguración de la “Cancha Federico Valverde”, que el club presentó este jueves con un gran acto en su Ciudad Deportiva anexa al Estadio Campeón del Siglo.

El volante que hoy juega en Real Madrid estuvo hasta pasada las 12:00 del mediodía a las órdenes de los hinchas en el campo de juego que lleva su nombre, en un mediodía agradable de sol. Fue su pareja, Mina Bonino, quien está cursando su segundo embarazo, quien muy amablemente comentó si podían ser las últimas fotos.

INÉS GUIMARAENS Ruglio en el acto

Los Valverde, con el pequeño Benicio, llegaron temprano a la Ciudad Deportiva aurinegra y Fede estuvo viendo las prácticas de los juveniles, con quienes tuvo una charla.

Luego, sobre las 10:30, llego a la “Estación a la Gloria”, la casa de juveniles que fue presentada en un acto encabezado por el presidente mirasol Ignacio Ruglio, en el que estuvo la vicepresidenta de la República Beatriz Argimón, el expresidente Julio María Sanguinetti, presidente honorario del club, el secretario de Deporte Sebastián Bauzá, el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) Ignacio Alonso, el expresidente aurinegro Jorge Barrera, directivos y exdirectivos del club, el intendente de Canelones Yamandú Orsi, y el entrenador Gregorio Pérez, DT del segundo quinquenio carbonero. Una frase del entrenador está pintada en las paredes externas de la residencia: "Ser jugador e hincha de Peñarol es estar abrazado a la gloria para toda la vida".

INÉS GUIMARAENS La familia Valverde

Valverde, el homenajeado, fue el centro de atención, al igual que su pequeño hijo Benicio. Su llegada no fue por la parte delantera, como el resto de los presentes, sino que lo hizo por el ingreso que da a las canchas, de donde llegó con Ruglio.

“Estoy nervioso”, fue lo primero que dijo el jugador formado en la cantera carbonera que fue tres veces campeón en juveniles y una vez del Uruguayo de Primera, antes de emigrar a Real Madrid, cuyo presidente, Florentino Pérez, envió un mensaje a su colega aurinegro y una felicitación para el volante de su equipo, a quien destacó como "un gran ser humano", según contó Ruglio.

Esas fueron sus primeras palabras en la el acto que abrió la jornada, en la casa de juveniles. Valverde agradeció a Ruglio por el “gesto” de ponerle su nombre a una de las canchas, la que está más cercana al Campeón del Siglo, como si fuera el último escalón para los juveniles que quieran llegar a la máxima categoría.

INÉS GUIMARAENS Valverde al inaugurar la cancha con su nombre

“Debo agradecer de corazón, no solo yo sino mi familia, por todo lo que nos diste, por tener este gesto conmigo, con mi hijo, con mi mujer, con mis padres. Para mí es un sueño poder compartir hoy todo esto juntos”, dijo el jugador en una breve intervención.

Luego, la actividad pasó a la inauguración de la cancha. Los presentes fueron caminando unos 300 metros hasta el flamante campo de juego, mientras que Valverde fue en su coche, de la firma que patrocina a Real Madrid, junto a su familia.

En el lugar esperaba un cartel con su nombre que estaba tapado por una bandera aurinegra. Además, había categorías juveniles entrenando, a la espera del crack merengue.

INÉS GUIMARAENS Valverde y Mina

Valverde llegó y estuvo con Benicio en brazos. En ese momento el futbolista llevaba la nueva camiseta de Peñarol que le habían entregado, con su nombre y su número 15.

Hubo una demora de unos minutos porque Ruglio no llegaba. El presidente estaba esperando el arribo de los jugadores del plantel de Primera división, pero tuvieron una demora y fueron llegando de a grupos.

Benicio quería tirar de los hilos de la bandera, pero Fede y Bonino lo contuvieron, para que no destapara la sorpresa.

Valverde habló nuevamente y recordó a su madre, quien no pudo estar presente, por todo lo que hizo por él cuando estaba en juveniles. “Mi apellido Valverde es por mi madre, entonces ella también fue muy participe en todo esto desde el primer momento, cuando me llevaba a la cancha desde niño, haciendo lo imposible para que pudiera tener un par de zapatos y pudiera venir a entrenar en Peñarol. Estoy muy agradecido a ella, a mi madre y a mi padre, porque fueron los que se preocuparon por mí en todo momento, cuando no era nadie y solo tenía la ilusión de ser jugador de fútbol”.

INÉS GUIMARAENS Valverde con Canobbio

Luego, ya con la llegada de Ruglio, se descubrió la placa con el nombre “Cancha Federico Valverde”, en letras negras sobre fondo amarillo.

Hubo más aplausos. El futbolista se emocionó y tuvo que secar algunas lágrimas con una mano, ya que la otra cargaba a Benicio. Mina se le acercó y le dio un beso en la boca. Todo bajo la atenta mirada de Sanguinetti, quien siguió bien de cerca a Valverde, como un hincha más.

Es que “el Pajarito” o “el Halcón” genera esa admiración, como también lo demostró Argimón, reconocida peñarolense, que elogió al jugador en su breve oratoria.

Valverde es una estrella mundial, pero es uruguayo; crack de Real Madrid, pero formado en Peñarol. Se muestra tal como es, un joven de 24 años que mantiene la inocencia de un niño, que puede pasar en segundos de sonreír al responder una pregunta, a ponerse más serio al hablar de su pasado y el sacrificio familiar en su carrera en juveniles.

INÉS GUIMARAENS Con los jugadores de Peñarol

Con la cancha inaugurada, el futbolista tuvo decenas de solicitudes de de fotos y autógrafos, y a todas dijo sí. Además, se sacó fotos con los juveniles que lo esperaron.

También con los jugadores del plantel principal que fueron llegando. A varios lo conocía, como el Vasquito Aguirregaray, quien bromeó al momento de formarse para la cámara y recordó que había jugado un año con él. Luego, varios minutos después de la llegada de los primeros jugadores, llegó el entrenador Alfredo Arias.

Peñarol también realizó una foto grupal, con Valverde y todos los futbolistas, con el Campeón de Siglo de fondo.

Pasaban los minutos y el jugador seguía con los hinchas. Mina Bonino miraba todo cerca de él. Hasta que pasadas las 12:00 comenzaron la retirada. Pero en el camino hubo más fotos mientras dejaban la cancha.

INÉS GUIMARAENS Las lágrimas de Valverde

Y hubo más saludos. Valverde se reencontró con Pablo Bengoechea, el DT que lo hizo debutar en la Primera de Peñarol, hoy gerente deportivo del club, a quien aún no había visto entre las más de 150 personas que estuvieron en el lugar. Hubo un abrazo y un intercambio de palabras.

Además, Valverde también saludó a Walter “Indio” Olivera, otra gloria carbonera, que estaba junto a Bengoechea.

Fue un encuentro de ídolos aurinegros, los de la vieja escuela, que jugaban varios años en el club, ganaban copas internacionales y Uruguayos; y los actuales, que en un fútbol exportador se van muy jóvenes, pero llevan la insignia de su equipo y son sus embajadores ante el mundo.

Valverde caminó hacia su coche, se sacó las últimas fotos junto a trabajadores de la obra de la Ciudad Deportiva, y emprendió la retirada. Aunque siguió firmando camisetas porque tuvo que frenar antes de dejar el predio y más hinchas se le acercaron, mientras Benicio miraba por la ventana. Hasta que se liberó el camino y se fueron.

Temas:

Federico Valverde Valverde Peñarol familia Fede Valverde Mina Bonino Fede Valverde La Ciudad Deportiva de Peñarol

Seguí leyendo

Más noticias de Referí

Te Puede Interesar