Nacional > Tragedia

Femicidio de Sarandí del Yi y la falta de indicios que anunciaran la tragedia

El hombre mató brutalmente a su pareja, pero no se conoce el motivo, tampoco había habido señales de violencia doméstica

Tiempo de lectura: -'

09 de abril de 2018 a las 16:50

El alcalde de Sarandí del Yi, Mario Pereyra, tiene pocas palabras para explicar cómo impactó en su localidad el décimo femicidio de 2018. Otra vez debió sufrirlo una pequeña población de poco más de 7.000 habitantes: "Un horror, un hecho lamentable que nos afecta a todos, una noticia que no es fácil de asimilar y de la que en 30 minutos ya estábamos enterados todos", dijo Pereyra.

El alcalde habla con el mismo dolor con el que se expresaba hasta la semana pasada su colega y tocayo de Quebracho (Paysandú), Mario Bandera, cuando debía referirse a su propio infierno: la violencia de un hombre que consideraba que su pareja le pertenecía, y que en un ataque de furia –porque ella continuaría un vínculo con otra apersona– mató a su suegra y a un policía que había acudido en su auxilio.

La causa que llevó a un nuevo femicidio en Sarandí del Yi aún no se conoce, porque los únicos testigos de lo que pasó fueron los propios protagonistas, que terminaron muertos. A la hora en que Eduardo Hernández (52) atacó a Laura Duarte (41), las dos hijas de ambos, de 10 y 14 años, estaban disfrutando de un espectáculo de raid hípico de la zona. Cuando volvieron a su casa de la calle Luis Alberto de Herrera, entre la hora 19 y las 20 del domingo, vieron a través de una ventana lateral que en el interior había manchas de sangre. Muy nerviosas, pidieron la ayuda de un vecino para que llamara a la Policía, previendo el panorama que habría dentro.

Lea también: Quebracho intenta volver a la normalidad tras el drama

Cuando llegaron los agentes de la Seccional 9ª a la hora 20.44, abrieron la puerta –con la presencia de otro hijo de la familia, mayor de edad, que no vivía en la casa– y encontraron a Duarte, la madre de las niñas, tendida sobre un charco de sangre con una infinidad de puñaladas en su cuerpo. La Policía Científica aún no pudo contabilizar cuántas recibió.

Su esposo la había atacado con un cuchillo de una hoja de 20 centímetros de largo, según contó a El Observador el fiscal del caso, Alejandro Sastre.

Luego de matarla, Hernández salió al fondo de la vivienda y se ahorcó.

El alcalde insiste en el "mucho dolor que se da en todo el departamento". Dijo, además, que el hecho le sorprende especialmente porque los involucrados eran "gente de trabajo".

El homicida, según dijo a El Observador el jefe de Policía de Durazno, Héctor Rodríguez, no tenía antecedentes por violencia doméstica. El fiscal Sastre confirmó lo mismo en la Oficina de Atención a la Mujer Víctima de la Violencia de Género del municipio de Sarandí del Yi.

El alcalde, quien dijo que conocía muy bien al asesino, aseguró que todo lo que podía decir de este conductor de un camión de recolección de residuos de la intendencia era que se trataba de "un buen trabajador".

Sastre interrogó al tercer hijo de la pareja, de 20 años –quien abrió la puerta de la casa–, sobre la presencia de rasgos o indicios que aludieran a la situación de violencia doméstica en que vivía la mujer. Le contó que había visitado a su madre a las 16 de ese mismo día en el Centro de Asistencia Médica de Durazno, donde trabajaba como enfermera. "Fue la última vez que la vio y no encontró nada raro", señaló el fiscal.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...