Cargando...
El equipo de Defensor campeón uruguayo en 1976; el arquero era Fredy Clavijo

Fútbol > EL DESCENSO MENOS ESPERADO

Fredy Clavijo y el dolor de un campeón con Defensor 1976 por el descenso: "La mística no se compra"

Fredy Clavijo, arquero campeón uruguayo con Defensor en 1976, habló desde Estados Unidos donde vive y no puede creer que el violeta haya descendido

Tiempo de lectura: -'

30 de marzo de 2021 a las 05:04

Rompió la historia del fútbol uruguayo junto a sus compañeros en 1976 cuando fueron campeones uruguayos con Defensor. Era la primera vez que Nacional y Peñarol no se quedaban con el título en el profesionalismo uruguayo desde 1932.

Fredy Clavijo, aquel rosarino que volaba de palo a palo, que sacaba pelotas increíbles, vive desde hace 20 años en Estados Unidos y no puede creer que su club haya descendido a Segunda división.

“Había visto partidos de Defensor y me apronté para este, pero acá solo dieron el de Deportivo Maldonado contra Nacional. No pude verlo por televisión y fui a la radio, pero de los nervios iba cada tanto a escuchar”, explicó Clavijo a Referí.

Vive en Gulfport, Missisippi, y allí es técnico de arqueros y coach general en el Gulfport High School con el que fueron campeones del estado. Hasta hace poco también trabajó en el FC United, un club que tiene 20 equipos entre varones y mujeres.

Fredy Clavijo, Ricardo Conde, Alberto Santelli, Roberto Gadea, Julio Filippini y Daniel Mayol de Defensor 1976

Pero es hora de hablar de Defensor, el mítico club violeta con el que supo ser campeón uruguayo y de una Liguilla histórica en 1976 en la que vencieron 4-1 a Peñarol.

“Nosotros fuimos los que comenzamos la nueva historia de Defensor, sabemos muchas cosas del club y no podemos creer lo que está pasando. No es creíble, no es imaginable que Defensor baje”, dice.

Cuenta que “una muy mala campaña" en su época "salir quintos, sextos". "Si éramos terceros o cuartos, era una tragedia, entonces es duro para nosotros, imaginate cómo lo estamos viviendo”.

Fredy, el arquero que llegó a la selección uruguaya en 1977 de la mano de Omar Borrás para jugar dos amistosos en el Centenario contra el vigente campeón del mundo, Alemania, y ante Inglaterra, cuenta que tiene un amigo de apellido Benedetto que es gran hincha, vive en Houston, y que hasta hace siete años hablaban de cuando el equipo violeta llegó a las semifinales de la Copa Libertadores, y que ahora no se explican qué pasó.

“Los dirigentes y el gerente deportivo o manager, se equivocaron feo con traer a un técnico desde Argentina y hay que asumirlo, entre Olivera y el presidente Castillo hay una responsabilidad grave. Cuando sos el gerente deportivo, sos la conexión entre el técnico y la comisión directiva, pero por la historia, Defensor del Pepe Sasía, Carlos Chagas, no podés hacer lo que se hizo. Defensor tiene una mística y es fácil, nunca va a jugar como Danubio, Defensor es un cuadro de hombres. Cuando jugábamos no éramos supermachos, pero nos respetaban. Los rivales decían ‘la puta madre, vamos a jugar contra Defensor’, éramos humildes, de sacrificio y teníamos al mejor técnico como el profe (José Ricardo) De León”, dice dolido.

Fredy Clavijo con sus alumnos en su trabajo en Missisippi, en Estados Unidos

Según opina Clavijo “no es que este muchacho (Alejandro Orfila) haya sido malo, pero la historia de Defensor es otra cosa. No podés traer a un técnico que no solo viene de Argentina y conoce poco al fútbol uruguayo, sino que venía de dirigir en la B, es un desprestigio para Defensor, ¿qué querés? ¿vender espejitos? Gracias a Dios, nosotros teníamos al gran profe De León. El gran técnico es el que trabaja en la cancha, no el que viene con una laptop y ahora los dirigentes se comen el cuento. El buen dirigente o gerente deportivo, va y ve al técnico cómo trabaja en la cancha, la línea de cuatro, los relevos, la línea de cuatro, la marca, arriba. Todo”.

El exarquero campeón con el club en 1976, no se explica cómo no se consultó a otros entrenadores que conocen mucho más a la institución: “Rudy Rodríguez salió campeón con Defensor y de la Copa Libertadores de América con Nacional. Lo tenés ahí. ¡Consultalo! Si hacés un análisis, casi todos los entrenadores campeones, fueron discípulos de De León. Möller lo tuvo en Nacional, Ahuntchain lo tuvo en Fénix. Tenemos la mística y esa mística viene de hace 60 años. Defensor se dedica a ganar y después si se puede jugar bien, mejor”.

“Y así ganábamos. Möller no jugaba lindo, pero ganaba porque estructuraba bien el equipo, Ahuntchain planificaba bien y también ganaba. Tienen que respetar la historia, no se coman el cuento de la laptop o los drones. Andá y laburá en la cancha. Ningún exdiscípulo de De León se come el cuento”, agregó.

Fredy Clavijo en familia en un viaje a San Francisco en Estados Unidos

Clavijo sostiene que además “trajeron a 18 jugadores nuevos, cuando tenés el mejor complejo con muy buenas inferiores. ¿Dónde están las inferiores? Si hubieran jugado las inferiores con una buena base, la historia podía haber sido otra. Hay varios jugadores de equipo chico que estaban deseando ir a Defensor. ¿Cómo no se puede hacer una columna vertebral? Un buen arquero tenemos. Había que partir de allí en adelante”.

“Si hay problemas económicos, habría que haberle explicado a la gente que íbamos a hacer un equipo para no descender y si nos fuimos al descenso, nos fuimos con la nuestra, pero no de esta manera. ¿Cuántos técnicos buenos tienen las inferiores de Defensor?”, dijo Clavijo.

Según explica, “el que viene de Argentina, viene de un fútbol distinto. El uruguayo sabe los sacrificios que se hacen acá y sabe que ir a Defensor es ir al tercer grande. ‘Voy a dejar la vida en este club’, dice. Y después colocás a algunos chiquilines”.

Los tiempos han cambiado mucho desde que él estuvo en Defensor. “Ahora tienen todo, un complejo espectacular, salen campeones en inferiores y nos toca ir a la B en Primera. Sigo sin poder creerlo”.  

Clavijo recuerda que “a (Ignacio) Risso también lo sacaron. Faltando tres fechas echaron a Gregorio Pérez. ¡A Gregorio lo echaron! ¡Faltando tres fechas!”.

Recuerda que en su época de jugador, con el profesor De León de técnico, este perdió cinco partidos al hilo y venían los dirigentes y le decían: ‘No, usted no se va. Quédese porque usted trabaja bien. ¡Pero estaban ahí todos los días mirando las prácticas!”.

Fredy Clavijo en el medio con dos arqueros que entrenó en Estados Unidos; "el de mi izquierda, fue elegido el mejor arquero del estado", dijo a Referí

Según dice el exarquero y compañero de Gregorio Pérez en el Defensor campeón de 1976, “ligó mal porque le hicieron algunos goles en la hora, pero ya que te la jugaste, no cambies. Vino Eduardo (Acevedo) que es amigo mío. Pero, ¿qué es? ¿un manosanta? ¡Ya estabas jugado!”.

“Los que fallaron son los dirigentes y que digan que fallaron. Es muy fácil decir, echamos a este técnico o a este otro. Hay que dar la cara”, sostuvo.

El excampeón violeta sostiene que “Ney Castillo es muy buena persona, pero fue toda la vida del básquetbol que es más fácil que el fútbol. Venís a Estados Unidos, te llevás a dos jugadores y peleás el campeonato. El fútbol es distinto. Él es muy buen profesional, pero los que lo asesoraron son los que hicieron mal”.

Y añade: “Entonces hay que decir ‘me equivoqué’. Los chiquilines que jugaban no tienen ni idea de lo que es la B, si hacía casi 60 años que el club no estaba en la B”.

“Los hinchas deben estar muertos, pobres. No se puede creer. Nosotros que estamos lejos decimos: ‘¿Cómo es imposible? Es imposible que Defensor esté en el B’”.

El referente violeta explica que “si hay elecciones y lista nueva, que el socio se haga valer. Te equivocaste feo, bueno andate, qué vas a hacer. Te equivocaste porque Defensor es Defensor. La mística no se compra”.

El equipo de Defensor que le hizo cuatro goles a Peñarol y ganó la Liguilla el 27 de diciembre de 1976

Recuerda que “De León tenía tanta visión, que cuando se fue pidió que el técnico que se debía quedar era el chileno (Andrés) Prieto, eran como Bilardo y Menotti, uno jugaba feo y el otro no. ‘Te voy a dejar un equipo armado, hacé tus cosas, pero siempre las prácticas en base a lo que ellos ya aprendieron conmigo’, le dijo y el chileno, vivo, le hizo caso. Fuimos a la Liguilla y le hicimos cuatro goles a Peñarol, le pasamos por arriba y logramos el título, pero en base a una estructura hecha por De León y un técnico vivo que le agregó fútbol. Muy simple. Vas a Defensor y ya sabés que tenés que dar resultados y si después jugás lindo, notable. Pero primero, ganá. Esa es la historia de Defensor”.

Para Clavijo “los cuenteros lo han hecho más difícil, pero el fútbol es muy fácil. Como decía De León: ‘En un arco la metés y en el otro defendés’. Por eso uno se calienta, porque nosotros tenemos historia ahí, no es que hable de boquilla”.

“Los muchachos de 18 o 19 años, cuando entran, dejan la vida, porque se quieren mostrar. Pero si no hay nadie que los estimule, es muy difícil”, comenta.

Clavijo agrega que “cuando ves que gente amiga, buenos técnicos, identificados con el club a los que nunca le dieron vida y viene cualquiera y dirige, te molesta”.

No le gustó el desempeño del club en este Uruguayo que lo llevó al descenso y recuerda que en su época, entrenaba con Paleta Flores, el otro golero, y regaban la cancha “con una manguera para que no nos dolieran los golpes cuando entrenábamos y ahora tienen las mejores canchas. Es increíble que pase esto. Cuando Defensor deja de ser un equipo de sacrificio, marcha. Y es lo que pasó”.

Fredy Clavijo con su esposa en el Cañón del Colorado en Estados Unidos

“Supongo que (Orfila) de entrada les dijo que iban a jugar como Guardiola. Algo pasó. Los jugadores estaban más para la creación que para la marca. No podés comerte el verso que Defensor va a jugar así o así porque vengan cuatro giles. A mí dame resultados. Jugá a lo Defensor. Simple”, expresó.

Clavijo cuenta una anécdota que le sucedió tras el partido del domingo: “Mi hijo estaba conmigo y me dijo: ‘¡Qué vergüenza papá!’ Y jodiendo me comentó: ‘Pah, no digas más que sos de Defensor’. Si sentís algo por la institución, por la camiseta, terminás liquidado”.

Y vuelve a recordar lo que sucedía en su época de jugador: “Fijate la diferencia, el viejo De León llevó como ayudante a Julio Pérez, campeón del mundo en Maracaná 1950 y nosotros lo respetábamos de forma impresionante. Julio tenía como 60 años y si perdía, se calentaba en los picados, te quería pelear. Eso era un campeón del mundo. Quería ganar hasta en el picado, eso era la mística. La nuestra fue la mayor hazaña del fútbol uruguayo en lo local. Eso era Defensor no se pueden olvidar de los orígenes”.

“Defensor, primero es sacrificio, después es entrar a la cancha y vemos. Es la historia de una institución que pasó a ser el tercer grande, cuando llegas a ese punto, mantené lo que hicieron los que estuvieron antes. Si querés renovar algo hacelo, pero mantené la historia”, dijo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...