Nacional > NEGOCIACIONES

Frente Amplio sigue sin encontrar la llave de la caja militar

La bancada resolvió mantener su propuesta al Poder Ejecutivo, que había rechazado la reducción del tope jubilatorio 

Tiempo de lectura: -'

08 de octubre de 2018 a las 19:34

La bancada del Frente Amplio (FA) no dio por cerradas las negociaciones en torno a la reforma de la caja militar y busca forzar al Poder Ejecutivo a dejar por el camino el planteo del presidente Tabaré Vázquez de eliminar una de las rebajas a los topes jubilatorios negociados en el Parlamento. 

El coordinador de la bancada de Diputados, Felipe Carballo, no quiso ahondar en detalles sobre las negociaciones, pero señaló en rueda de prensa que se trata de “una propuesta bien concreta, bien puntual, a los efectos de poder avanzar en la idea de la reforma de la caja militar”. 

Carballo dijo que ahora esperarán la respuesta del Ejecutivo, pero se mostró confiado en llegar a un acuerdo que permita aprobar el proyecto antes del 27 de octubre, el límite que impone la Constitución. “Estamos convencidos que llegamos con los tiempos y con los plazos”, afirmó.

Entreverado

A cambio de la flexibilización del régimen de transición para el personal subalterno –una de las exigencias del diputado Darío Pérez para dar su voto al proyecto– la bancada había acordado la reducción en unos $ 10 mil de los dos topes jubilatorios estipulados en el proyecto con media sanción del Senado.

Mientras que allí se preveía un tope de $ 151 mil para los comprendidos por el régimen de transición y $ 110 mil para los afectados por la reforma, la fórmula acordada con Pérez planteaba reducir el primero a $ 139 mil y el segundo a $ 101 mil.

Sin embargo, Vázquez comunicó que no estaba dispuesto a avalar la reducción del segundo tope, ya que podría “afectar a la oficialidad”. A diferencia del límite para el régimen de transición, el tope de la discordia tendrá un efecto permanente, y por eso es una variable más delicada.

Sectores como el Partido Comunista, el PVP y el Ir entienden que es una justa “moneda de cambio” a las concesiones que se realizaron al diputado Pérez, y que cumple con el objetivo de “apretar arriba y distribuir abajo”, consensuado en la bancada.

Además, buena parte de los legisladores están molestos con la actitud de Vázquez de negociar en paralelo a las conversaciones que llevaron adelante desde el Parlamento. El mandatario se reunió el lunes pasado a solas con Pérez y le transmitió que le parecía “atendible” su planteo de mejorar las condiciones para la tropa. Sin embargo, en ese intercambio no estuvo arriba de la mesa la modificación a los topes, que sí era una variable que estaba en discusión en las negociaciones entre el diputado de Liga Federal y los representantes de la bancada.

Las diferencias entre los legisladores y el gobierno suponen la tercera ronda de tires y aflojes por la caja militar, desde que el proyecto ingresó al Parlamento en 2017. La primera tuvo lugar desde principios de año, en la comisión bicameral del FA. Allí, el MPP planteó reducir la cantidad de efectivos afectados por la reforma, y eso dio pie a que se negociaran otras variables como la tasa de reemplazo y los propios topes. 

Una vez que se llegó a un acuerdo, el proyecto pasó rápidamente por el Senado, donde obtuvo los 16 votos oficialistas. Sin embargo, al pasar a Diputados, el rebelde Pérez dijo que no estaba dispuesto a votar el texto sin modificaciones. Tras semanas de negociaciones con el diputado de la Liga Federal–y con otros legisladores de la oposición–, la bancada finalmente llegó a una fórmula que parecía dar vía libre a su aprobación. Pero otra vez apareció un obstáculo: esta vez, desde la Torre Ejecutiva. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.