Fútbol > SERÁ EN EL CHARRÚA

Histórico: jugarán partido de fútbol uruguayo sin alambrados

La AUF acordó que la final del Campeonato Uruguayo de fútbol femenino del domingo se disputará sin tejido perimetral

Tiempo de lectura: -'

06 de diciembre de 2018 a las 17:51

En un paso histórico, la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) decidió que un partido de primera división se jugará en un estadio sin alambrados. El encuentro que se desarrollará bajo esas inéditas características será la final del Campeonato Uruguayo femenino, que el domingo desde la hora 11 enfrentará a Peñarol y Colón en el Estadio Charrúa.

“Estamos intentando dar un paso”, explicó a Referí el encargado de seguridad de la AUF, Rafael Peña, quien este jueves se reunió con las representantes del fútbol femenino y del Ministerio del Interior para definir todos los detalles de seguridad.

La movida de Rafael Fernández

La decisión de la AUF se planteó después que el presidente del Comité Organizador Local del Mundial sub 17 que culminó el domingo en Montevideo, Rafael Fernández, reclamó en sus redes sociales que la final del torneo no se jugaría en el Estadio Charrúa porque no tenía el tejido perimetral exigido para los partidos del fútbol uruguayo.

Durante 20 días, Montevideo fue sede de un Mundial de FIFA en donde los partidos, con entradas agotadas como en el debut de Uruguay ante Ghana, se jugaron con el Charrúa sin alambrados. Esas circunstancias no impidieron que la actividad se desarrollara sin inconvenientes en materia de seguridad.

Sin embargo, la AUF había comunicado, según Fernández, que la final del Uruguayo no se disputaría en el Charrúa porque no reunía las condiciones exigidas para la competencia local. Entonces, el dirigente reflexionó sobre el avance a contrapelo del fútbol uruguayo con relación a los torneos de FIFA, y planteó que el mejor legado que dejó el Mundial femenino fue el Charrúa y que el partido no podía jugarse en otro lugar que no fuera ese escenario.

Así serán las medidas de seguridad

A raíz de la trascendencia que tiene el paso que da la AUF y como forma de que todo se desarrollo dentro de condiciones normales, sin problemas en las tribunas, la Asociación dispuso que en la primera tanda se pondrán a la venta 300 entradas para cada equipo, con la posibilidad de extender la cifra de espectadores hasta completar el 50% del estadio, como máximo, explicaron desde la AUF. ¿Por qué solo se comercializaría solo la mitad del Charrúa? Porque se habilitarán solamente dos tribunas, una para cada parcialidad. No se permitirá acceso a las cabeceras.

 “Seguiremos los mismos parámetros de seguridad y de ingreso de los espectadores que se tuvieron para el Mundial de FIFA”, puntualizó el encargado de seguridad a Referí.

“Esto es solo una experiencia. Así fue acordado con la policía”, subrayó Peña.

Desde la AUF, el encargado de seguridad se comprometió con todas las partes que componen el espectáculo del fútbol femenino a “hacer todos los esfuerzos para que salga bien esta primera experiencia”.

Consultado acerca de si fueran necesarias más finales para definir el título del Uruguayo, pueden jugar hasta tres partidos si gana Colón este domingo, dijo que no está definido si los próximos partidos serán en el Estadio Charrúa y sin tejidos. “Se acordó que lo haremos en este partido. Después veremos”, subrayó.

Los espectadores de la final del domingo deberán adquirir entradas y tendrán que cumplir con los mismos protocolos de seguridad para el mundial, es decir que habrá cámara de reconocimiento facial a la entrada y en el campo, informó Peña.

Para reforzar los controles, la AUF multiplicará los recursos destinados a seguridad, para evitar desmanes o que el público pueda saltar al campo después de concluido el partido, si Peñarol es campeón.

Como sucede en todos los mundiales, se dispone de seguridad dentro del campo para evitar la invasión de hinchas a la cancha. La experiencia en el Mundial sub 17 fue exitosa, porque la premiación de España se desarrolló sin el desborde de espectadores al campo, dijo Rafael Fernández.

La madurez del fútbol femenino

El fútbol femenino sigue dando pasos en la historia de la AUF. En noviembre, organizó el segundo mundial de fútbol en la centenaria Asociación, después del primero de mayores en 1930. Uruguay fue sede del Mundial femenino sub 17, que se jugó en Colonia, Maldonado y Montevideo entre el 13 de noviembre y 1° de diciembre, y que consagró a España campeón.

Ahora, el femenino da este paso que genera un nuevo entorno para el fútbol uruguayo, acostumbrado a los tejidos, vallados, extremas medidas de seguridad y controles para evitar que la violencia se apodere del entorno del espectáculo.

Las movidas de los grandes que naufragaron

En la última década, se plantearon dos iniciativas para jugar sin alambrados. La primera fue promovida por Ricardo Alarcón, en su segunda presidencia en Nacional, entre 2009 y 2012, cuando planteó jugar de locales en el Parque Central sin tejidos. La iniciativa proponía empezar a retirar paulatinamente los alambrados, comenzando por la tribuna principal (José María Delgado) y luego, a medida de que la experiencia resultara exitosa y los hinchas fueran madurando sobre el nuevo concepto de hincha, llevarla a la Atilio García, hasta finalmente intentarlo en las cabeceras. La iniciativa naufragó.

Peñarol tomó la posta unos años después, cuando se produjo la inauguración del Campeón del Siglo, en marzo de 2016. Peñarol construyó un estadio sin tejido en la tribuna principal. La AUF no autorizó a jugar partidos en esas condiciones y obligó a los aurinegros a colocar un tejido perimetral.

Ahora, con el fútbol femenino, Uruguay intenta empezar a recorrer un nuevo camino. El domingo hará la primera experiencia. La disciplina de los hinchas y la madurez de quienes van a la tribuna determinará si será posible extender un fútbol sin tejidos para el resto de las competencias, de mayores y de formativas.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...