21 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,75
26 de septiembre 2019 - 15:38hs

Por Gregory Meyer

Los líderes más importantes de la industria petrolera mundial trazaron un rumbo persistente para los combustibles fósiles el lunes, a cuadras de distancia de la ONU, donde 66 naciones se comprometieron a alcanzar la meta de cero emisiones netas de carbono para el año 2050.

La reunión de la Iniciativa Climática de Petróleo y Gas destacó el dilema de abordar la creciente demanda de energía y a la vez reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que están calentando la Tierra.

Los 13 miembros del grupo incluyen ExxonMobil, BP y Saudi Aramco, los cuales en conjunto representan más del 30% de la producción mundial de petróleo y gas. El grupo, que se encuentra bajo presión de inversionistas y políticos, ha respaldado voluntariamente el acuerdo de París de 2015 cuyo objetivo es limitar los aumentos de la temperatura global a muy por debajo de los 2°C, y preferiblemente por debajo de 1,5°C.

La iniciativa utilizó la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU como una oportunidad para destacar su progreso en la reducción de las fugas de metano, mostrar las inversiones en empresas "startup" que abordan el problema de las emisiones, la mejora de la eficiencia energética y el desarrollo del incipiente negocio del almacenamiento subterráneo de los gases de escape.

"No seremos dinosaurios", dijo Patrick Pouyanné, director ejecutivo de Total, el mayor grupo petrolero francés. "Seremos la compañía energética del futuro, estoy convencido de ello". Esbozó un cambio en los sistemas energéticos hacia el gas natural, las energías renovables, las baterías eléctricas y la captura, uso y almacenamiento de carbono, un proceso conocido como CCUS, por su sigla en inglés.

Según Carbon Tracker, un grupo de investigación, desde el año pasado, las compañías de petróleo y gas han aprobado inversiones por US$ 50.000 millones que debilitan los objetivos climáticos.

Jules Kortenhorst, director ejecutivo de Rocky Mountain Institute, un grupo sin fines de lucro con sede en Estados Unidos, dijo que las tecnologías de energía limpia estaban invadiendo rápidamente los mercados de las compañías petroleras. "Este cambio está sucediendo mucho más rápidamente de lo que ustedes se dan cuenta", dijo.

Darren Woods, director ejecutivo de ExxonMobil, respondió con una lista de obstáculos para una adopción más extensa del uso de energía más limpia, incluyendo el carácter intermitente de las energías eólica y solar y los inconvenientes del uso de baterías para operar camiones pesados.

Ahmad al Khowaiter, director de tecnología de Saudi Aramco, la compañía petrolera estatal de Arabia Saudita, reconoció la "doble responsabilidad" de satisfacer la demanda de los clientes y proteger el medioambiente. Sin embargo, dijo que la industria aún necesitaría invertir en nuevos recursos petroleros para reemplazar los pozos en declive. "Existe una especie de sensación de que éste es el fin de la industria. De hecho, el mundo necesita más petróleo", le dijo al foro.

Entre los oradores que se dirigieron a los ejecutivos estaba Christiana Figueres, exsecretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Dijo que la industria necesitaba preocuparse por la proliferación de las energías renovables, el auge de los vehículos eléctricos, la aversión de los inversionistas a los combustibles fósiles y la disponibilidad de talento dispuesto a trabajar en el sector.

"Francamente, mis queridos amigos, creo que tienen un camino muy difícil por delante", dijo.

Temas:

Financial Times Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar