Cargando...
Daniel Radío fue el Parlamento a opinar sobre el proyecto.

Nacional > Parlamento

Internación de adictos: el contrapunto entre Radío y Manini y el rechazo a campañas "atemorizantes" sobre uso de drogas

El secretario nacional de Drogas mantuvo un contrapunto con el líder de Cabildo Abierto en el Parlamento; también respondió que no habrá campañas contra las drogas que emulen la que se hizo contra el tabaco

Tiempo de lectura: -'

08 de mayo de 2022 a las 05:00

El secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND), Daniel Radío, cuestionó duramente en el Parlamento el proyecto de ley promovido por dos diputadas oficialistas que plantea la internación "voluntaria" de adictos y que ahora integra la lista de prioridades de la coalición de gobierno en el Senado para este año legislativo. 

El jerarca, uno de los principales dirigentes del Partido Independiente, fue convocado el martes pasado a la Comisión de Salud Pública de la cámara alta, donde expuso una larga serie de "contradicciones" en las que, a su entender, incurre el texto. 

Radío, que ya ha sido crítico públicamente sobre la iniciativa, dijo por ejemplo que el artículo 1º sostiene que el objetivo es garantizar el derecho a toda persona a recibir un tratamiento adecuado e integral, pero al mismo tiempo indica que los costos serán de cargo del interesado o de quien acepte asumirlos. "O sea que el propio proyecto reconoce que no está en condiciones de garantizar o que dice que va a garantizar", apuntó. 

Para Radío, el proyecto plantea un razonamiento con muchas fallas: la posibilidad de internar a quienes se opongan a hacerlo al momento de estar intoxicados, siempre y cuando antes hayan manifestado por escrito y ante un escribano que sí querían. "Este proyecto entrevera y confunde tratamiento –al que todos tenemos derecho– con internación, que es solo una posibilidad y una herramienta más que, por cierto, debería estar disponible cuando fuera necesario", planteó. 

El jerarca se preguntó de qué evidencia científica se extrajo la idea de que la manera de garantizar el derecho de las personas a ser tratadas es internándolas involuntariamente si antes firmaron ante un notario. "Las respuestas terapéuticas deben ser individualizadas, tomando en cuenta el contexto, la etapa de la vida en que se encuentra la persona y las circunstancias vitales que atraviesa. Eso no se resuelve con una raviolera", dijo. 

Radío marcó otra contradicción: en el mismo texto se admite la carencia de recursos públicos para destinar al tratamiento de adictos. También que el proyecto ni siquiera menciona la provisión de fondos para que la eventual ley se aplique. "Este proyecto no resuelve el problema de la insuficiencia de recursos", dijo. "Al contrario, los agrava en la medida que construye una mayor demanda de internación", alertó. También cuestionó que no considere otras alternativas de tratamiento. 

El jerarca recordó además que el proyecto contradice los estándares internacionales para el tratamiento por consumo de drogas y citó a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que indica que los pacientes deben tener la opción de retirarse del tratamiento en cualquier momento. Al respecto se preguntó cómo harán las instituciones para retener a un adicto internado en contra de su voluntad: si deberán aplicar métodos físicos, poner rejas o apelar a medidas farmacológicas depresoras de conciencia. "Debemos tener cuidado de no caer en propuestas voluntaristas, en respuestas fáciles y de ingenio, porque son generadoras de expectativas que no se verán satisfechas traerán más frustración", advirtió.

Según apuntó Radío, lo que emerge del voluntarismo son las tesis conspirativas de que "no resuelven el tema porque no quieren" o "no lo resuelven porque hay intereses". 

El contrapunto con Manini

El titular de la Secretaría Nacional de Drogas ratificó así la postura que había expuesto en la Cámara de Representantes, en la que el proyecto ya fue sancionado. La diferencia es que, ahora, tenía enfrente al senador Guido Manini Ríos. El líder de Cabildo Abierto defendió la iniciativa, redactada en parte por una de sus diputadas, Silvana Pérez Bonavita. "Da posibilidades a una cantidad de gente que hoy está impotente, que ve cómo nadie hace nada por ellos y quedan librados a sus propias posibilidades", señaló.

Manini sostuvo que "debería ser de las principales preocupaciones" de la Junta Nacional de Drogas que "miles y miles de uruguayos" no sepan qué hacer en estos casos. "No podemos seguir haciendo lo mismo, porque los resultados no van a cambiar", argumentó. 

Radío, en tanto, insistió en su postura. "La apelación a la táctica de la burbuja, de sacar a la persona de su entorno, no sirve", señaló. En su visión, el centro de la historia no es el uso de una sustancia, sino la persona. Así, distintas personas con el uso de una misma sustancia no generan los mismos resultados.

El jerarca apuntó a que se debe potenciar la atención ambulatoria. Según citó, el año pasado 2.858 personas ingresaron a ese tipo de tratamiento en la Red Nacional de Atención en Drogas. 

Campañas atemorizantes 

Otro punto de debate entre Radío y Manini se dio en torno a la necesidad de campañas públicas que adviertan sobre el consumo de drogas. El líder de Cabildo Abierto reclamó una campaña similar a la que se desarrolló en torno al tabaco. "Uno compra una cajilla y le muestran fotos horrorosas", ilustró. También pidió una campaña educativa en medios, escuelas y liceos para tratar de disuadir sobre el uso de drogas. El senador se preguntó si eso ya está en marcha y si hay recursos previstos. 

"Como la del tabaco seguro que no", le respondió Radío, que "confesó" que nunca compartió las políticas antitabaco y adjudicó la baja en el consumo a un cambio cultural a nivel mundial más que a las acciones públicas. "Las campañas deben ser informativas, no atemorizantes", expresó. "Dudo de su eficacia porque, en realidad, están más destinadas a quienes están más preocupados por el consumo que para los usuarios de drogas", concluyó. 

Encuestas en liceos 

La Junta Nacional de Drogas y la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) presentarán en los próximos días los resultados de una encuesta realizada en 2021 sobre 10.000 estudiantes de Secundaria. Allí, adelantó Radío, se plantean algunas alertas. En particular el uso extendido en los jóvenes de esa edad de bebidas energizantes. "Eso empieza a ser un problema en la sociedad", advirtió. 

En tanto, el último informe sobre consumo de pasta base de cocaína señaló que el número de usuarios se mantuvo estable en los últimos 15 años: son alrededor de 10.000 personas. La novedad es que ha cambiado la edad. "En general los usuarios de pasta base ahora son más añosos, probablemente porque sean los mismos", explicó. Esto, para Radío, podría representar una buena noticia.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...