Agro > MERCADOS

Irak se despega como destino para el arroz uruguayo

Compró 60.000 toneladas llegando a 180.000 toneladas en la zafra, compensando menor demanda desde otros países

Tiempo de lectura: -'

12 de octubre de 2018 a las 05:03

En las dos últimas semanas Irak –el principal importador de arroz uruguayo– compró alrededor de 250.000 toneladas del cereal tratando de asegurar el abastecimiento hasta los primeros meses de 2019, en un escenario de cambio de gobierno y de casi total restricción de la siembra en ese país.

Las compras iraquíes han sido el puntal de la demanda de arroz de la última zafra en Uruguay, compensando las menores importaciones desde Perú, que habitualmente es el segundo comprador de la producción local.

En la primera semana de octubre el Ministerio de Comercio de Iraq compró, a través de una licitación, 60.000 toneladas de arroz uruguayo más 30.000 toneladas desde Argentina.

Adicionalmente, cerró la adquisición de 90.000 toneladas de arroz estadounidense, dentro de un memorando de entendimiento entre ambos países.

Se trata de compras de tipo político, ya que el cereal estadounidense es más caro que el de América del Sur.

El gobierno iraquí también cerró a fines de setiembre la importación de arroz proveniente de Vietnam –dentro también de un acuerdo bilateral–, por 60.000 toneladas.

En la última licitación de comienzos de octubre hubo ofertas voluminosas de arroz argentino, algunas a precios algo más competitivos que los precios del cereal uruguayo.

Sin embargo, las autoridades iraquíes optaron por comprar un mayor volumen del arroz de Uruguay.

Paraguay, que logró un negocio de exportación de arroz a Iraq meses atrás, presentó una sola oferta, pero a precios más altos que el argentino y el uruguayo.

El fuerte volumen de compras –según operadores de la industria arrocera uruguaya– se debe en parte al cambio en el gobierno que se dará en Irak a partir de noviembre.

De esta manera, las autoridades quieren asegurar el abastecimiento del cereal hasta el primer trimestre del año que viene.

A esto hay que sumar las condiciones secas imperantes en el último año y la baja en las reservas de agua en represas que obligó al gobierno iraquí a casi restringir la siembra de arroz en casi todo el territorio.

Datos de exportaciones

En lo que va de la actual zafra (marzo 2018-febrero 2019) muestra una reducción en el volumen de solicitudes de exportación de arroz, con aumento solamente en Iraq y bajas en el resto de los destinos principales.

Entre marzo y setiembre los negocios de exportación totalizaron 442.700 toneladas, un volumen casi 17% inferior a las ventas de igual período del año pasado.

Las colocaciones a Irak –que no incluyen las últimas ventas de principios de octubre– sumaron 121.400 toneladas, casi 90% superior a marzo-setiembre de 2017.

En tanto, las ventas a Perú retrocedieron 23%, con caídas de 58% en las exportaciones a Brasil y de 40% a México.

En Perú los mayores stocks y la presión de los productores para restringir las importaciones han limitado las compras externas del cereal respecto al año anterior. Actualmente las importaciones de arroz pagan una sobretasa de US$ 90 por tonelada.

En Brasil la apreciación del dólar ha favorecido la competitividad del arroz en el mercado exportador, compitiendo fuerte con países como Uruguay en terceros mercados.

La devaluación de la moneda también ha limitado las importaciones desde la región, siendo Paraguay el principal proveedor del mercado brasileño.

Se espera que en el último tramo de la zafra la menor disponibilidad interna de arroz –a la que se suma una esperada caída de la siembra– permita una mayor compra a los países vecinos. Esto, podría recuperar las demoradas ventas del arroz uruguayo al mercado brasileño.

Según las cifras oficiales en Brasil, entre marzo y setiembre las exportaciones de arroz subieron 111% respecto a igual período del año pasado, mientras las importaciones cayeron 35%.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.