Cargando...
Marcado por García Morales en un Goes-Aguada

Básquetbol > BÁSQUETBOL

Joaquín Osimani: las enseñanzas de Tato, el duelo con Joe Ingles y la vuelta a la celeste 10 años después

A los 35 años, tras una temporada notable en Goes y una década después de su última experiencia con la selección de Uruguay, al ayuda base fue convocado por Rubén Magnado de cara a las Eliminatorias y la AmeriCup

Tiempo de lectura: -'

13 de agosto de 2022 a las 05:02

Jugó un 3x3 con Tato López y quedó deslumbrado. En su primer partido con Uruguay tuvo que marcar al autraliano Joe Ingles. Estuvo 10 años afuera de los procesos de selección y con 35 primaveras a cuestas recibió el llamado de Rubén Magnano para la disputa de una nueva ventana de Eliminatorias y la AmeriCup. Tras una temporada fantástica en Goes, Joaquín Osimani se vuelve a vestir de celeste. 

"Para mí es un premio muy grande, un premio a no bajar los brazos, a la resiliencia. Es un premio enorme", dice Osimani a Referí.

Magnano lo llamó la semana pasada, lo felicitó por la temporada que realizó en Goes y le preguntó si estaba interesado en sumarse a la selección diciéndole que tenía "cosas" para aportar. "Me tomó por sorpresa, sabía que tanto a nivel individual tuvimos una buena temporada con Goes, pero no me lo esperaba", reconoció el ayuda base que buscará ahora un lugar en el equipo con los siguientes 1-2: Jayson Granger, Luciano Fitipaldo, Agustín Ubal, Salvador Zanotta, Santiago Véscovi, Bruno Fitipaldo y Joaquín Rodríguez. 

Goes fue el mejor equipo de la fase regular de la Liga Uruguaya 2022-2023, pero en cuartos de final perdió 3-2 con Aguada en una infartante serie que se definió con un 96-94 final disputado el 13 de mayo.

Osimani viene de una temporada notable

"Más allá de cómo terminó la temporada dejó muchas cosas a nivel grupal, individual y institucional. Se marcó un camino de cómo hacer las cosas. Lograr lo que logramos en la temporada no es fácil y se hizo en base a mucho trabajo que nos permitió lograr esa solidez, Las series de playoffs dependen de cómo te equiparás y cómo estás en ese momento. No nos tocó ganar, nos dolió, pero sentí que había formado parte de un equipo con todas las letras. Esto es deporte, a veces se da a veces y a veces no, pero siempre deja mucho aprendizaje. De la victoria o la derrota siempre saco cosas para mejorar y a nosotros nos dejó con mucho fuego", expresa el Oso.

Osimani tuvo una temporada defensiva de altísima intensidad mientras que en ataque se mostró picante y anotador. En el quinto partido ante Aguada sostuvo al equipo con posibilidades hasta el final con un partido memorable, más allá de la derrota del misionero. Sin embargo, a la hora de elegir un partido en la temporada elige el que le ganaron por fase regular a Biguá en Plaza de las Misiones: "Sentí que en lo colectivo jugamos como nunca. Disfruté mucho cuando el equipo conectaba y esa noche todo fluyó". 

El entrenador argentino Guillermo Narvarte volverá a estar al frente del club por tercera temporada consecutiva. "Hasta que no esté el plantel definido no sabremos para qué va a estar el equipo, pero sabemos que la manera de trabajar no va a cambiar. Más allá de los que entramos a la cancha hay un montón de trabajo invisible por detrás que influye y mucho: el área sanitaria, la infraestructura, que al jugador no le falte nada. Todo suma y ahi Goes hizo un clic muy importante". 

Liga 2018-2019 contra su hermano Martín en un Biguá-Goes

¿Cómo está Osimani físicamente? "Cuando termino las ligas me tomo muy poco de descanso, como mucho 10 días o dos semanas. Primero empecé a moverme de a poco para hacer una buena pretemporada haciendo retoques físicos y elaborando un plan que me permita superar dolencias e ir mejorando en los físico y lo basquetbolístico".

Osimani dijo que ni él ni su hermano Martín se comunicaron con Leandro García Morales para acercarlo a Goes una vez que se supo que no iba a seguir en Aguada: "Creo que estando tan identificado con el rival no sé si hubiera sido lo mejor para él y no sé qué de verdad tenían los rumores de esa posibilidad". 

El pasado celeste

Osimani integró una U17 que disputó un Sudamericano en Colombia, en 2004, con Federico Camiña de entrenador y Horacio "Tato" López de asistente

"Tato es un distinto. En nuestro medio unos pocos son o fueron distintos en el juego y otros menos lo son por su cabeza. Los meses que compartí con Tato fueron de mucho aprendizaje. Me dejó enseñanzas varias, la más importante: la diligencia al trabajo. Una vez en la cancha de Trouville habíamos terminado y estábamos jugando un 3x3. Él estaba de deportivo y se sumó. Llevaba mucho tiempo sin jugar, tal vez años. Y nos pintó la cara. Cuando jugué en contra lo padecí y cuando jugué con él lo disfruté junto. Cuando sos pibe vivís a talento e instinto. Ahí fue la primera vez que me di cuenta, siendo joven, de lo importante que es la cabeza de un deportista". 

Después de esa U17, Osimani fue invitado junto a Juan Cambón, Federico Haller y Alfonso González a una U21 que preparaba su Sudamericano.  

En 2009, con Gerardo Jauri al frente de la selección mayor, y Biguá campeón de Liga con Néstor "Che" García como entrenador (2008-2009), Osimani fue invitado por primera vez a entrenar con la selección mayor. 

Marcado por Gonzalo Álvarez

Igual distinción recibieron otras dos grandes promesas del básquetbol uruguayo de aquel entonces: Bruno Fitipaldo y Nicolás "Cocochito" Álvarez. 

Cortado para el FIBA Américas 2009, Osimani se dio el lujo de debutar con la selección en un cuadrangular de preparación disputado en la cancha de Newell's Old Boys, en Rosario. 

"Debuté contra Australia, jugué un minuto y medio y me emparejé con Joe Ingles", recuerda. Desde la temporada 2014-2015, el alero de 2,03 m juega en Utah Jazz y para la próxima temporada fue traspasado a Milwaukee Bucks.  

Osimani debutó oficialmente en el Sudamericano de Neiva 2010 donde Uruguay fue tercero y en 2011 integró la selección en los Juegos Panamericanos de Guadalajara donde el equipo perdió todos los partidos menos uno, contra Estados Unidos. "Fue una selección de recambio, yo entré junto con muchos jóvenes y quedaron Martín Osimani y Reque Newsome como los experientes. Nos dirigieron Álvaro Tito con Alejandro Glik". 

También recuerda que jugó contra Argentina en 2011, la noche que la Generación Dorada desembarcó en el Palacio Peñarol para jugar un amistoso en el que ganó 77-50. 

Para el Sudamericano de Resistencia 2012 fue cortado y desde entonces estuvo alejado de la celeste. 

"Después de 10 años las ganas de jugar por Uruguay siempre estaban. Pensé que esa oportunidad de la selección ya había pasado. Por momentos lo tenía muy presente y no se daba. Siempre esperas y querés estar, hay veces que no te merecés estar e igual querés. Me pasó de todo en estos 10 años, sentir la frustración de no volver, pero no por sentir que tenía que estar, sino porque que quería estar", afirma. 

Uruguay enfrentará a Estados Unidos el 25 de agosto de visitante y a Puerto Rico, cuatro días después en el Antel Arena. Del 2 al 12 de setiembre se jugará la AmeriCup en Brasil. Y Joaquín Osimani, en el mejor momento de su carrera y a los 35 años, ya palpita volver a ponerse la celeste. 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...