Nacional > RETORNO

Juegos sin amontonarse y mochilas desinfectadas para "empezar de nuevo": así niños y jóvenes volvieron a las aulas

Miles de alumnos volvieron a las clases presenciales en centros educativos de Montevideo, el área metropolitana y Rivera; solo resta incorporarse Treinta y Tres

Tiempo de lectura: -'

29 de junio de 2020 a las 16:13

Un grupo de 15 niños juega en ronda a cambiar de lugar cada vez que cruza la mirada con el de enfrente. El contacto no está permitido, así como tampoco el uso de los juegos del patio. “Es medio aburrido, pero ta. No te dejan hacer nada”, lamentó Juan, aunque está contento de volver a la escuela y ver a sus amigos.

En el patio, las maestras están asombradas de la energía de los niños: hasta los más tímidos se animaron a dar notas de prensa. “¡Somos famosos!”, exclamó el mismo niño ante la presencia de cámaras y micrófonos, mientras en la mañana de este lunes su clase de quinto año de la Escuela Nº 72 del barrio Malvín inicia su recreo a las 10 de la mañana. “Está el presidente, y no sé de qué”, dice a continuación sobre Robert Silva, el titular del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). “¡Mirá si viene (Luis) Lacalle Pou!”, comenta otra compañera a su lado.

Como está establecido por el protocolo de la ANEP desde fines de mayo, los grupos están divididos a la mitad. En este caso los niños estarán lunes y martes, y para el jueves y viernes tocará el turno de la otra fracción de la clase.

“Traten de no amontonarse”, pide la maestra a los alumnos de segundo mientras cuelgan dibujos en una cuerda extendida sobre la pared, bajo el titular: “Tendedero de ideas”.

Hasta ahora las tareas venían desarrollándose a través de la Plataforma CREA de Plan Ceibal, con tres videoconferencias a la semana. “Necesitamos las vacaciones”, bromea la maestra de sexto año cuando Robert Silva pasa por la clase.

En cada centro educativo visitado a lo largo de este lunes 29, Silva saludó a los funcionarios con el codo, hizo unas pocas preguntas a los grupos reducidos de estudiantes, los felicitó por el reintegro y celebró el breve encuentro con un aplauso.

Se trató de la puesta en marcha de la fase tres para retomar la presencialidad en la educación: abren así unos 230 centros con más de 200.000 alumnos inscriptos en Montevideo, Canelones y el área metropolitana, así como 33 centros con 13.000 estudiantes en Rivera, cuyo reintegro había sido pausado tras el brote desencadenado a fines de mayo.

Miles de niños y jóvenes de escuelas, liceos y UTU retornan de esta manera a la presencialidad por primera vez desde el 13 de marzo. Solo resta el reintegro de los centros educativos de Treinta y Tres para completar la totalidad, suspendido tras el brote que lleva más de 60 casos confirmados de covid-19 en ese departamento.

“Hay muy buenos niveles de respuesta, superan las expectativas que podemos tener para este primer día en las escuelas”, declaró la directora de Primaria, Graciela Fabeyro.

En el caso de la Escuela Nº 72, solo cinco niños de los noventa convocados en este comienzo de semana no han asistido a clases. “Es un nivel muy bueno que, tengamos claro, no se da en todo el país. Pero sí se va mejorando la presencialidad”, sopesa la jerarca.

Según estimaciones de Robert Silva, “regresó un número significativo, por encima del 85% en Educación Primaria” y un 75% para los casos de Secundaria y UTU. El jerarca consideró además la vuelta a clases presenciales de los colegios privados, que cuentan con una matrícula “importante”.

Como la presencialidad no hay

Las entradas de los centros reabiertos están signadas por el olor a alcohol en gel y las huellas de zapatos impresas en las baldosas tras pasar por las alfombras sanitarias. En el caso de la Escuela Superior de Informática de UTU incluso es necesario rociar bolsos y mochilas con alcohol antes de pasar.

“Era un viaje tener clases por Zoom, porque muchas veces el Internet andaba mal y era complicado”, contó María Lema, quien cursa Química Industrial en el Instituto Tecnológico Superior (ITS) del Buceo. "Además, algunos profesores ni se podían conectar y nos mandaban cosas por otras plataformas. Está bueno empezar”, agregó.

Sin embargo, además de la necesidad de mantener las distancias interpersonales, algunos estudiantes lamentan la imposibilidad de compartir el mate y el hecho de que sea “un montón de gente menos”.

En el caso de ITS del Buceo, la asistencia está prevista para que los grupos divididos a la mitad se alternen semanalmente en las clases presenciales. Según explican las adscriptas, evalúan la posibilidad de filmar las clases para que otros puedan seguirlas a distancia. Se trata de cuestiones a analizar sobre la marcha y con base en las particularidades de cada centro educativo.

También la forma de evaluar es una incógnita. Según relató el presidente del Codicen, ya hay una encuesta en línea para todos los docentes, y se está diseñando otra para estudiantes, así como una prueba diagnóstica que permita saber el grado de aprendizaje de los distintos niveles, para “a partir de ahí tomar decisiones”. “Creo que tenemos que evaluar, hay que acreditar. Quizás hay que mirar el 2020 en conjunción con el 2021. Y a los que egresan y terminan ciclos, seguramente vamos a tener que dar alguna apoyatura curricular en aprendizajes a fin de año o a comienzos del que viene”, sostuvo Silva.

“Tuvimos como una semana y media de presencialidad, y ahora volver es un poco extraño, pero está bueno”, afirmó una estudiante de la asignatura de Cultura al jerarca de la educación pública. “Es como empezar de nuevo”, le contestó Silva.

“Y una pregunta que a veces no se hace: ¿aprendimos?”, cuestionó el presidente del Codicen a los alumnos en el aula. Una de las estudiantes le replicó: “Creo que más de uno mismo, como una reflexión propia de estar manejándose uno mismo en lo académico. Fue una experiencia muy fuera de lo común”.

Otro de los estudiantes de la clase destacó el compromiso que tuvieron los docentes desde la virtualidad. Es que en varios casos, sobre todo en las materias más prácticas, tuvieron que rebuscarse para mantener la propuesta. A modo de ejemplo, una docente de laboratorio de Química mandó como tarea fabricar un densímetro a partir de un sorbete.

“Para la mayoría de los profesores fue un aprender cosas nuevas”, respondió Silva. “Lo que tenemos que hacer es que estas nuevas posibilidades de aprender mediante la tecnología no queden solo para atender esta situación coyuntural. Tenemos que seguir haciendo un esfuerzo entre todos para potenciarlo, sabedores de que como la presencialidad no hay”, expuso el presidente del Codicen.

Antes de retirarse del salón, Robert Silva volvió a remarcar la importancia de respetar las medidas de distanciamiento y el uso de tapabocas. “Si todos hacemos lo que tenemos que hacer, seguramente seguiremos. Un gusto, ¡un aplauso!”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...