Espectáculos y Cultura > ENTREVISTA CON ROBERTO MUSSO

Jueves, un experimento en la vida del Cuarteto de Nos

Roberto Musso cuenta detalles del nuevo disco de la banda y puntúa todos los álbumes anteriores, desde Soy una arveja hasta Apocalipsis zombi

Tiempo de lectura: -'

10 de septiembre de 2019 a las 05:00

La hija de Roberto Musso no le cree cuando le dice que se va a trabajar. Esa niña de 8 años, la que según la canción no llora, sospecha que su padre le miente porque para ella los adultos no la pasan bien cuando trabajan. “Te vas con tus amigos, viajás, tocás música, y cuando volvés solo contás cosas lindas”, le dice cada vez que regresa de una gira.

Sin embargo ese es efectivamente el trabajo de Roberto Musso en exclusividad desde hace algunos años, cuando dejó su trabajo como ingeniero de sistemas en Ancap. De todas formas, en el disco más reciente de la banda que lidera, El Cuarteto de Nos, logró juntar las dos profesiones en una canción: Contrapunto para humano y computadora, una mezcla de payada y batalla de raperos en la que Musso compite contra una PC.

Ese disco se llama Jueves, fue lanzado el pasado 16 de agosto, y su gira de presentación comienza en el Luna Park de Buenos Aires el 20 de setiembre. Después viene la presentación doméstica, en el Antel Arena, un show que tiene entradas casi agotadas. Y lo que sigue es una de esas giras tan sospechosas para la hija del músico por el interior argentino, Chile, Colombia, Perú y México.

Entre ensayos para esos shows (la banda está tocando algunos de los temas nuevos por primera vez en conjunto), Musso concedió una serie de entrevistas para compartir detalles sobre Jueves, un disco que es "un experimento”, y un paso más en la mutante carrera de la banda.

Es un experimento porque fue grabado con cuatro productores: el único uruguayo es Juan Campodónico, que ha colaborado con la banda desde el disco Raro, el que marcó un quiebre en la trayectoria del grupo que ya lleva 35 años de recorrido, e inició su proyección continental. Luego están Eduardo Cabra, uno de los integrantes de Calle 13 y productor del grupo puertorriqueño; el venezolano Héctor Castillo, productor de los dos últimos discos de No Te Va Gustar y colaborador de artistas como Björk, Gustavo Cerati y David Bowie; y el mexicano Camilo Lara, responsable del proyecto Instituto Mexicano del Sonido.

Además de contar con cuatro productores, el disco se grabó en más de un estudio, en países diferentes y fue mezclado por varias personas, pero su sonido es uniforme, una responsabilidad que recayó en la propia banda. Ese era uno de los grandes miedos en la realización del experimento, dijo Musso. “Fue tirarse al agua, no sabíamos cómo iba a resultar”.

Musso empieza a proyectar las canciones del siguiente disco cuando termina la primera parte de la gira de presentación del álbum anterior, ya que no guarda canciones desechadas y analiza la repercusión del disco anterior, para ver qué funciona, qué no, y qué canciones pasarán al repertorio estable del Cuarteto.

Al momento de empezar a trabajar en Jueves, la estrategia fue no pensar las canciones como parte de un disco, sino como elementos independientes. “Me saqué presión y les saqué presión a las canciones, no pensar en tener el hit radiable, la canción tribunera. Y así empecé a escribir, y me pareció, con las primeras canciones, que había llegado a ese lugar. Está Contrapunto, que no tiene nada que ver con Punta Cana, que no tiene nada que ver con Llegó papá, que no tiene nada que ver con Tiburones en el bosque”, explicó Musso.

Luego tocó llamar a los productores, que aceptaron todos. El único que no pudo sumarse por cuestiones de agenda fue el argentino Cachorro López, productor del anterior disco del grupo, Apocalipsis zombi, por cuestiones de agenda. Durante su gira, el quinteto aprovechó para ir visitando los estudios y grabar dos o tres canciones con cada productor.

Acortando discos

Al igual que en Apocalipsis zombi, todas las canciones del disco fueron compuestas por Musso. La tarea ha recaído cada vez más en el vocalista y guitarrista, pero eso no marca un problema con el otro compositor de la banda, el bajista Santiago Tavella, dice Musso, que explica las razones de esa situación.

“Por un lado, lo que está pasando hoy es que para el músico el peso del show en vivo es mucho mayor que antes con respecto al del disco”, contó Musso. “Capaz que antes el disco era un objeto al que le podías dedicar tiempo, horas y horas, y que a nivel de lo que te brindaba era similar a lo que te daba el show”.

Eso se refleja de dos formas. Por un lado, los discos del Cuarteto de Nos son cada vez más cortos. El primer disco completo del grupo, Soy una arveja, tenía 14 canciones, al igual que Cortamambo. Uno de los discos claves del grupo, Otra Navidad en las trincheras, tiene 18. La reducción empezó con Raro, con 12 canciones. Habla tu espejo tiene 10, Apocalipsis zombi tiene 8 y Jueves tiene 9.

Musso afirmó: “Hacés un disco que te lleva mucho tiempo para después decir que vamos a tocar seis o siete canciones, y todo ese tiempo de horas y plata invertida no sé en qué queda. Para un catálogo como el del Cuarteto, que ya de por si es grande, es complicado. Entonces, tanto Santiago como yo hacemos los demos caseros y lo que hemos hecho últimamente es mandárselos a los productores para que elijan ellos. Lo hicimos con Cachorro en Apocalipsis zombi, y ahora en este”. Ese punto les quitó responsabilidad a los integrantes del grupo, que pueden enfocarse en los arreglos de las canciones que finalmente son elegidas.

Las canciones de Tavella siguen siendo parte del repertorio en vivo. “Son hits, que están en los shows y pueden renovarse, entonces en ese aspecto fue una selección natural” lo que terminó pasando en los discos.

Un compositor raro

En el principio hay un concepto. Ni una melodía, ni una letra, ni una sucesión de acordes. “Soy raro en el aspecto de cómo compongo”, reconoció Musso. “Quizá tengo un título, o una idea y recién cuando tengo eso me pongo a ver qué música puede estar de acuerdo con esa idea. Cuando eso decanta, tengo la base de acordes y la intención, el tono, ahí me pongo a hacerlo. A veces me lleva mucho más tiempo cronológico la preparación que hacer la canción”, dijo.

Un ejemplo es el de Contrapunto, que le llevó dos semanas para la letra, pero mucho más la elaboración del concepto que define como “la colisión de sus dos mundos”.

El germen estuvo en una charla que dio hace un año, ante colegas y compañeros de facultad. En ella reivindicaba la figura del ingeniero. “La gente nos ve como insensibles, fríos, calculadores, y nada que ver. Somos capaz que hasta más sensibles, pero nuestro escape son las matemáticas y la ingeniería, así como para otros son las letras. Les dije que algún día iba a hacer una canción que se llamara La revancha del ingeniero. Me quedé con eso, y ahí se me juntaron esas ideas, la de la computadora que me interpela a mí y a los seres humanos”.

Otro ejemplo es el de Punta Cana, el corte de difusión del disco, en el que una persona interpela a un vecino que de pronto cambió su estilo de vida por uno mucho más lujoso, y el interpelador sospecha que es derivado de un manejo turbio. Quizá una actitud muy uruguaya sobre la que canta una banda que ha ido cada vez más por temas universales. La idea surgió en un aeropuerto. Esperando, aburrido, Musso vio que partía un vuelo hacia el balneario dominicano y empezó a hacerse preguntas. ¿Cómo sería y qué diría una canción del Cuarteto que se llamara Punta Cana?, ¿qué historia habría atrás?

Musso no lo ve como algo tan local, sino global. “Es más rioplatense que uruguayo, y me di cuenta de que es latinoamericano, y no sé si hasta no es universal. Lo que más me causaba gracia era que la eclosión de la rabia fuera que se iba a Punta Cana, se podría haber ido a un lugar más caro, pero no era lo mismo”, dijo sobre el tema.

Hay canciones, como Punta Cana o Llegó papá, en las que manda la ironía, y otras, como Mario Neta, donde el mensaje crítico contra los males de la sociedad moderna es más lineal. ¿Cómo toma Musso la decisión de caer a un lado u otro de la línea? La respuesta: "Es complicado. Tenes que ver cómo moverte entre ironía y literalidad en un entorno donde cada palabra o cada frase te puede llevar por el camino equivocado. Por lo general, con más o menos acierto, siempre me ha gustado que las que tienen menos ironía no caigan en el lugar común, en el cliché del panfleto, intento huir de eso, y a veces una frase o una palabra te puede hacer caer ahí. La verdad es que nunca vas a ver al Cuarteto tirando línea”.

 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...