The Sótano > The Sótano / Eduardo Espina

La dura lucha de los clubes chicos en el fútbol

Los hinchas se acostumbran a vivir en la cuerda floja debido a la mala racha de sus clubes

Tiempo de lectura: -'

30 de mayo de 2018 a las 04:45

El fútbol profesional de hoy en día, en el que las trayectorias no cuentan y lo único que sirve son los triunfos en tiempo presente, obliga a desarrollar el extraño arte del todo o nada. Únicamente los poderosos sobreviven, y los clubes chicos, como los peces en océano rodeados de tiburones, viven con el drama de la constante supervivencia. A veces se van al fondo, que en algunos casos carece de fin.

Uno de los casos más evidentes al respecto es el del Luton Town. El club fundado en 1885 fue animador de la primera división inglesa, o pre Premier, entre 1892 y 1992. Luego la fortuna lo abandonó en todos los aspectos; futbolístico y económico. En la temporada 2017-18 jugó en League Two, o divisional D, habiendo conseguido días atrás su ascenso a la League One, o divisional C.

Lo extraño del destino de todos estos clubes que caen como Ícaro sin paracaídas después de haber estado en las alturas, es que sus hinchas se acostumbran a vivir en las difíciles. Ahora, por ejemplo, no sueñan con seguir ascendiendo con la idea de llegar en dos años a la Premier, sino de no regresar en la próxima temporada a la League Two.

El ciclo adverso se repite con tanta frecuencia, que la estabilidad emocional de la hinchada se acostumbra a vivir en la cuerda floja. En Inglaterra, país único en el mundo en cuanto a cantidad de clubes con hinchadas numerosas y con historia rica en gloria, hay varios casos como el del Luton Town.

El Coventry City, fundado en 1883, es otro. Miembro inaugural de la Premier League en 1992, y que en dos ocasiones no hace tanto clasificó para competiciones europeas (en una de ellas le ganó al Bayern Munich), hoy sobrevive en la League Two. Un caso más auspicioso es el del Wolverhampton Wanderers. En 2012 jugó en la Premier League. Al año siguiente descendió a la C. Este año volvió a la Premier. Es una excepción. De cada uno que regresa, decenas permanecen en el sótano.

Alemannia Aachen, club con un estadio para 33 mil personas, jugó no hace mucho en la Bundesliga 1; hoy intenta sobrevivir en la Regionalliga, o serie D. Como en tantos otros aspectos de la realidad, también en el fútbol cuando la tortilla se da vuelta, los resultados pueden ser catastróficos, incluso para los clubes muy históricos.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...