Nacional > ANÁLISIS/GABRIEL PEREYRA

La gerencia general de ASSE: un asunto neurálgico

El presidente Vázquez y el futuro presidente de ASSE, Marcos Carámbula, difieren en el nombre del nuevo gerente, pero esto podría ser solo un tema de transición

Tiempo de lectura: -'

26 de febrero de 2018 a las 12:59

Para el gobierno, los problemas en la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), parecen un corcho, que cuando cree haber sacado de la superficie con medidas extremas -como remover a todo su directorio- vuelve a emerger con nuevas complejidades.

La situación en torno a cómo armará su equipo el futuro presidente de ASSE, Marcos Carámbula, se presenta, al menos, entreverada.

Luego de cinco intentos por convencerlo para que aceptara el cargo, el presidente Tabaré Vázquez accedió a darle libertad total para que armara su equipo.

Fue así que en base a informaciones de fuentes se supo que Carámbula querría que el gerente general de ASSE, puesto clave en el organismo, fuera Alarico Rodríguez, actual director técnico adjunto de Fondo Nacional de Recursos.

Sin embargo, el periodista Ignacio Álvarez, quién este sábado mantuvo una conversación telefónica con el mandatario, aseguró primero en Twitter y luego en su programa de radio (hoy lunes) que Vázquez le dijo que el gerente general de ASSE seguiría siendo Richard Millán.

Para el presidente Millán es su hombre de confianza en el organismo. Fue gracias a él que se enteró en detalle de las cosas que estaba haciendo el entonces director del hospital de Rivera, el comunista Andrés Toriani, que terminó removido por orden del mandatario y cuya gestión está siendo analizada por la Justicia.

Vázquez es consciente de que la estructura institucional y organizativa de ASSE se presta para maniobras reñidas con la ética, aunque a veces no necesariamente con la ley y no quiere que vuelva a estallar una bomba antes de que finalice su mandato.

Cuenta Álvarez que cuando le preguntó qué pasaría con Alarico Rodríguez, a quien Carámbula quiere en su equipo, Vázquez le respondió que a lo sumo sería "asesor".

Fuentes muy cercanas a Carámbula dijeron a El Observador que él no está al tanto de esta posición de Vázquez, pero que el ex intendente de Canelones considera que Alarico Rodríguez "es un gran gestor de salud", aunque evitan hablar de nombres "por respeto a quienes están en ASSE".

Transición

Para algunos allegados a ASSE, en la conversación que mantuvo con Álvarez Vázquez quizás se haya guardado una palabra importante: transición.

Dicen que el presidente y Carámbula acordaron que habría una transición en la que la gestión del nuevo directorio podría empezar con Millán como gerente general, que luego saldría para que entre Rodríguez.
Lo que sí parece claro a juicio de estos funcionarios es que Vázquez está forzando la mano para que Alarico Rodríguez asuma el compromiso a rajatabla. Qué quiere decir esto?
Allegados a Carámbula le preguntaron al secretario de Presidencia, Miguel Toma, si existía la posibilidad de que Alarico Rodríguez dejara en reserva su cargo en el Fondo de Recursos, para retomarlo cuando concluya su gestión en ASSE. La respuesta fue que la ley lo impide.

Rodríguez estaría dejando entonces un cargo que es concursable en el Fondo y cuyo sueldo asciende a $ 240 mil al mes, por uno en ASSE que es de $ 160 mil. Con el agregado de que en ASSE es por 20 meses y luego quedaría sin ese trabajo, porque cada vez que asume un nuevo gobierno los cambios en la salud están a la orden del día. Su puesto en el Fondo es prácticamente por el tiempo que él quiera trabajar allí.

La posición de Vázquez de que Rodríguez empiece como asesor y no como gerente general, presiona aún más en esa decisión del funcionario del Fondo.

¿Qué pasa si Rodríguez decide no aceptar el cargo en ASSE? Difícil evaluarlo cuando para Carámbula su presencia es "imprescindible".

En el ofrecimiento a Carámbula hay mucho de confianza de Vázquez en este aliado del Partido Comunista, pero también influye la intención de mantener un cierto equilibrio político, ya que sacó de ese lugar a la presidenta de ASSE, integrante del Partido Comunista. Carámbula fue el primer candidato de la lista de los comunistas al Senado. O sea, que es un aliado del PCU en la lista 1001.

Pero la confianza política y personal del mandatario sigue puesta en ASSE y parece hacer todo lo posible para que este se mantenga. ¿Lo logrará? ¿En su intento perderá la aceptación de Carámbula? Lo que pase se sabrá en cuestión de horas.

Comentarios