Nacional > HISTORIA DE VIDA

La historia de Magdalena, la bachiller que no supo de barreras

Magdalena Cosco se convirtió este miércoles en una de las primeras jóvenes uruguayas con síndrome de Down en terminar el bachillerato

Tiempo de lectura: -'

23 de noviembre de 2019 a las 05:01

"¿Por qué estás tan encaprichada con que termine el bachillerato? Si ya terminó el ciclo básico, está bien”, le decían a Mercedes Viola hace unos años. Su hija más pequeña, Magdalena, tiene síndrome de Down y, como a todas las personas con alguna discapacidad intelectual, su carrera educativa se le hizo cuesta arriba. 

“No es un capricho. ¿Por qué debería esperar otra cosa de ella que de mis otros dos hijos? Si la inclusión es para todos, es para todos”, respondió en aquella oportunidad la arquitecta que encontró en la educación inclusiva su campo de trabajo. El tiempo y su hija le dieron la razón: Magdalena se graduó este miércoles como bachiller. 

Ahora, sentada en el living de su casa, Magdalena Cosco sonríe con timidez. Escucha a sus padres y hermanos hablar sobre ella misma y, de a poco, se suelta a hablar. “¡Estoy feliz! ¡Terminé el liceo!”, exclama eufórica y contagia de alegría a todos. Con su esfuerzo, “Magda” —como le gusta que le digan—, desafió la rigidez del sistema. A base de perseverancia y con el respaldo de toda su familia, se convirtió en la primera joven con síndrome de Down que terminó el bachillerato en Montevideo y es una de las primeras en todo el país.

“Algunas materias son difíciles. En algunas soy muy buena pero en otras no. Estuve estudiando mucho y bueno, acá llegué”, cuenta y disfruta el hecho de ser protagonista. 

En su relato —y en el de sus padres y hermanos— cuenta los dolores de panza que tenía muchas veces ante el desafío de algunas materias que consideraba imposibles de superar. Recuerdan juntos su mirada perdida ante un pizarrón lleno de ecuaciones abstractas que no lograba entender, aunque para sus compañeros todo parecía normal. Piensan en cada barrera, cada frase inoportuna, cada obstáculo. Lo hacen en perspectiva, sabedores que esas cosas son parte de un pasado que Magdalena ya superó.

Siempre apasionada por la danza y el teatro, recorrió su infancia y adolescencia en los pasillos del colegio San Juan Bautista. Lo hizo hasta cuarto año de liceo, cuando su ciclo educativo en esa institución llegó a su fin.

Sus padres, en busca de un nuevo centro de estudios para ella, decidieron que el primer año de bachillerato lo haga extraoficialmente en su propia casa. Allí, con tesón y disciplina, Magdalena siguió su trayectoria educativa bajo la calidez del hogar.

“Ya había empezado el año escolar, no tenía a dónde ir y bueno, igual armamos todo un plan de emergencia con la profe de apoyo, agarramos los programas de 5to artístico y de lunes a viernes, de 8 a 12 (horas), Magda hacía el liceo acá”, contó su madre a El Observador. “Fue todo un año así. Lo hizo con mucha seriedad. Empezó en marzo y terminó en noviembre”, acotó el padre.

Para el año siguiente, Magdalena ya tenía nuevo colegio. El Santa Elena aceptó el desafío que, hasta el momento, muy pocas instituciones educativas en este país han enfrentado: impulsar a un joven con síndrome de Down a terminar el bachillerato. Pero el reto mayor era para ella. El colegio ya no le quedaba cerca, tenía que formar nuevas amistades y, ahora, tenía que saber lo que era viajar en ómnibus para ir estudiar.

Cuando el director del bachillerato de ese colegio, Horacio Ottonelli, habla de que Magdalena es una de las primeras jóvenes con síndrome de Down en terminar el bachillerato no piensa tanto en ese logro sino que se lamenta reflexionando sobre el sistema educativo en su conjunto: “Estamos llegando tarde”, dice.

Graduación

Es jueves y ya pasaron unos minutos de las 21 horas. La noche está calurosa pero en el salón de actos del Santa Elena el clima no incomoda. Las luces están apagadas y solo brillan sobre el techo unas bolas de varios colores. En el estrado, dos docentes en rol de humoristas bromean entre presentación y presentación. 

Ya había pasado el video de los padres, ya había hablado el director del bachillerato y algunos alumnos ya habían leído sus cartas de despedida. Es tiempo de llamar a los estudiantes del bachillerato artístico a que pasen al frente.

“Magdalena Cosco” se escucha en los parlantes y la joven camina hacia el encuentro con sus docentes. El público la abraza con un aplauso cerrado y una profesora le coloca la medalla de graduación. Su familia, desde las gradas, sonríe. El sistema parece haber entendido esa frase que a Magdalena le gusta repetir: “Lo único que todos tenemos igual es que somos diferentes”.

Críticas al sistema
Mientras Magdalena y su familia conversa con El Observador, su hermana, Mercedes, pide la palabra y hace una acotación que los demás no tardan en aprobar.
“Hay que ser conscientes que es una situación de privilegio y que no es que ‘con esfuerzo todo se puede’. Tampoco es así. No todo el mundo vive en una familia así donde todos nos apoyamos entre todos”, comentó y el resto asintió con la cabeza.
Todos tienen claro que a Magdalena —en palabras del padre— “se le alinearon todos los astros” para superar esa barrera que la mayoría de jóvenes con síndrome de Down no logran enfrentar. Y son críticos con un sistema que no le permite a muchos desarrollarse porque no tienen las condiciones para hacerlo.
La familia, aún en el privilegio, tiene los pies sobre la tierra.

 

Futuro
Magdalena aún no sabe cómo va a seguir su futuro educativo. Ahora quiere descansar. De todas formas, sueña un mañana haciendo las cosas que le gustan. “No me veo muy bien en la facultad, pero me veo bien trabajando. Instructora de zumba, trabajando en un spa, siendo asistente de mi madre”, enumera.
“En otras entrevistas dijiste que ibas a trabajar con tu hermana”, le reclamó la hermana, Mercedes, que estaba sentada a unos metros. “Con vos y con mamá. Con las dos quiero trabajar”, respondió Magdalena y dejó contentas a las dos Mercedes de la familia.
Para la madre, la decisión aún está “en proceso”. Para el padre, eso aún no es problema: “ella ya la tiene puerta abierta para hacer lo que quiera”.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...