Rusia 2018 > SELECCIÓN

La libreta de calificaciones de Uruguay en el Mundial

Las notas de los celestes: los brillantes, los aceptables y los que no aprobaron

Tiempo de lectura: -'

09 de julio de 2018 a las 05:00

El capitán brilló y con pocos partidos a cuestas en la selección, los jóvenes aprovecharon su oportunidad, se ganaron la titularidad y rindieron a alto nivel.

Pudo ser el Mundial de Edinson Cavani, pero los caprichos del fútbol se interpusieron en su camino con una lesión que Uruguay lamentará al menos cuatro años. Fue el Mundial de Diego Godín que volvió a mostrarle al mundo quién es el mejor zaguero del mundo. Pero Rusia 2018 le dejó a la celeste dos grandes proyectos en estado de consolidación: Diego Laxalt y Lucas Torreira.

A los 31 años, ¿habrá sido este el último Mundial de Cavani? ¿Qué hubiera pasado ante Francia si el Matador no se hubiera lesionado? El salteño jugó bien ante Egipto y Arabia Saudita, no estuvo fino ante Rusia y jugó el partido de su vida contra Portugal donde se lesionó. Fue el goleador celeste con tres tantos. Es el segundo uruguayo que marca en tres mundiales.

Pasaron con nota


Godín, De los mejores zagueros del Mundial


Para Godín, de 32 años, también pudo ser su último Mundial. Por eso lo jugó al nivel mejor zaguero del torneo. Estuvo físicamente impecable y se lo notó explosivo en el pique corto anticipándose siempre a los movimientos de los delanteros rivales. Ganó por arriba y por abajo y perdió sólo dos duelos personales en todo el Mundial. Uno ante Portugal en el primer tiempo donde cometió una falta que pudo costarle amarilla. Otro ante Kylian Mbappé con Francia en el segundo tiempo siendo bien cubierto por Laxalt. Es cierto que perdió la referencia de Pepe en el gol de Portugal. Pero eso no lo baja de la consideración como uno de los mejores centrales del torneo.

Laxalt: La revelación

Laxalt en un mano a mano con Mbappé
Laxalt en un mano a mano con Mbappé
Laxalt en un mano a mano con Mbappé

Luego de viajar con una idea madre con la que no obtuvo e rendimiento esperado, Óscar Tabárez le metió mano al equipo y le sacó jugo al plantel elevando el potencial colectivo. Dos jóvenes valores que viajaron como actores de reparto, pasaron a ser protagonistas respondiendo con brillantes actuaciones. Uno fue Laxalt que se ganó el puesto de lateral izquierdo (siendo un volante por naturaleza) con mucha determinación en la marca, fuerza, potencia, actitud y buen pie para aportar salida y proyección en ofensiva. En un puesto en el que Tabárez ha alternado centrales o laterales diestros al fin aparece un zurdo explosivo con potencial para el ataque, además de buena marca. Gran revelación.

Torreira: se ganó la titularidad


La otra aparición que le terminó de dar al equipo la consistencia que el entrenador pretendía fue la de Torreira. El pequeño volante de Fray Bentos se metió en el equipo como volante central y la idea de doble 5 quedó relegada por una línea de tres volantes con uno más adelantado (Rodrigo Bentancur). Uruguay tiene una necesidad vital de contar con la presencia de un volante raspador y recuperador: Diego Pérez, Egidio Arévalo Ríos, Walter Gargano, Álvaro Gonzalez. Pero Torreira es más que eso. Es un gran pasador que lee rápido las jugadas y ejecuta dotando al equipo de sentido vertical. Se podría decir que es una versión más veloz de Gargano: gran técnica de marca, gran pasador pero con un cambio más y una gran pegada incorporada.

La confirmación de Josema

José María Giménez

Personalidad, velocidad de marca, entrega absoluta, gran defensa de arriba y abajo. Complemento ideal de Godín con capacidad goleadora. Aún luchando contra una lesión, fue un gran Mundial de José María Giménez.


Los aceptables


Fernando Muslera

muslera

Jugó cuatro partidos a su nivel habitual. Resuelve tan simple y tan bien que a veces no luce. Dejó tres partidos su arco en cero, batió su récord de imbatibilidad y también el de presencias. Es difícil juzgarlo integralmente porque falló, y feo, en el último partido con Francia comiéndose un gol evitable, esos que se han comido los Casillas, Buffon, Neuer o Courtois. Pero un error -determinante para la suerte de Uruguay- no puede empañar una era de atajadas imponentes y gran seguridad, aunque sí bajarlo del lote los mejores de Uruguay en el Mundial.


Martín Cáceres

Tuvo altibajos pero hoy por hoy, a los 31 años, es insustituible por su potencia, firmeza en el uno contra uno y cabezazo.

Nahitan Nández

Fue creciendo en el torneo hasta redondear un aceptable Mundial. Mucha entrega, jugador con gran corazón, capaz de tirarse a trancar con la cabeza. Puede rendir más en ataque.

Rodrigo Bentancur

bentancur

Jugador de gran categoría. Pasador como no hay otro en el equipo. Tiene pausa, pienso, elegancia e inteligencia para ver el fútbol. En el doble 5 manejó al equipo pero no pudo darle profundidad. De enganche tuvo mucha menos participación pero fue más influyente a la hora de hacer jugar a los delanteros. ¿Fue una solución para este torneo? ¿Volverá al doble 5? El futuro dirá.

Luis Suárez

Jugó muy mal ante Egipto pero fue determinante en el repunte ante Arabia y Rusia con goles y ráfagas de buen juego. Hizo un gran esfuerzo ante Portugal haciendo muy bien el trabajo sucio y luego quedó solo ante Francia sin poder hacer daño alguno. Mientras tuvo compañía aportó lo suyo sin ser aquel Suárez de unos años atrás que lo resolvía todo solo y marcaba muchos goles.

Cristian Rodríguez

Otro que quemó su último cartucho Mundial. Le aportó otro ritmo y otra intensidad al ataque cada vez que vino del banco. Dosificando sus minutos, Tabárez intentó sacarle lo máximo que puede dar en la arena internacional y desde ese contexto el Cebolla entregó todo lo que pudo.

Sebastián Coates

Suplió a Josema ante Rusia y lo hizo a alto nivel. Esa es una constante suya en la selección: cada vez que entra rinde.


En el debe


Guillermo Varela

Le faltó soltarse en ataque en los dos partidos de titular que jugó. Cumplió en defensa sin ser mayormente exigido.

Matías Vecino

matias vecino, uruguay, portugal
Matías Vecino marcado por Adrien Silva
Matías Vecino marcado por Adrien Silva

Mejoró a partir del ingreso de Torreira pero terminó jugando en una posición donde no pudo ejercer la influencia que tenía en las Eliminatorias. La pubalgia sufrida en Inter el semestre previo al Mundial lo condicionó físicamente.

Ante Portugal no pudo disimular la ausencia de Cavani, aunque es cierto que jugó retrasado en el campo y no en su hábitat natural, el área.

Carlos Sánchez

Irregular. Minutos interesantes ante Egipto, pegada fina para dar dos goles en pelotas quietas y más impreciso que de costumbre en los otros partidos que intervino.

Giorgian De Arrascaeta

No aprovechó su oportunidad ante Egipto ni en los minutos finales con Rusia. Le falta tomar ese impulso de confianza para derrochar el gran talento que tiene y que en esta selección solo él posee. Se lo extrañó.

Maxi Gómez

Escasos minutos en cancha en el contexto más complejo para jugar, ante Francia. No pudo destacar. Pero es el recambio natural para los atacantes. Pide pista.

Jonathan Urretaviscaya

Igual concepto que Gómez. Ningún partido se le presentó para sumar minutos antes que ante Francia pero puede aportar lo suyo porque no hay quien tenga su velocidad con pelota de mitad de cancha en adelante.

No jugaron: Martín Silva (por edad, su último Mundial seguramente), Martín Campaña, Gastón Silva y Maximiliano Pereira (otro ciclo terminado).

Comentarios