16 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
3 de febrero 2023 - 5:01hs

El economista y director ejecutivo del Centro Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), Ignacio Munyo, presentó esta semana su segundo libro, La construcción de la esperanza. Reflexiones sobre las fortalezas y mejoras para el Uruguay del futuro(Debate). 

Frente a un auditorio conformado por, entre otras personalidades, el expresidente Julio María Sanguinetti, el ministro de Educación y Cultura, Pablo da Silveira, el exministro de Economía —y padrino de bautismo del autor— Luis Mosca y el empresario Orlando Dovat, Munyo habló sobre “la madre de todas las reformas”, uno de los principales desafíos que Uruguay debe enfrentar para desarrollarse. De hecho, el capítulo seis de su libro trata ese tema en profundidad.  

"¿Se tiene que abrir la economía al comercio internacional o se debe mantener al sector protegido de la competencia del exterior?", se planteó el experto. Esta disyuntiva ha interpelado a Munyo desde hace un buen tiempo, e, incluso, muchas de sus investigaciones han buscado responder esa incógnita. 

Más noticias

Según el economista, Uruguay debe apuntar a sofisticar y diversificar el paquete exportador para lograr un “mayor desarrollo socioeconómico”. Varios estudios —alguno de ellos realizados por el propio Munyo— indicaron que, si bien los acuerdos entre países pueden significar que ciertos sectores económicos afronten mayor competitividad, solo “uno de cada cuatro países de los que se abrieron no logró avanzar en su sofisticación de sus productos”, se detalla en el libro. 

Al mismo tiempo, la mitad de los países analizados logró mejorar sus exportaciones y, en consecuencia, en su desarrollo humano. Además, el 60% logró también mejorías en sus cadenas de valor, desarrolla la publicación. 

La madre de todas las batallas es la progresiva apertura que Uruguay debe asumir ante el mundo, reflexionó el economista en el marco de la presentación de La construcción de la esperanza.

Debate Portada de "La construcción de la esperanza" (Debate, 2023)

Entre la apertura y la zona de confort

“Hay una postura presente en nuestro país —aunque cada vez en menor medida— que indica que hay que esperar estar prontos para luego abrirnos al mundo. Nunca se está pronto. Los países se abren y después se aprontan para ir a competir al mundo”, expresó Munyo este martes.

El economista reconoció la cadena de esfuerzos que los diferentes gobiernos llevaron adelante para la apertura de Uruguay desde hace casi 40 años. 

Las relaciones con China comenzaron con el primer gobierno de Sanguinetti, hace más de 30 años. A esto le siguió la fundación del Mercosur (o Mercado Común del Sur) durante la administración de Alberto Lacalle Herrera. Durante el gobierno de Jorge Batlle se concretó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con México. En los años del Frente Amplio se profundizaron los vínculos comerciales con el gigante asiático y se llevó adelante una política económica de desacople con la región, especialmente con Argentina.  

Desde la fundación del Mercosur hasta la actualidad se ha negociado un acuerdo comercial entre la Unión Europea —que en rigor no es un TLC, señala Munyo en su libro— y el bloque que integra Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. Y, aunque este camino ha sido paulatino y con algunas interrupciones, 2019 fue un año clave para el acuerdo entre los bloques. 

Asimismo, el gobierno de Lacalle Pou se embanderó desde la campaña electoral con la apertura de Uruguay hacia el mundo. Con esta máxima, la actual administración ha pretendido acelerar las negociaciones con China, inició conversaciones con Turquía para generar un TLC y presentó una solicitud de ingreso al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, un mercado de 500 millones de pobladores. 

Munyo valoró la "profundización" de este camino durante el gobierno de Lacalle Pou, aunque reconoció la importancia de tener “paciencia”, porque se trata de vínculos “que requieren de tiempo” para hacerlos germinar. 

Visita de Lula da Silva, buena señal 

Fue en esta línea que el director de Ceres valoró la visita del flamante presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, a Uruguay y su encuentro con Lacalle Pou —además de su reunión con la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, y con el expresidente José Mujica—.

“Hay buenas noticias”, valoró Munyo, y se explayó: “La visita del presidente de Brasil (a Montevideo) fue una buena señal porque sacó las dudas que existieron durante la campaña (con Jair Bolsonaro)  sobre la apertura del Mercosur, que incluye el acuerdo con la Unión Europea” con el que se viene lidiando hace décadas. 

"Creo que el que lo hizo cambiar (de postura) fue la realidad de Brasil", aseveró el experto. Para el economista, Brasil tiene un gran potencial  por su capacidad de producción de alimentos: "Es por eso que Lula se adapta, evoluciona, y propone como prioridad absoluta el acuerdo con la Unión Europea", dijo.

Munyo señaló a la guerra entre Rusia y Ucrania como factor que puede acelerar las tratativas entre los bloques continentales. “La guerra hizo que Europa mirara para América”, reflexionó al respecto. 

Temas:

Ignacio Munyo Mercosur Lacalle Pou

Seguí leyendo

Te Puede Interesar