Espectáculos y Cultura > Música

La música de Buenos Muchachos puntuada por ellos mismos

La banda analiza su nuevo disco y califica y repasa sus siete trabajos previos

Tiempo de lectura: -'

19 de diciembre de 2017 a las 05:00

El nuevo disco de Buenos Muchachos es peculiar. Para empezar, no tiene nombre. Ni siquiera es un disco homónimo, porque la banda sintió que no era este, su octavo álbum, el que tenía que llevar esa carga.

La solución sobre el título la aportó el compositor británico Brian Eno. José Nozar, el baterista de la banda, explicó cómo se produjo esa intervención. "Él decía que el siglo XX estaba marcado por 'ismos': futurismo, cubismo, dadaísmo. Y que en el siglo XXI ese tipo de cosas iban a ser menos importantes que la obra. Y nos dimos cuenta de que pensábamos lo mismo. El disco tiene la potencia para sustentarse sin nombre, así no te direcciona. Cada escucha te remite a algo distinto y el nombre se lo ponés vos", dijo. El vocalista, Pedro Dalton, acotó "Lo más importante es lo que te genera el clima".

Dalton explicó otra de las cuestiones que hacen que este disco sea un objeto distinto: se abre al revés de lo habitual. El arte de tapa es un collage realizado por Martín Batallés en base a acuarelas pintadas por el cantante y su compañero, el guitarrista Gustavo "Topo" Antuña, que tienen como influencia al pintor Andrew Wyatt. Representa a un hombre acostado, descansando, y se extiende como un tríptico, solo interrumpido por la información legal del disco, el único detalle que les gustaría haber sacado, pero que es imposible.

Dalton resumió de esta manera el vínculo con el objeto: "Amamos el disco físico, en CD o vinilo. Es música táctil. Por eso desde siempre cuidamos el arte. El disco tiene algo de ritual, algo lúdico. Por algo volvió el vinilo. Nosotros vamos a sacar este disco en vinilo a principio de 2018, y el Amanecer Búho también está pronto para salir en ese formato".

Muchachos en calma

Más allá de lo visual, el disco también es distinto a otras obras de la banda desde el punto de vista musical. Es su disco más calmo, con temas que tienen una separación más larga de lo habitual (tres o cuatro segundos en lugar de los dos que son norma) pero que se sienten como si estuvieran todas pegadas.

Es un álbum de climas y de canciones destacadas como Todo aquel infierno, Crucifijo de orillo o Turto. Es un disco relajado, calificó Dalton. Y grabado bajo un régimen de prueba y error. El tema se ejecutaba y si no les gustaba el resultado, se descartaba. Un proceso en el que, destacan, fue clave el aporte del productor Gastón Ackerman.

Esa quietud y calma, el uso de silencios y de limpieza sonora viene de la intención de los integrantes de la banda de hacer el disco que tenían ganas de hacer, sin estar atados a lo que han hecho en su pasado. "Nunca nos gustó eso que en Uruguay pasa muchísimo: recurrir a esa filosofía –que no tiene mucho sustento– de que una banda tiene que hacer lo mismo que hace desde el principio, porque así es 'fiel a sí misma'. Eso me parece una paparruchada absoluta", sentenció Nozar.

Dalton resaltó como ejemplos a los artistas que los influyeron. Ni David Bowie ni The Beatles se mantuvieron siempre en el mismo sitio.

El baterista continuó: "Nosotros nos movemos, a algunos les puede gustar una etapa y a algunos otra. La única forma de ser fiel a vos mismo es hacer lo que tenés ganas de hacer en un momento determinado".


Lo que le importa a la banda es la música, no la postura o el discurso que puedan dar. Lo consideran un simple anexo. Sobre el debate de si un determinado grupo hace o no rock –que se vivió en la previa a Montevideo Rock– Nozar dijo que es una discusión demodé; que se produce mucho dentro de Uruguay pero no en el extranjero. Dalton, por su parte, dijo que es un discurso de red social y que lo importante de los festivales de ese estilo es que permiten a las bandas mostrarse ante un público que no los conoce.

"(En el Montevideo Rock) había gente que nos dio bola que no era parte de nuestro público. Y el aplauso era de verdad, fuerte. Eso fue lo que me interesó más del festival, gente dispuesta a escuchar, a descubrir y que se repita. Hay bandas que tienen que estar ahí el año que viene, que están sonando bien. Es la única manera de llegar a más gente y de la mejor manera, mejor que un disco, una radio o una reseña en un diario."

Dalton resaltó como ejemplos a los artistas que los influyeron. Ni David Bowie ni The Beatles se mantuvieron siempre en el mismo sitio.

Una sola regla

La transformación musical hizo que la banda reciba en sus conciertos y cuente entre sus seguidores a grupos de espectadores de círculos y edades diferentes, más allá de los que se mantienen desde siempre. Eso no es un problema para los artistas, aunque en un momento, confesaron, tuvieron que filtrar a su público.

"En una época entró un público que no era de Buenos Muchachos, tipo en 2007 o 2008", recordó Nozar. "Era gente que entorpecía. Gente con banderas. En un momento, durante un show en la Trastienda, Pedro dijo: 'Afuera las banderas, no las queremos más. Si vienen a agitar el trapo y a escuchar tres temas para hacer pogo, no vengan más'. El problema no son las banderas, es una molestia para el que fue a escuchar".

Pedro Dalton se preguntó: "Si yo puedo bailar sin hacer pogo, ¿por qué vos no podes hacerlo?". El respeto entre los distintos miembros del público es lo que los Buenos Muchachos han intentado cultivar. La intención es que quienes vayan a verlos disfruten de la música, de la forma que quieran, pero respetando las canciones, a los músicos y a los demás. Esa es la única regla para poder integrar al público del grupo.

Una historia de discos

Pedro Dalton puntuó cada disco de Buenos Muchachos (del 1 al 10), y junto a José Nozar analizan la visión que hoy tienen sobre esos trabajos

Nunca fui yo (sin puntaje) (1996)

"Es brutal. Amo este disco aunque lo escucho poco. Hoy lo veo con el tiempo y es alucinante. Nos sirvió para llegar a donde estamos ahora", dijo Dalton.

Nozar agregó: "Es un disco hermoso. Esta formación de Buenos Muchachos tendría que volver a grabar, algún día los voy a convencer".

Se pule la colmena (8 puntos) (2011)
Embed

"El sonido no me parte la cabeza, pero las canciones me encantan, son increíbles", calificó Dalton. Nozar destacó los cambios internos que acarreó: "Fue la primera vez que empezamos a ceder entre nosotros y a aceptar cosas desde afuera. No quería que fuera un disco doble y me convencieron".

Dendritas contra el bicho feo (9 puntos) (2000)
Embed

Dalton definió la grabación así: "Un dolor de cabeza gigante, pero con los años comprendimos que fue lo mejor que se podía hacer". Nozar completó: "Hay un problema de sonido en la guitarra y, a veces, los de la batería están muy licuados. Pero tiene varios de los mejores temas que escuché".

Uno con uno y así sucesivamente (9 puntos) (2007)
Embed

"Fue una etapa complicada" contó Nozar. "Ojalá pudieramos grabarlo de nuevo", acotó Dalton."La isla era un camalote es un diez, Amor por cojer no tendría que estar y hay temas en los que no llegamos a la potencia adecuada" A pesar de eso, el tiempo ha hecho que la banda quiera mucho al disco.

Aire Rico (10 puntos) (1999)
Embed

El baterista José Nozar dijo que el primer disco oficial de la banda está entre los mejores trabajos debut de una banda uruguaya que escuchó. "Es un discazo de canciones", concluyó.

Dalton, por su parte, dijo: "Es divertidísimo. Son ocho años apretados en el bolsillo y terminó siendo re loco"

Nidal (10 puntos) (2015)
Embed


El antecesor del octavo disco de Buenos Muchachos marcó un quiebre. "Es una postura filosófica de la banda ante el medio y eso es lo que me encanta", dijo Nozar. Dalton, por su parte, apuntó: "Me hubiera gustado que el sonido en algunos momentos del disco fuera de otra manera. Pero la forma de grabarlo fue un diez".

Amanecer búho (11 puntos) (2004)
Embed

Nozar entró a la banda para la presentación en vivo de este disco, al que los dos integrantes califican como el más destacado del recorrido de la banda. "La primera vez que lo escuché quedé impactadísimo, no sabía que se podía hacer algo así acá".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...