Nacional > Sistema jubilatorio

La reforma previsional, un debate que no envejece

La reforma del sistema de seguridad social es un asunto que preocupa a todo el espectro político pero las soluciones se viene dilatando desde hace varios años

Tiempo de lectura: -'

28 de febrero de 2018 a las 05:00

La reforma del sistema previsional, uno de los grandes ítems que incluirá el Frente Amplio en su próximo programa de gobierno (ver página 3), es una iniciativa que parece contar con el apoyo de todos los partidos políticos aunque ha sido –y es– centro de largas discusiones y dilatorias de larga data.

La primer respuesta legislativa que se le dio a ese viejo problema fue la reforma de 1996, cuando se transformó en mixto el sistema jubilatorio solidario y permitió la aparición de la iniciativa privada a través de las AFAP, que nunca tuvieron la simpatía de buena parte del Frente Amplio.

Antes de que surgiera el problema de los "cincuentones" –a quienes la reforma afectó de tal manera que iban a cobrar menos si se jubilaban con la edad mínima, respecto a lo podrían haber percibido de haber seguido en el régimen anterior– y antes incluso de que el gobierno les ofreciera una solución por ley a fines de 2017, el presidente Tabaré Vázquez había recordado que el Frente Amplio luchó siempre por la permanencia de "un régimen de solidaridad" intergeneracional.

A mediados de 2016, el mandatario lamentó que el sistema hubiera sido modificado durante la segunda presidencia de Julio Sanguinetti (1995-2000), lo que le valió una respuesta del exmandatario colorado, quien afirmó que dicha reforma "salvó al Banco de Previsión Social y, como consecuencia, al país de una tremenda crisis".

"Sin reforma de la seguridad social habrá serios problemas en el futuro" Danilo Astori, ministro de Economía

Pero la crisis parece persistir de tal manera que hoy todos los actores políticos están de acuerdo en que la simple lógica compuesta por una cantidad de nacimientos cada vez menor, y una expectativa de vida cada vez más alta, genera una situación económica insostenible y, lo que es peor, que se agrava con el paso de los años. Mientras en 2014 la asistencia de Rentas Generales para cubrir el déficit del banco de Previsión Social apenas superó los US$ 100 millones, en 2017 debieron volcarse más de US$ 600 millones, lo que equivale al 1% del PIB. Según informó esta semana el Ministerio de Salud Pública, en 2017 nacieron entre 3 y 4 mil personas menos que en 2016. Y ese año ya había registrado un descenso de 1.800 nacimientos respecto a 2015.
43.000 personas nacieron en 2017. En 2016, los nacimientos registrados fueron 47.000.
En tal sentido, el senador colorado Pedro Bordaberry presentó a fines del año pasado un proyecto de ley que proponía subir la edad jubilatoria de 60 años a 62 años y que el Poder Ejecutivo pudiera modificar la edad de retiro conforme vaya variando la expectativa de vida, pero aún no tuvo tratamiento parlamentario. "El país debe hacer ese cambio –había dicho Bordaberry a El Observador–, y nadie se anima a plantearlo".


La misma preocupación manifestó el expresidente José Mujica, también a fines del año pasado, cuando en entrevista con Caras & Caretas dijo que "el próximo gobierno algo tendrá que hacer" en esta materia.
"Porque es mentira que el déficit es de la caja militar solamente. Todas las cajas tienen déficit. Hay muchas causas, pero cuando haya que discutir la suba de la edad de jubilación, te quiero ver", dijo Mujica. También adelantó algunas ideas que ya estaba manejando. "La gente ya se está jubilando más vieja. Y acá viene la política. Hay cosas que no se pueden evitar, pero sí amortiguar. Yo me pregunto por qué no se puede ir hacia un régimen de jubilación voluntaria en el que te jubiles por la mitad y trabajes la mitad del tiempo en otra cosa, no sé", sostuvo.

"Serios problemas"

Durante el último debate parlamentario de diciembre, en donde se votó la negociada ley que dio solución a los "cincuentones", aprobándose el tope en 90% de lo que al grupo perjudicado le correspondería cobrar si no fuera por la reforma del 96, el senador oficialista Enrique Pintado (Frente Liber Seregni) propuso discutir sobre la necesidad de establecer una nueva edad de retiro y que se ofrezcan estímulos jubilatorios a los que trabajen más de 35 años.

Fue por esos días también que el presidente Vázquez lanzó una advertencia tajante: "Si no se toman medidas el sistema caminará hacia un colapso". En tanto, el ministro de Economía, Danilo Astori, también opinó que "sin reforma de la seguridad social habrá serios problemas" en el futuro de los uruguayos.
US$ 600 millones debieron volcarse desde rentas generales para cubrir el déficit del banco de Provisión Social en 2017.
Por su parte, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, se ha mostrado contrario al régimen vigente y rechaza la participación de empresas privadas en el negocio de la previsión social. De hecho, celebró que se incluyera un tope en las comisiones que ahora cobran las AFAP, impidiendo que haya una brecha mayor del 50% entre la cobra menos y la que exige el precio más alto.

Sobre este tema, también se expresó el líder nacionalista Luis Lacalle Pou (Todos) quien dijo que la ley de las AFAP de 1996 "es una buena ley", pero tiene "deficiencias y errores de las que hay que hacerse cargo". Sostuvo que la solución aprobada por el gobierno para los cincuentones "puede mejorar la vida" de ese colectivo, "pero a todos los chiquilines les va a comprometer el futuro jubilatorio".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...