Economía y Empresas > SUSTENTABILIDAD EN LA AGENDA

Gerenta de Unilever: "El consumidor tiene más poder y forma parte de la cadena de valor"

A pesar de que hay compañías que aún no han avanzado lo suficiente, el tema está cada vez más sobre la mesa de las empresas 

Tiempo de lectura: -'

04 de septiembre de 2019 a las 11:19

Las personas consumen 1,7 planetas al año, el acceso al agua potable es cada vez menor en relación a la cantidad de población a nivel mundial y la basura que genera una persona por día ronda los 1,2 kilogramos. Estas son algunas de las cifras que se compartieron durante la primera edición en Uruguay del evento Sustainable Brands. “La sustentabilidad ya no es una tendencia”, fue una de las frases más repetidas en esa actividad que intenta impulsar el florecimiento de una economía sustentable.

A pesar de que su adopción continúa siendo lenta, la propia palabra sustentabilidad -que implica  fundamentalmente un uso responsable de los recursos, sin exceder su capacidad de renovación ni agotarlos, y sin comprometer el acceso por parte de las futuras generaciones-, parece estar cada vez más presente a la hora de tomar decisiones empresariales.

En el evento co-organizado por Loving Comunicación y Urban, los oradores coincidieron en que la presión de los consumidores es uno de los mayores motivos por los que las empresas tienden a emprender en el camino de la sustentabilidad. En ese sentido, la vicepresidenta de Comunicaciones Corporativas y Sustentabilidad para América Latina de Unilever, Karen Vizental, señaló que “el consumidor tiene mucho más poder que antes”, ya que las decisiones de los usuarios “forman parte de la cadena de valor”.

Además, para Vizental el posconsumo debe ser más responsable que antes: sostuvo que los usuarios y las empresas deben trabajar más juntos que nunca. Y en materia de colaboración, todos los oradores argumentaron que es un proceso que no pasa solo por una empresa. Propusieron que se dejen de lado las diferencias empresariales para entender que lo que está en juego es el medioambiente.

Los argumentos para que las empresas puedan entren en procesos sustentables son varios pero el más fuerte es que las compañías que se marcaron un propósito social o medioambiental crecieron 175% más en 2018, según un informe de la consultora Kantar Consulting. Las cifras contrastan con el ratio de entre 86% y 70% de aquellas empresas que no se han preocupado por la temática.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos que hacen algunas compañías, los números siguen siendo negativos.

En esta línea, la ingeniera ambiental y coordinara del Biovalor, María José González, afirmó a Café y Negocios que hay empresas que “todavía no hicieron el click porque es un cambio muy profundo y un desafío grande y no es muy sencillo decidirse”. Mencionó que hay otros factores del entorno que influyen desde el punto de vista de las condiciones que ofrece Uruguay para llevar adelante este tipo de transformaciones. “Creo que las empresas les convendría pensarlo en base a los incentivos”, apuntó.

A pesar de que aún no hay grandes transformaciones, González señaló que las empresas están viendo que es necesario aggiornarse porque, si no lo hacen, en el futuro van a estar en jaque. “Para subsistir tienen que adaptarse”, sentenció.

Considera que los jóvenes sí van “a tener otra cabeza” y que, peso al tiempo que puede llevar el cambio, resulta importante que se haya iniciado. “Hoy, están pasando cosas que hace cinco años eran impensables”, concluyó. 

La economía circular

Entonces, ¿por qué si se tiene toda la información y las maneras para llevar adelante un camino de sustentabilidad, no hay cambios significativos? González apuntó a que una de las mayores trabas es que el sistema económico funciona de manera lineal. “Necesitamos recuperar aquello que consumimos”, dijo para explicar que se necesita un sistema de economía circular que permita ahorrar recursos.

Mencionó que de forma “gradual” esto se puede aplicar a las empresas uruguayas. A modo de ejemplo, afirmó que muchas embotelladoras están implementando este modelo para el empaquetado de bebidas.

Si bien el reciclaje es uno de los elementos que más se parecen a la economía circular, González explicó que este es un elemento más dentro de este modelo. En esta misma línea, explicó que la gran diferencia es que en una economía de reciclaje, la persona tiene un residuo y luego busca la forma de reciclarlo. En cambio, en una economía circular el producto es diseñado para extender su vida útil y, eventualmente luego de usado, reciclarlo. “Al sacar un packaging de un yogurt, tendrías que pensar de qué material está hecho y si se podrá reutilizar”, señaló.

Agregó que este modelo le permite a las empresas generar un mayor valor en sus productos. Mencionó la ropa sustentable: “si bien es para un nicho bien claro, los usuarios encuentran en ella un gran valor agregado”. También puso el ejemplo de la energía eólica, que en sus comienzos también era un negocio de nicho pero que en la actualidad "es una de las menos costosas".  

“Sustentabilidad es todo”

Las compañías más grandes trabajan en la sustentabilidad desde hace muchos años, entre otras razones, porque encontraron una manera de ser amigables con el medioambiente y a su vez mejorar su reputación y hacer crecer el negocio.

“La sustentabilidad está en el centro de nuestro negocio”, recalcó la vicepresidenta de Asuntos Públicos y Comunicación de Coca Cola, Soledad Izquierdo a Café y Negocios. La compañía se ha enfocado en trabajar en una gran variedad de temas que tienen que ver con las prioridades más urgentes.

Izquierdo señaló que para la empresa “la sustentabilidad es todo”, por lo que no se limitan a tomar medidas que tengan que ver con el medioambiente. Es así que se propusieron reducir la cantidad de azúcar en su portafolio de bebidas para combatir la obesidad. “Rediseñamos las recetas de más de 400 productos”, recordó la ejecutiva.

En cuanto a lo medioambiental, la firma se enfoca en dos temas: el cuidado del agua y el empaquetado. El primero es un elemento fundamental para la empresa, porque es uno de los ingredientes que más presencia tiene en las bebidas que produce. En este sentido, Izquierdo señaló que el foco está puesto en reducir su uso y asegurarse de poder reabastecer el 100% del agua que se usan en los productos. Para eso, una de las medidas es estudiar la vulnerabilidad de las fuentes de agua a modo de tener claro qué cuencas y ríos están en peligro de no poder seguir siendo una fuente de agua potable. Para esto, la empresa trabaja con organizaciones civiles como Indra y Aguasegura en el caso de Uruguay. Otra de las acciones  es ofrecer agua potable a las escuelas rurales. “La idea es proteger todos los cursos de agua y a su vez concientizar del uso del recurso”, señaló Izquierdo e hizo foco sobre todo en el trabajo que llevan adelante en su cadena de valor para gestionar el recurso de la mejor manera posible.

El segundo punto tiene que ver con la fabricación del empaque. La empresa se comprometió en 2018 en el foro de Davos a reciclar y recuperar el 100% de los empaques en 2030. En la actualidad la mayor parte de los envases que la compañía utiliza son del tipo Pet, un plástico pensado para su reutilización y reciclaje.

Se está tratando de “promover el concepto de economía circular”, dijo Izquierdo. Para esto se hace énfasis en la retornabilidad de las botellas, es decir, la promoción de empaques que se puedan entregar de nuevo y así volver a ser distribuidos en los locales de venta. En la actualidad, la proporción que existe en Uruguay es del 22%, más de la mitad del promedio que la empresa tiene en toda América Latina.

El posconsumo -qué hace el cliente con el empaquetado-, según Izquierdo, es uno de los ámbitos más difíciles de concientizar porque implica un cambio de comportamiento. “Al final de cuentas, el tema del residuo se resuelve en el momento en que la persona lo deposita en el lugar apropiado (…) hay un trabajo muy fuerte desde el sector privado, público y desde las organizaciones civiles para tratar de encontrar una solución a este tema”, señaló. Por eso para Izquierdo es un tema que no solo las empresas de un mismo sector deben solucionar en conjunto, sino que también influye qué se haga desde el comportamiento individual.   

Un objetivo más de negocio

En cuanto a la resistencia que puede haber en una empresa con trayectoria como Coca Cola para asumir estos cambios, Izquierdo consideró que en el caso de la compañía no hubo ningún tipo de trabas porque se lo planteó como un objetivo a seguir. “Para nosotros es hacer negocios de la manera correcta”, argumentó. Por lo tanto, ese objetivo se evalúa como cualquier otro factor. “Cuando se entregan reconocimiento internos a los embotelladores, la variable de sustentabilidad también pesa”, contó.

De igual modo, dijo que estas transformaciones son difíciles porque “en el mundo de la inmediatez que vivimos no nos damos cuenta que los cambios que tienen mucha implicancia, llevan un tiempo y un gran esfuerzo”.

Un propósito

Otra de las compañías que estuvieron presentes en el evento de Sustaintable Brands fue Unilever. En diálogo con Café y Negocios, la vicepresidenta de Comunicaciones Corporativas y Sustentabilidad, Karen Vizental, señaló que la empresa tiene un plan de vida sustentable que tiene tres claros objetivos: “El primero es hacer crecer el negocio, el segundo es reducir el impacto en el medioambiente y el tercero es generar un impacto social positivo”.

Para esto hay distintas acciones que la compañía realiza “hace ya mucho tiempo”. “Tienen que ver con energía renovable para las plantas, cómo reintegramos el agua que utilizamos en nuestros productos, la forma en que repensamos y rediseñamos nuestros productos a lo largo de toda la cadena de valor y cómo involucramos a toda la cadena de valor para que se sumen a esta iniciativa”, explicó. Comentó que todas las marcas de Unilever tienen un propósito porque se considera que esta es la mejor manera de hacer crecer el negocio.

Puso como ejemplo que Nevex a lo largo de estos años ha colaborado con la creación de la primera Escuela Sustentable pública en Jaureguiberry y que busca trabajar con los alumnos de Primaria y sus familias. 

En 2010, la empresa se propuso un plan de sustentabilidad que está un 80% cumplido. El 20% restante es parte de la cadena de valor que la compañía muchas veces no puede controlar. “Nosotros tenemos 2 mil millones de consumidores por día, lo que nos pone en una ventaja competitiva pero también con una gran responsabilidad de trabajar con ellos en cómo se genera un posconsumo responsable”, señaló Vizental.

Asimismo, afirmó que es un desafío que requiere que toda la organización se acople y que el concepto esté presente en todas las áreas y las personas que trabajan.

“La norma”

A nivel general, Vizental señaló que hoy en día el tema de la sustentabilidad “sigue siendo una opción”, por lo que muchas veces no se ven cambios significativos. Sin embargo, afirmó que en el corto plazo pasará a ser “la norma” para todas las compañías porque no podrán crecer en el mercado en el que estén. “No vas a poder operar porque no sos sustentable”.

Considero que esto pasará porque los recursos del planeta son finitos y porque hay un consumidor que reclama el cuidado del medioambiente en los productos que compra. “No es solo lo que las empresas creemos, sino que también influye lo que el consumidor nos reclama”, dijo.

Además, mencionó que no solo hay un reclamo en cuanto a cómo se utilizan los recursos del medioambiente, sino que también la lupa está puesta en cómo se trata a los trabajadores y que "tengan una vida digna”.

Más allá de que el proceso aún está en etapas incipientes, Vizental cree que en el corto plazo todas las empresas escogerán este camino y se pasará de una economía lineal a una circular. “Todo eso requiere una conversión, requiere de tiempo pero creo que los consumidores nos están llevando a ese lugar”, sostuvo.

Trabajar para ser transparentes

En el marco de un consumidor con más exigencias, uno de los aspectos que más se reclaman es la transparencia en el proceso de producción. Sin embargo, puede haber ciertas trabas, como la confidencialidad de algunos proveedores, que provocan que los procesos no se cristalicen del todo.

En este sentido, Vizental dijo que desde Unilever se trabaja en conjunto con todas las eslabones de la cadena de valor a modo de tratar de revertir estos inconvenientes y buscar permanentemente la transparencia. “En el caso de la agricultura, creamos un código sustentable que implican determinadas prácticas que se tienen que dar. En otros aspectos también trabajamos con el proveedor, por ejemplo en el caso del plástico, para que la materia prima que vendan a Unilever tenga un proceso de sustentabilidad”.

Dos lógicas en el mercado
La cofundadora y presidenta de Sistema B, Giselle Della Mea, dijo a Café y Negocios que la sustentabilidad y la innovación deben ir de la mano. Señaló que el trabajo en conjunto entre las empresas es fundamental. No obstante, afirmó que en las grandes compañías hay dos lógicas “la del mercado, donde claramente no existe la colaboración, y la de la optimización de recursos, donde sí colaboran. En este caso, no se tienen en cuenta las causas comunes, sino que es por un tema de costos”. 
Según Della Mea, para que se comiencen a ver avances significativos, es importante que desde las políticas públicas se fomente más la sustentabilidad y desde la educación se la priorice a modo de que la transformación se haga desde edades tempranas

Hoy es una exigencia
El fundador y director de Verdeagua –una empresa uruguaya dedicada a la hidroponía-, Sebastián Figuerón, contó que en sus comienzos la compañía se pensó en términos de producción pero con el paso del tiempo se dio cuenta que en el rubro en que se desarrolla es “natural ser sustentable”. Además también encontró ventajas competitivas porque los costos disminuyeron.
Zafirón señaló que todas las empresas locales “están empezando a hacer algo. Por lo menos están empezando a hablar y que se empiece a hablar es bueno”. Consideró que las grandes compañías están presionadas para tomar el camino de la sustentabilidad. “Hace tres o cuatro años se valoraba, pero hoy el público exige”, comentó.

A nivel país, el empresario afirmó que se está en la etapa de preparación, “ni siquiera estamos con las primeras acciones”. Pero destacó que en particular hay empresas que están muy avanzadas.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...