Nacional > Encuentro

Lacalle y Fernández se sacaron la primera foto y acordaron “trabajar juntos” por la región

Los presidentes comieron un asado en Anchorena y dialogaron sobre aspectos bilaterales y regionales

Tiempo de lectura: -'

20 de noviembre de 2020 a las 05:04

Bombacha de campo, alpargatas y camisa remangada. Ese fue el look que eligió el presidente Luis Lacalle Pou para recibir a Alberto Fernández en el primer encuentro desde que ambos están al frente de los países del Río de la Plata.

La informalidad de la vestimenta reflejó el tono de las casi cuatro horas de charla en las que –asado mediante hecho por el anfitrión– los mandatarios repasaron aspectos bilaterales y regionales, prácticamente sin tomar definiciones concretas.

El encuentro –en Anchorena, a orillas del Río de la Plata– se gestó en el avión en el que Fernández llevó al canciller Francisco Bustillo a Bolivia la semana pasada para la asunción de Luis Arce. Estaba previsto que se realizara este lunes, pero la cuarentena a la que debió someterse el presidente argentino postergó el abrazo y la foto.

Este miércoles, ante el primer hisopado negativo, la diplomacia de WhatsApp se reactivó y “sobre la marcha” se acordó la reunión, según contó el presidente Lacalle al abandonar Anchorena. Solo participaron Bustillo y Alberto Iribarne, el embajador de Argentina en Uruguay.

Lacalle dijo que fue una "buena reunión" y que se la "debían". No quiso dar detalles de lo conversado y se limitó a afirmar que hablaron de "todo un poco, de temas bilaterales, regionales".

Según supo El Observador a partir de fuentes políticas y diplomáticas, uno de los temas centrales sobre los que conversaron Lacalle Pou y Fernández fue la unidad de la región.

El presidente argentino planteó su interés por relanzar la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y los mandatarios acordaron “trabajar juntos” para lograrlo, aunque no se plantearon objetivos rutilantes.

Las fuentes transmitieron que el objetivo es mostrar que más allá de las diferencias ideológicas, los presidentes son pragmáticos y tienen capacidad de avanzar en la búsqueda de acuerdos para impulsar acciones comunes en beneficio de América Latina.

Tanto Lacalle Pou como Fernández calificaron como “muy buena” la reunión y Bustillo –el vocero oficial– aseguró que las cancillerías se llevaron temas para trabajar de cara a un encuentro “puntual” de trabajo formal.

“Pudimos hablar distendidos sobre los problemas de la región en general, y de Argentina y Uruguay en particular. Los dos sentimos que debemos hacer mucho más profundo el vínculo y la relación de nuestros pueblos. También creemos que hay que trabajar juntos para que la región vuelva a unirse, respetando la diversidad ideológica y haciéndonos fuertes en un mundo que se globaliza. Estamos convencidos que juntos podemos aportar mucho a este objetivo”, expresó Fernández a través de un mensaje divulgado por la Casa Rosada.

Lacalle Pou le manifestó al argentino su interés por desarrollar la hidrovía del río Uruguay. El mandatario busca concretar un proyecto que posibilite la navegación al norte de la represa de Salto Grande, una obra cuyo costo asciende a US$ 181 millones y se prevé realizar con fondos privados. Para esto precisa también la anuencia del otro vecino, el brasileño Jair Bolsonaro.

Los mandatarios también dialogaron acerca de la situación del Mercosur, cuyo principal objetivo es lograr a la brevedad la firma del tratado de libre comercio con la Unión Europea. Uruguay oficia hasta mitades de diciembre como presidente del bloque –luego trasladará el mando a Argentina– y Bustillo aprovechará los últimos días para intentar avances. Saldrá en misión oficial el miércoles 25 y mantendrá reuniones con autoridades en Madrid, Berlín, París, Bruselas y Moscú.

La conversación distendida permitió intercambiar acerca de la eventualidad de buscar acuerdos con China y Estados Unidos, aunque los presidentes tienen posiciones diferentes. Lacalle Pou tiene un enfoque más liberal y ha manifestado la voluntad de poder negociar a dos velocidades, algo que es observado con recelo por Fernández, cuya política es más proteccionista.

Si bien está en la agenda del Mercosur, los presidentes no hablaron sobre el posible ingreso de Bolivia como miembro pleno, algo que será impulsado por Fernández en el próximo semestre.

Tampoco formó parte de la conversación el desarrollo del canal Magdalena ni el emisor subacuático que está construyendo Argentina.

Bustillo señaló que la “sintonía” entre Lacalle Pou y Fernández fue excelente, algo que fue destacado por las fuentes consultadas por El Observador, quienes transmitieron que el entendimiento y la construcción de confianza era lo que se buscaba con el encuentro.

"Fue una excelente oportunidad para reencontrarse y seguir profundizando una linda amistad. Faltaba darse un abrazo", agregó Bustillo.

El canciller dijo que no se conversó sobre aspectos sanitarios como la apertura de fronteras aunque ambos compartieron las experiencias en el combate a la pandemia.

Estaba pendiente

En estos ocho meses, Lacalle Pou intentó, en varias ocasiones, reunirse con Fernández, algo que no se concretó por distintas razones.

El 1° de marzo, cuando asumió Lacalle Pou, Fernández no estuvo en la ceremonia y argumentó que debía estar en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación. El argentino dijo que vendría “unos días después” a reunirse personalmente con su par uruguayo, pero eso nunca sucedió, en parte porque a los pocos días estalló la pandemia de coronavirus.

Si bien hablaron por teléfono en varias instancias, la última vez que se habían visto fue el 10 de diciembre de 2019, en la asunción del argentino, a la que el mandatario uruguayo viajó invitado por Tabaré Vázquez.

A principios de octubre, el expresidente José Mujica expresó que Fernández no le daba "pelota" a Lacalle Pou por “las medidas cacareadas para que vengan inversores de allá”. “Sé que el presidente uruguayo quiere conversar con el presidente argentino, y sé también que no le dan pelota, por lo menos por ahora”, comentó Mujica en M24.

Tanto Lacalle Pou como Fernández le bajaron el perfil a las declaraciones de Mujica y señalaron que los países tenían “excelentes relaciones” aunque desde la Casa Rosada reconocieron que la iniciativa de traer ciudadanos de ese país para residir e invertir en Uruguay generaba recelos.

En Uruguay también causó preocupación la iniciativa argentina de traer turistas, y sin afectar las relaciones diplomáticas, el gobierno lanzó una serie de advertencias para desestimularlo, al tiempo que reimplementó la política del "cero kilo" en las aduanas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...