Agro > EQUINOS

Laetitia d’Arenberg cumplió el sueño de toda su vida y fue campeona del mundo

Excalibur EA, un Junior de 3 años de Las Rosas, logró la triple corona de la raza Árabe al conquistar el primer lugar en el certamen más importante del planeta, un hecho inédito para un haras sudamericano

Tiempo de lectura: -'

04 de diciembre de 2014 a las 15:07

A los 15 años Laetitia d’Arenberg se encontraba de visita en el palacio real de Marruecos y le decía a la hija del rey que cuando fuera grande tendría caballos Árabes tan lindos como los que tenían allí. El domingo pasado, 58 años después que comenzó aquel sueño, uno de sus caballos fue premiado como Campeón del Mundo obteniendo la Triple Corona de la raza y de esa forma la princesa, como se la conoce en Uruguay, alcanzó el sueño de toda su vida.

La corona de Campeón la obtuvo de manos del rey de Marruecos, hijo del rey de aquel entonces, lo que trajo de forma inmediata esos recuerdos a su mente.

Desde París D’Arenberg comentó a El Observador Agropecuario que concurrir por primera vez a esa competencia y obtener ese logro “es algo increíble. Es la primera vez que viene un haras de Sudamérica a competir con estos países. Acá además de lo mejor de Europa está lo mejor de Emiratos Árabes y de Medio Oriente, los mejores del mundo, no existe otro lugar donde haya este nivel de animales. Vinimos a ver que pasaba, porque acá nadie nos conoce, ni a mí ni a Uruguay, y tampoco teníamos grandes pretensiones con un caballo de 3 años”.

El Campeón del Mundo y triple coronado es Excalibur EA, caballo nacido en España y comprado por haras Las Rosas por su belleza y fundamentalmente por su trote característico, que era algo que le faltaba a su producción, según reconoció D’Arenberg.

Es un animal joven, que recién cumplió 3 años, está en la categoría Junior. “Que un Junior gane un campeonato del mundo es algo inédito”, afirmó. Antes del campeonato del mundo Excalibur EA, hijo de Shangai EA, obtuvo el campeonato de la Copa de las Naciones realizada en Aachen (Alemania), con votación unánime del jurado, y luego se coronó Campeón de Europa.

“Pensaba traerlo a Europa en 2015 o 2016, para recorrer el mismo camino que recorrimos ahora. Nunca pensé llegar a obtener la triple corona, pensé que con suerte podía estar entre los 10 primeros, pero no más que eso, porque era casi imposible. Llegar a ser tercero en esta Copa del Mundo ya es un logro maravilloso, imagina ser Campeón”, comentó.

“Nadie sabía dónde estaba Uruguay. Cuando vieron la bandera se armó un lío bárbaro. Les di una bandera uruguaya a cada uno de mis primos, que me decían que tenía que poner una bandera francesa, y yo les decía que no, porque si bien el caballo nació en Europa vive en Uruguay donde se está criando y dejando su descendencia. Ahora volvió a Europa a buscar estos sueños y se levantó los principales premios de una”, remarcó la empresaria.

D’Arenberg contó que el criador español, a quien le compró Excalibur EA, entró en coma al ver cómo su producto avanzaba hacia las instancias finales del concurso y estuvo internado en un CTI hasta la mañana siguiente. “Cuando vio que el caballo se metió entre los 22 mejores del mundo cayó al piso, desmayado. No podía creer”, enfatizó.

Pero señaló que no se arrepiente de haberlo vendido porque él tiene a toda su familia en el haras, madre, padre, abuela y hermanos de Excalibur EA. Además, su meta es hacer conocer esas sangres.

Al ser consultada sobre el futuro del reproductor, D’Arenberg respondió que quedará en Europa porque fueron prometidos varios servicios que ya se pactaron, pero en vez de darlos en tres meses se darán en un año, porque es un padre muy joven y hay que cuidarlo mucho, porque tiene que volver a Uruguay para seguir sirviendo yeguas en Las Rosas.

La criadora aún no sabe si Excalibur EA volverá a competir en esas exposiciones europeas, pero sí aseguró que lo harán sus hijos. “Esa es nuestra meta. No se cuando lo lograremos, porque es difícil que se nos dé otro caballo así. Ya tenemos 15 hijos e hijas de él”, dijo.

Indicó que el ejemplar no está en venta. Su asesora Olivia Strauch recibió ofertas por él pero D’Arenberg no quiso saber de qué monto fueron. “No me interesa venderlo”, afirmó.

La criadora tampoco quiso decir cuánto pagó por él. “No es una cuestión de plata. Si a ti te falta algo tenés que encontrar la forma de tenerlo, ya sea con plata, servicio, por amistad o como sea. Lo que nos faltaba era ese trote, un padrillo para que sea la cabeza del haras. Hoy lo tenemos a Excalibur EA y a Dominique que viene atrás”, comentó.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...