Agro > ALFONSO FONTENLA

“Lamentablemente, no le vemos un techo a la suba de la carne”

Los carniceros trabajan en el desarrollo de una plataforma digital para estimular a los clientes a comprar desde la comodidad de sus hogares y recibir la carne de un modo seguro

Alfonso Fontenla, presidente de la UVC.

Tiempo de lectura: -'

05 de junio de 2021 a las 05:00

Alfonso Fontenla, presidente de la Unión de Vendedores de Carne (UVC), destacó a El Observador que “a veces tenemos que explicar que somos tomadores de precios, pero la gran mayoría entiende que el precio no pasa por nuestra voluntad, al carnicero no le sirve subir permanentemente el precio, lo que le sirve es un precio estable, pero cuando recibimos subas hay que pensar en cubrir los costos”.

 

En las carnicerías, ¿qué cambios llegaron de la mano de la emergencia sanitaria por covid-19?

Hubo en realidad determinados cambios que se aceleraron con la pandemia. Para el carnicero hoy solo con la venta que hace en el mostrador es muy difícil subsistir, por eso estamos trabajando en crear nuevos canales de llegada al cliente, para que toda esta mercadería que tenemos y que tiene tanta importancia en la dieta la pueda seguir adquiriendo en una carnicería, que es algo que presenta muchas ventajas para el consumidor.

 

¿En qué están pensando?

Tenemos avanzado el desarrollo de una plataforma digital para que la gente puede hacer pedidos vía on line, con la comodidad de hacerlo cuando quiera y pueda y desde donde esté, desde su casa por ejemplo, pensando nosotros en entregar la mercadería en el menor tiempo posible y con todas las medidas de seguridad que tenemos en funcionamiento en las carnicerías, que es algo ya totalmente incorporado por el carnicero. La idea es poder iniciar un plan piloto, con unas 10 o 12 carnicerías socias de la UVC, en este mismo mes, pensando en ir ajustando detalles y que luego esta herramienta se vaya extendiendo al resto de las carnicerías tradicionales. Buscamos que sea una plataforma en la que el cliente se sienta cómodo, para poder comprar de un modo bien sencillo, con una persona que hará la entrega llevando un POS para que se pueda abonar con tarjetas de débito o crédito.

¿Cómo se está comportando la demanda por las carnes?

Eso va de la mano sobre todo con el tema precios. Por ejemplo la carne de cerdo ha tenido una suba importante en los últimos meses y eso ha retaceado la venta, ya no es tan fuerte como la que hubo en 2020 cuando la importación desde Brasil fue muy importante y a fuerza de precios comparativamente bajos la carne de cerdo se impuso en la preferencia de la gente, Brasil tuvo que atender otros mercados más importantes, el precio en el origen se encareció bastante y acá subió un 30  un 35% respecto al año pasado, y así la venta cayó más o menos un 10%.

 

¿Y qué sucedió con la carne de vacuno, que es la preferida en Uruguay, por lejos?

El precio de la carne exportada sigue muy firme, la demanda externa por carnes uruguayas es muy importante, sobre todo desde el mercado asiático del cual somos un proveedor muy fuerte, también incide lo de Argentina cortando sus exportaciones de carne vacuna por un mes al menos, todo eso presiona y se hace difícil sostener un equilibrio con el mercado interno. Acá el precio de la hacienda sigue subiendo semana a semana y es lógico que eso genere un impacto en el precio interno de la carne. El año pasado el consumo se mantuvo, en un año muy atípico el precio se comportó estable y los pocos ajustes que hubo fueron a la baja, no fue un año normal, no solo para las carnes claro. Este año ya es diferente, hubo cinco subas de precios desde marzo, cada 10 o 15 días, eso ha pasado de modo sostenido y se supera ya el 20% en total, cercano al 30%. Por ahora, lamentablemente, no le vemos un techo a la suba del precio de la carne. La venta de carne vacuna en ese panorama viene estacionada por ahora, pero si sigue subiendo el precio no tengo duda que la colocación va a bajar.

 

¿Y la carne aviar?

La aviar es una carne que tiene hoy un rol muy importante, es muy versátil en materia de cortes y de posibilidades de elaboración y con la ventaja enorme de una estabilidad de precio, hoy es la carne más económica que tenemos en el mercado. Por eso en lo que va de 2020 y en 2021 el consumo aumentó al menos un 10%. Capaz tiene algún ajuste deprecio, pero muy pequeño, derivado de los fuertes precios de costos de alimentación que tienen los productores que pagan los granos además en dólares, en un momento de precios de los granos también a la suba. En el caso del pollo un factor a tener en cuenta es que prácticamente no hay mercados externos que atender, la producción se destina básicamente al mercado local.

 

¿Qué actitudes están viendo en los consumidores?

El consumidor quiere hacer rendir su dinero de la mejor manera y cuando hay momentos como el de ahora optan por cortes más económicos, del delantero, sube el consumo de aguja, de paleta, de pecho cruzado, de falda, que son cortes que tienen la ventaja en días fríos de ser muy útiles para comidas de olla, por ejemplo. A la vez baja la venta de los cortes sin hueso, como las pulpas desosadas. De todos modos, el uruguayo es en su gran mayoría carnívoro y si tiene la opción y puede sin dudas lleva carne vacuna. Es algo, por decirlo de algún modo, genético en el uruguayo y se mantendrá en la medida en que no haya un aumento desmedido. Eso lo notamos en fechas tradicionales, cuando la gente más allá del precio hace el esfuerzo y se da el gusto de comer carne vacuna.

 

¿Qué balance realizan de las ofertas mensuales de la UVC?

Incrementaron las ventas de los cortes ofertados, en mayor o en menor medida hubo un muy buen suceso, ha sido una muy buena herramienta para mimar al cliente brindándole cortes premium a precios bajos, con ofertas reales, que rompen los ojos. Eso lo vamos a seguir haciendo porque va un año y ha sido un éxito.

 

¿Cómo definiría el momento que vive el carnicero?

El mercado está difícil, pero el carnicero en la pandemia pudo seguir con gran esfuerzo, brindando el mejor servicio posible y sin bajar las cortinas, reinventándose. Tenemos la gran fortuna de haber podido seguir, cuando otros sectores tuvieron que parar del todo. Se pudo seguir dando trabajo a mucha gente. En el país hay unas 3.000 carnicerías, con alrededor de 500 en Montevideo. Solo en la capital había 1.200 en la década de 1980. Somos un comercio de cercanía, muy necesario, que lucha por mantenerse y mejorar. Hay dificultades, no es fácil conseguir gente especializada en manipular la carne, por ejemplo, pero como dije hay que ser positivos y estamos pensado incluso en alguna prueba piloto de capacitación para solucionar eso. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...