Polideportivo > ATLETISMO

Las maternidad se lleva el protagonismo en el Mundial de Doha

La jamaiquina Shelly Ann Fraser-Pryce festejó el oro con su bebé en la pista y la estadounidense Allyson Felix volvió a ganar luego de la polémica por su maternidad

Tiempo de lectura: -'

30 de septiembre de 2019 a las 13:48

El pequeño Zyon fue el otro protagonista del domingo en el Mundial de atletismo. Su madre, Shelly Ann Fraser-Pryce, recuperó el trono en la velocidad al ganar la carrera de 100 metros de Doha 2019, dos años después del parto, y lo celebró jugando con el pequeño en la pista.

Pese a que la maternidad supone una pausa importante en la carrera de una mujer deportista, en ocasiones definitivo, el domingo otras grandes figuras del atletismo demostraron, como Fraser-Pryce, que se puede volver al máximo nivel: Allyson Felix (4x400 m mixto) y Liu Hong (20 km marcha) se colgaron también medallas de oro en esta nueva etapa en sus carreras, después de un embarazo.

Shelly Ann Fraser-Pryce celebra con su hijo Zion

"Estoy muy feliz, con 32 años y después de haber tenido a mi hijo, poder ser campeona del mundo de nuevo...", celebró Fraser-Pryce en declaraciones a la BBC, sosteniendo a su pequeño en brazos mientras hablaba.

"Mi fuerza ha sido Zyon, mi familia, mi marido. No me dejan que tenga dudas", sonrió.

La considerada versión femenina de Usain Bolt había dominado la velocidad femenina durante los años en los que su ilustre compatriota deslumbraba en las pistas.

Además de los títulos olímpicos en los 100 metros en Pekín 2008 y Londres 2012, Fraser-Pryce logró en Pekín 2015 su tercer título mundial en la distancia reina de la velocidad.

Shelly Ann Fraser-Pryce feste en Doha

En los Juegos de Rio 2016, Fraser-Pryce tuvo que conformarse con el bronce, en una prueba que ganó su compatriota Elaine Thompson.

Muchos vieron ahí el inicio de un relevo generacional. Todavía más cuando poco después dejó de competir por su embarazo y su posterior parto en agosto de 2017, cuando nació el pequeño Zyon.

Pero la flecha de Kingston se esforzó por volver y en este Mundial de Doha 2019, su primera gran cita tras ser madre, ha demostrado que su apuesta era exitosa.

Su amiga Allyson Felix también era una mujer feliz el domingo en el estadio Khalifa.

A sus 33 años, la atleta estadounidense, la más laureada en la historia de los Mundiales de atletismo, firmó su duodécimo oro en un total ahora de diecisiete medallas, todo un récord.

No logró clasificarse para las pruebas individuales de Doha 2019, pero su éxito llego como integrante del relevo 4x400 metros mixto, una prueba nueva en el programa, en la que su país batió además un nuevo récord mundial (3:09.34).

'El beso de la muerte'

Para Felix, este éxito llega unos meses después de ser madre y tras la polémica por su denuncia pública contra Nike por la sustanciosa rebaja en su contrato por el parón en su carrera.

En un artículo en el New York Times, Felix llegaba hablar de que la maternidad para una mujer atleta podía ser considerada por muchos como "el beso de la muerte" y el principio del fin de una carrera en las pistas.

Allyson Felix junto al relevo mixto de Estados Unidos

"Tener a mi hija aquí significa todo para mí", dijo la atleta californiana sobre la pequeña Camryn, de diez meses.

Felix explicó que Fraser-Pryce había sido "un apoyo increíble" en el último año y que se han dado consejos mutuamente.

"Estoy encantada por su regreso al mejor nivel. Espero que sirve de inspiración. Para mí, ella es una inspiración", aseguró.

En la exigente carrera nocturna de los 20 kilómetros marcha, el 'Día de la Madre' en Doha 2019 continuó, con la victoria de la china Liu Hong, campeona olímpica en Rio 2016, antes de tener un bebé.

"Es mi regreso tras haber sido madre, así que es un gran logro. Es como el inicio de una nueva etapa para mí", celebró la campeona.

La china Liu Hong, oro en marcha

En otros deportes, ser madre también supone un parón en seco de una carrera que luego cuesta retomar.

Un caso reciente es el de la tenista Serena Williams, que en 2017 tuvo a su hija Olympia.

Desde entonces ha vuelto a finales importantes pero no ha podido volver a ganar un torneo del Grand Slam, con lo que sigue estancada en 23 títulos en los 'grandes', a uno de igualar el récord de la mítica Margaret Court.

Con 38 años, el tiempo se acaba para ella. Pero no se arrepiente: "Quería ser madre por encima de todo".

Por Diego Reinares, AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...