Básquetbol > BÁSQUETBOL

Aguada venció a Trouville y puso 2-0 las finales: crónica desde el silencio del Antel Arena

En un partido caliente, donde Trouville perdió a Federico Mariani para el resto de las finales, Aguada se impuso por la enorme jerarquía de Davis y Thornton quedando a un triunfo del bicampeonato

Tintorelli lucha con el Roberts
Lee Roberts, 10 rebotes
Al Thonrton metió un triple determinante
García Morales, 14 puntos
Dwayne Davis, bestial partido, la figura
Germán Fernández
Mateo Sarni, 6 puntos y 3 asistencias
Marcos Marotta, 3 puntos y 3 asistencias
Leo Mainoldi, clase inoxidable
Federico Mariani se lesionó y no juega más las finales
Manuel Mayora, la figura de Trouville: 19 puntos, 4 asistencias
Germán Cortizas y Adrián Capelli
Sebastián Iglesias, 8 puntos y 6 rebotes
Federico Soto batalló hasta el final
Mariani, 12 puntos y 4 asistencias

Tiempo de lectura: -'

22 de febrero de 2021 a las 21:24

Federico Mariani cae al piso y su grito hace eco en el Antel Arena poblado de un puñado de dirigentes de Aguada y Trouville y un reducido número de periodistas. "¡La concha de tu madre!", le grita, desesperado del dolor y golpeando el flotante, a Leandro García Morales, quien le había cometido la falta. El jugador de Aguada se agacha hacia donde está caído el cordobés. Pero Manuel Mayora lo saca a empujones y se le viene encima. Como para zanjar el asunto, Richard Pereira le cobra falta técnica al ayuda base aguatero. De repente, jugadores y dirigentes se agitan y se vuelven hinchas enardecidos. Y en ese contexto, la segunda final de la Liga Uruguaya 2019-2010 entra en la recta final. 

Así de caliente fue el partido que Referí pudo seguir desde la tribuna Este del espectacular Antel Arena. Aguada lo ganó 96-94 y quedó 2-0 arriba en la serie. Siendo al mejor de cinco la definición, el aguatero dispone ahora de tres chances para coronarse bicampeón del básquetbol uruguayo. 

Caliente, vibrante y emocionante. Una historia completamente distinta a la del viernes cuando Aguada pisó a Trouville en el arranque y el rojo de Pocitos no tuvo capacidad de reacción.

Y allá está Mariani siendo retirado de la cancha. Las palabras que siempre son tapadas por el rugido de la tribuna son ahora, por la ausencia de público impuesta por la pandemia de coronavirus, perfectamente audibles. 

El goleador del rojo es atendido por el médico Daniel Zarrillo quien cuidadosamente le saca el champión izquierdo y le aplica hielo en el tobillo. El jugador se tapa la cabeza con una toalla y llora. De dolor y también de bronca. Después, el galeno comenta a Referí: "Es un esguince grave que vamos a evaluar con RX para quedarnos tranquilos de que no tenga daño óseo,  pero se pierde lo que resta de la definición".

Federico Mariani se lesionó y no juega más las finales

Un golpazo para Trouville que desde el arranque del partido ya es otro. Un equipo dispuesto a cambiar la imagen de la primera final. 

Los dirigentes se disfrazan de hinchas y en el primer cuarto ya cantan: "Para ser campeón, hoy hay que ganar". Mayora corre la cancha con una velocidad que lastima a Aguada y entra con la muñeca caliente para que el rojo arranque 25-17 al cabo del primer cuarto. 

Manuel Mayora, la figura de Trouville: 19 puntos, 4 asistencias

Davis, el mejor de Aguada ya desde el inicio, le protesta a Richard Pereira que lo manda a callar con una falta técnica: "Que definan los jugadores Richard", le gritan al juez desde la tribuna aguatera. 

Lee Roberts sale furioso al terminar el cuarto. Golpea una silla y grita: "Get the fucking ball inside" (Pongan la puta pelota adentro). Davis le responde: "I got it" (Lo tengo). El entrenador Adrián Capelli ajusta las tuercas tras el pobre arranque de su equipo: “Tenemos que defender, 25 puntos nos hicieron. Si nos pasamos el balón se termina todo hermano, tranquilos falta una vida. Esto no es individualmente. Movilidad, paciencia, no forcemos, metamos la pelota adentro, y vamo' a defender acá”, dice señalando su pintura. 

Lee Roberts, 10 rebotes

Pero Trouville vuelve a pisar su acelerador. El partido se juega al ritmo que quiere Mayora y el botija tiene un atrevimiento bárbaro para correr, penetrar o frenar y tirar. Con triples de Gonzalo Iglesias y el argentino Leo Mainoldi, el rojo saca una máxima de 14 puntos (33-19). 

Entonces, Aguada empieza a ajustar. Federico Pereiras, ausente en la primera final, es el único que en vez de estar sentando en el banco ocupa una bicicleta fija con una faja eléctrica en la zona abdominal. En lugar de entrar a darle su tono defensivo al equipo, se convierte en opción de tiro perimetral. En su cuarto intento anota y eso desata a Aguada. 

Una falta pitada sobre Davis desata ahora el malhumor de la tribuna de Trouville: "Es una final Pablo, hay que estar a la altura", le gritan al juez Pablo Sosa, quien antes del partido recibió una plaqueta en reconocimiento a sus 33 años de trayectoria. Es su partido despedida. 

Pereira le anula ahora una bandeja a Mariani, no le concede los dos puntos y le cobra falta en ofensiva: "Sos impresentable", le gritan los dirigentes de Trouville que poco después, en un chequeo arbitral en el monitor, se enardecen: "Cómo te gusta ser la estrella gorda, cómo te gusta figurar”. El juez se da vuelta, les hace un gesto de que la corten, les habla y desde la tribuna se escucha: "Vos también sos un provilegiado". 

Trouville se va cinco puntos arriba al descanso largo (48-43), pero Aguada ya está en partido. 

Y el juego se equilibra en el tercer cuarto con un triple de Leandro García Morales para poner el 51-51.

García Morales, 14 puntos

"Mugriento" y "aprendé a manejar, nabo", son los insultos que recibe en la incidencia de Mariani, en alusión al accidente de tránsito que el jugador sufrió a principios de 2019 en Argentina. El banco de Aguada protesta y también recibe técnica de parte de Pereira al grito de "se terminó, no me hablen más". 

Fausto Pomoli es el jugador más embroncado por la lesión de Mariani: "Es una vergüenza Richard" le grita al juez. Davis es el único jugador de Aguada que va al banco a consolarlo. 

Trouville siente la salida del jugador. Y su dolor. Hay un momento de desconcierto que Aguada aprovecha como en un mal pase de Alex López que le permite a García Morales interceptar correr la cancha y anotar. El básquetbol, el juego de las emociones. Ahora manda el rojiverde que entra al último cuarto 67-66 arriba. 

Y ahí, en una final, en un marcador parejo es donde se ven los pingos. 

Un triple de Sebastián Izaguirre tiene aire de quiebre. Pero Trouville no se entrega. 

Federico Soto batalló hasta el final

Federico Soto lucha en defensa con el corazón en la mano. Mayora no baja la intensidad de su ritmo. Iglesias entra bien con un recupero y un triple. Y Mainoldi, con una lesión crónica en la espalda, con 35 años, se pone el overol para dejar su clásico juego abierto y fajarse en la pintura. 

Leo Mainoldi, clase inoxidable

Los jueces vuelven a revisar una jugada cuando ya quedan menos de 2 minutos. "De paso revisá la de Mariani", les grita del banco Pomoli. "Inventaron un foul, inventaron un foul", agrega indignado. Pero el partido sigue y hay dos incidencias que lo definen. Un triple de Al Thonrton y un doble con falta de Davis. 

Thornton tira poco en la noche en comparación a la primera final. Sus rodillas le dan un aire chueco y cuando corre la cancha parece que los años se le han alojado en la espalda. Pero cuando acomoda el cuerpo para lanzar es un espectáculo. Y así fusila a Trouville con un triple que da cuenta de su jerarquía y su paso de varias temporadas por la NBA. 

Al Thonrton metió un triple determinante

Antes, durante y después, Davis. Competitivo por naturaleza, comprometido por la causa, como si debiera algo por haberse lesionado en la primera final del año pasado. Decisivo al atacar el aro. Inmarcable con ese primer paso indecodificable. Anotador hecho a la medida de los momentos decisivos (goleador con 33 puntos). Una penetración con doble y falta cierra el partido tras soportar que un rival se le colgara de hombros y brazos. No se sabe cómo pudo sacar el tiro y anotar. O sí, son cosas que se aprenden en los barrios bajos de Filadelfia, entre el frío, el hambre y la desesperación. 

Dwayne Davis, bestial partido, la figura

Gana Aguada. Pero Trouville cambia radicalmente la imagen. Los equipos se forman en la arenga final, uno al lado del otro. Hay cabildeos, algún que otro insulto y sobrevuelan las ganas de pelear. Pero gana la razón y no pasa nada. Porque lo que tenga que pasar pasará el miércoles. En la cancha. 

Parciales

Primer cuarto: Trouville 25-17
Segundo cuarto: Trouville 48-45
Tercer cuarto: Aguada 67-66
Final: Aguada 96-94

Mirá acá las estadísticas del partido. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...