Cargando...
¿La literatura infantil debe tener una moraleja?

Espectáculos y Cultura > LECTURA

Literatura infantil vs libros para niños: el debate que marca la lectura en la infancia hoy

¿Quién debe escribir literatura infantil y sobre qué temas debe hacerlo?

Tiempo de lectura: -'

05 de agosto de 2021 a las 05:00

La polémica estaba servida. El 11 de junio de 2021, el periódico El País de Madrid presentaba la colección Mi Primer Autor, compuesta por quince cuentos infantiles firmados por escritores de renombre, como Mario Vargas Llosa, Almudena Grandes, Manuel Rivas, Rosa Montero y Javier Marías, entre otros, y coordinada por Arturo Pérez Reverte.

Las críticas, que no tardaron en aparecer, se focalizaron en dos grandes objeciones. La primera estaba referida al nombre de la colección: ¿los autores especializados en literatura infantil y juvenil no eran, por lo tanto, autores? La segunda crítica, por otra parte, se centraba en la idoneidad de los escritores, pues, dado que todos ellos se habían dedicado en buena medida al mundo de adultos, ¿eran aptos para escritos dedicados a un público infantil?

En primer lugar, ¿quién debe escribir literatura infantil y sobre qué temas debe hacerlo? En segundo lugar, ¿cuál es la posición de la literatura infantil en el canon literario y por qué siempre ha sido un subgénero menospreciado o condenado a cierta irrelevancia?

¿De qué trata y quién debe escribirla?

Si nos centramos en el receptor, podríamos entender la literatura infantil, de una manera sencilla y sin entrar en tecnicismos, como aquellas obras literarias que, dentro de una sociedad, se dedican al público más joven y que se entienden apropiadas y aptas para ellos. En esta definición no entramos a valorar quién debe escribirla y, lo más importante, sobre qué debe tratar dicha literatura, porque nada a priori sobre ninguna de esas dos cuestiones debe entrar en la definición de la materia que nos ocupa.

Es cierto que el título con el que se ha bautizado la polémica colección, Mi Primer Autor, se presta al conflicto, al entenderse menospreciados aquellos autores especializados en la literatura infantil, algunos de cuyos libros, es presumible, ya conocerán los más pequeños lectores. Aunque también existe otra interpretación posible, menos problemática, y es entender que el título se refiere a que se trata de los primeros libros que los niños conocerán de esos autores, es decir, se trataría de Mi Primer Reverte, Mi Primer Marías, etc.

Sin embargo, el hecho de que un escritor se haya dedicado en su mayoría al mundo de adultos no lo invalida, automáticamente, como un autor de literatura infantil; igual que un escritor de literatura infantil y juvenil no queda desacreditado como autor para adultos de forma automática (J. K. Rowling es un buen ejemplo de ello).

Porque, y aquí entra el conflicto en torno a la temática sobre la que debe versar la literatura infantil, la cuestión es saberse adaptar a la competencia lingüística del lector. No tanto suavizar las tramas o edulcorar las historias, y mucho menos construir relatos con un afán edificante o moralizante, exceso en el que se ha caído en demasiadas ocasiones al pretender que la literatura para los más pequeños siempre tenga una moraleja.

¿Por qué habría de tenerla en el caso de la literatura para niños y no para adultos? La autora colombiana Piedad Bonnett es clara cuando afirma que “el sentimentalismo es un lastre para la Literatura”.

El ejemplo de los cuentos clásicos

Recuérdese que buena parte de los grandes “cuentos de hadas” que todos conocemos, como La Sirenita, Blancanieves, Hänsel y Gretel, etc., son reelaboraciones de leyendas e historias folclóricas propias de cada país. Los cuentos estaban destinados, en primer lugar, al público adulto. Sobre todo porque la comprensión de que el niño no es un adulto en miniatura, sino que la infancia es una etapa diferenciada en la vida del hombre, con sus propias características, es más reciente de lo que podemos pensar: la concepción de una literatura específica y apropiada para los niños tal y como la entendemos hoy nace en el siglo XIX.

Todas estas historias que estamos mencionando tienen aspectos terribles, a pesar de las reescrituras que realizó Disney con el fin de suavizar los aspectos más siniestros de ellas.

Y aunque muchos padres estarán seguros de estar haciendo lo mejor para sus hijos al proporcionarles, únicamente, imágenes agradables de la vida, Bruno Bettelheim, en su clásico libro El psicoanálisis de los cuentos de hadas, era claro al sostener que el niño necesita, más que nadie, conocer propuestas de resolución de conflictos existenciales, al menos de forma simbólica, y que los cuentos de hadas “enfrentan debidamente al niño con los conflictos humanos básicos”. Nada se gana, pues, haciendo que el niño crezca con el pensamiento de que todo en este mundo es agradable.

¿Hay lugar en el canon literario?

El canon literario no consiste, únicamente, en aquella lista de libros que hay que leer antes de morir, ni siquiera en la lista de obras que se estudia en las escuelas. Si en algo acertó Harold Bloom en su famoso El canon occidental es en señalar que las obras incluidas en un canon literario no solo son conocidas, sino que siguen influyendo en los lectores y, sobre todo, en los escritores actuales. Siguen “vivas”, por decirlo con una metáfora biológica.

Es verdad que la literatura infantil y juvenil, al igual que la literatura fantástica, han tendido a quedar relegadas del canon literario. Además, el canon literario valora los gustos del adulto frente al niño, cuyos deseos, tachados de inmaduros, quedan siempre en segundo plano. De hecho, el etiquetar a un autor como “escritor para niños” en muchas ocasiones ha conllevado su condena a cierto ostracismo.

Lo hemo visto con Elvira Lindo, por ejemplo, y también con Ana María Matute, a pesar de que sus cuentos en modo alguno son edulcorados o dulzones, sino que representan los aspectos más oscuros y terribles de la condición humana (véase, por ejemplo, cualquiera de las historias que componen Los niños tontos).

La importancia de la fantasía

La importancia de los “cuentos de hadas”, es decir, de las historias que se incardinan en el reino de la Fantasía, por utilizar palabras de Tolkien, es enorme. Es, precisamente, el hecho de que las imágenes que tejen este tipo de historias no pertenezcan al mundo cotidiano de nuestro día a día su principal virtud, y no el defecto con el que, normalmente, se quiere desprestigiarlas. En este sentido, el propio Tolkien, en su ensayo Sobre el cuentos de hadas, defendía la fantasía como la manifestación “más elevada del Arte, casi su forma más pura, y por ello –cuando se alcanza– la más poderosa”.

En esta misma línea, coetáneo y amigo de Tolkien, C. S. Lewis, autor de Las Crónicas de Narnia, en su artículo A veces los cuentos de hadas dicen mejor lo que hay que decir –véase lo significativo del título–, llega a señalar que este género es un tipo de literatura “que algunos lectores pueden seguir a cualquier edad y otros, a ninguna”. Daba así cuenta de las especiales características del “lector indicado”, niño o adulto, sobre quien este tipo de literatura ejerce su “poder”.

Bettelheim, en la obra antes mencionada, también tiene clara la enorme relevancia de estas historias: “los cuentos de hadas tienen un valor inestimable, puesto que ofrecen a la imaginación del niño nuevas dimensiones a las que le sería imposible llegar por sí solo”.

Hay que reivindicar la importancia de todas las historias que apelan a la fantasía y a la imaginación, facultades esenciales en ser humano, puesto que enriquecen hondamente la experiencia vital. En último término, como dejó escrito el francés Jules de Gaultier, “la imaginación es la única arma en la guerra contra la realidad”.

The Conversation

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...