Agro > AGRICULTURA

Lluvias excesivas complicaron a los productores de soja

En la mayoría de las chacras las precipitaciones fueron muy bienvenidas, pero en otras superaron lo ideal y hay que resembrar

Tiempo de lectura: -'

14 de noviembre de 2018 a las 19:10

Las recientes lluvias fueron muy bienvenidas en la gran mayoría de las chacras, tanto en las que tienen cultivos de invierno en el tramo final de su desarrollo como en las que se estaban instalando los de verano. No obstante, en algunos casos llovió mucho más de lo necesario y eso obligará a los agricultores a resembrar, con el consecuente incremento en los costos productivos.

Las precipitaciones que hubo en los últimos días, dispares pero mayormente con buenos registros en el área agrícola nacional, sucedieron en un momento oportuno y fueron básicamente excelentes, (en torno a los 100 mm) para los productores, destacó Gonzalo Reynoso, gerente técnico de Agroterra.

Tras recordar que en octubre llovió muy poco y sobre todo al principio del mes, que fue además un mes "un poco frío", señaló que la siembra de las sojas de primera se produjo principalmente al inicio de noviembre y en muchos casos en suelos sin las condiciones de humedad óptimas, por lo cual las lluvias eran muy anheladas. Incluso al final se hizo mucha siembra en seco, a la espera de las lluvias.

Informó, en ese marco, que previo a las lluvias el avance en las labores de instalación del cultivo era muy importante, llegando en algunos casos al 80%.

Ahora, tras las lluvias, no bien los campos estén en condiciones de soportar el ingreso de la maquinaria, se reanudará la actividad y eso sucederá mayoritariamente desde este fin de semana.

Reynoso opinó que el área de soja "es de mantenimiento, con corrección a la baja, similar a la del año pasado, con algunas chacras en las que no se va a sembrar".

Las lluvias también llegaron en un muy buen momento para el maíz, cultivo que está en una etapa clave, en la que responde muy bien al agua y crece rápidamente.

Roberto Verdera, gerente de la cooperativa Calmer, informó que las lluvias fueron muy variadas, a tal punto que en algunos lugares se registraron 50 mm y en otros incluso próximos a esos fueron más de 200 mm los que cayeron.

“Llovió durante tres días prácticamente, por lo tanto tememos que en algunos lugares haya que resembrar”, porque las precipitaciones copiosas lavaron las chacras, "en lugares donde llovió muchísimo", inutilizando buena parte de la semilla instalada. Reponer lo que se perdió, obviamente, establece un costo adicional para el productor.

Eso es particularmente adverso considerando que se viene de una campaña con saldo negativo y que fue complicado financiar la nueva siembra.

Sobre la reanudación de las labores de sembrado, expresó que donde llovió menos podría concretarse ya durante este jueves o a más tardar este viernes.

Finalmente, Verdera opinó que si bien no hay datos definitivos es probable que previo a las lluvias ya se hubiese superado con luz la instalación de la semilla en la mitad del área de soja de primera correspondiente a la campaña 2018/2019.

Andrés Alayón, presidente de la Asociación Agro-Pecuaria de Dolores, coincidió al señalar que en algunos campos las lluvias fueron las adecuadas, pero que en otros llovió en exceso. Desde su visión, también el avance de la siembra había llegado hasta el fin de semana pasado a entre un 40% y un 60%, dependiendo ello del productor y de la zona.

"La lluvia vino muy bien, pero en algunos lados llovió más de 200 mm y es probable que haya que hacer alguna resiembra", añadió. De todos modos, destacó que las lluvias fueron oportunas porque en algunos casos se estaba a punto de parar la actividad de siembra por la falta de precipitaciones.

Diversas fuentes consultadas por El Observador coincidieron al señalar que este año el área de soja, principal cultivo en el país, rondará el millón de hectáreas, un área levemente inferior al de la campaña pasada.

En el ejercicio de verano 2017/2018 hubo malos logros. Una extensa sequía en el verano mermó los rendimientos y afectó la calidad de los granos en general y de la soja en particular. Eso, además, llegó luego de varias campañas de invierno con resultados adversos. Este año, afortunadamente, los agricultores tienen mejor ánimo por los logros aceptables en la colza cosechada recientemente, con la mayoría de las chacras con rindes aceptables –con extremos de 1.800 a 2.400 kilos de la oleaginosa invernal–, y los buenos rendimientos y calidad de las primeras trillas en cebada –por encima de los 5.500 kilos por hectárea en la mayoría de las cosechas–, existiendo buenas expectativas para el trigo que se comenzará a recolectar dentro de unos 10 días.

No obstante, se precisa que especialmente la próxima campaña de verano, en la soja más que nada, brinde resultados Satisfactorios, de modo de obtener un margen de rentabilidad que permita ir equilibrando las cuentas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...