Cargando...

Espectáculos y Cultura > Columna - Valentín Trujillo

Los 50 años de Mujeres apasionadas y una excusa ideal para volver a verla

El filme ya era revolucionario desde le punto de vista del género hace cinco décadas 

Tiempo de lectura: -'

17 de noviembre de 2019 a las 05:00

A mediados de noviembre de 1969, hace exactamente cincuenta años, se estrenaba en Inglaterra la película Mujeres apasionadas (Women in love), basada en la novela homónima del polémico novelista DH Lawrence, y dirigida por Ken Russell. El filme significó entonces, y ha perdurado a lo largo de las cinco décadas, como una soberbia historia trágica de dos amores de pareja y múltiples cruces entre hombres y mujeres, en el contexto de la primera posguerra, durante los culturalmente agitados años veinte.

Para los que no la vieron o no la recuerdan, la película centra su anécdota en los romances de dos hermanas de clase media culta (hijas de un artesano restaurador de muebles y miniaturas de madera), con dos jóvenes amigos, uno de ellos, un docente bohemio y un señorito de clase alta, hijo de un poderoso industrial. Glenda Jackson y Jennie Linden son las hermanas Brangwen, mientras que Alan Bates y Oliver Reed encarnan respectivamente a los amigos.

Las fuertes diferencias de clase dentro del cuarteto, los prejuicios de casta en el férreo sistema social inglés, y las pulsiones de los sentimientos conforman las tensiones entre cada una de las historias, que se entrecruzan en medio de las exploraciones vitales de cada personaje. Hay que decir que los cincuenta años le sientan de perillas a Mujeres apasionadas, película candidata al Oscar y por la que la talentosa Glenda Jackson obtuvo la estatuilla dorada a mejor actriz.

El filme plantea un discurso muy vigente. Refleja las complejidades de la novela de Lawrence, para quien el género de los personajes nunca es inocente, pero al mismo tiempo nunca queda encasillado dentro de los parámetros preestablecidos. Y plantea preguntas que todavía son relevantes: ¿hasta dónde llegan los sentimientos de un hombre hacia una mujer? ¿Y de un hombre hacia otro hombre? ¿Cuáles son los límites de una amistad dentro del mismo sexo? ¿Cuánta libertad es capaz de tolerar una pareja?

En Mujeres apasionadas las mujeres tienen el poder, de una manera violenta y por momentos descarnada. Gudrun (Jackson) tiene inclinaciones artísticas y reflexiona sobre las costumbres sociales y los roles de la mujer, es capaz de pensar por sí misma y superar las barreras de su clase trabajadora. El amor enceguecido del impetuoso Gerald (Reed) al principio la llena y la completa, pero pronto la somete y la asfixia. Por su parte, Rupert (Bates) y Ursula (Linden) comparten un romance que florece y se marchita con la misma facilidad, frente a la atracción profunda que sienten ambos hombres en una relación que no terminan de comprender.

Llena de sutilezas técnicas dignas del mejor cine inglés, Russell (director elegido casi por descarte para esta producción) llena la pantalla con escenas memorables para cualquier ojo atento: el casamiento de la hermana menor de Gerald, la fiesta subsiguiente, el brindis de los obreros en la mansión familiar, el entierro del padre industrial y la locura de la madre, la pelea de los dos hombres desnudos frente a la estufa a leña, la enloquecida corrida de Gudrun entre el ganado salvaje, y tantas otras que culminan en un siesta para eternidad en la nieve de un balneario alpino.

Mujeres apasionadas es un clásico absoluto, que ha envejecido como corresponde: sin perder ni un gramo de gracia ni de elegancia, sin reducir un ápice la fuerza de su argumentación ni el ritmo narrativo, además del destaque en los rubros técnicos. Fue y es una película osada, que defiende la independencia de las mujeres frente a las presiones y las arbitrariedades masculinas. También se anima a avanzar en el territorio menos firme de las profundidades humanas, más allá del género. En último caso, hombres y mujeres recorren sus escenas con las mismas incertidumbres filosóficas y tientan al destino embanderados en sus demonios y sus raptos angelicales. Si esta columna enciende el deseo de rever o mirar por primera vez la película, habrá cumplido su cometido.  

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...