Cargando...

Espectáculos y Cultura > El legado de un genio

Los 80 de una leyenda que sigue vigente: cuatro películas para celebrar a Francis Ford Coppola

Un repaso breve por la carrera de uno de los directores de cine más influyentes de la historia

Tiempo de lectura: -'

08 de abril de 2019 a las 12:53

Corría la década de 1970 y Hollywood, de a poco, empezaba a sacarse las ropas doradas y se metía en terrenos más movedizos, sucios, reales. En el amanecer de aquel cambio radical, hubo un grupo de cineastas jóvenes e inexperientes que se animaron a más y que terminaron siendo los grandes responsables del tipo de cine que tenemos hoy. Algunos nombres tal vez le suenen: Steven Spielberg, George Lucas, Brian de Palma y Martin Scorsese. Junto a ellos, además, también estaba otro muchacho, egresado de la prestigiosa universidad de Los Ángeles y con una veta mucho más rebelde e inquieta que el resto. Él era Francis Ford Coppola. Y bajo su dirección se iban a gestar algunas de las mejores películas de la historia del cine.

Pasó mucho tiempo –y muchas películas– entre 1970 y 2019, pero Coppola –y el resto de sus compinches– sigue ahí, creando desde la meca del cine occidental. Y el pasado domingo 7 de abril, este genio de la cinematografía cumplió 80 años, pero sigue más vigente que nunca.

Con ocho décadas encima, Coppola enfrenta ahora la producción de una de las películas más esquivas y desafiantes de su carrera. Megalópolis es una producción de ciencia ficción que, según declaraciones de él mismo, intentará equiparar o superar las dimensiones de la colosal Apocalypse Now, una de sus obras maestras.

Para celebrar sus 80 años y que su espíritu creativo siga intacto, un repaso por sus películas más icónicas, que casualmente son todas de la década de 1970. 

El padrino (1972)

Coppola tenía apenas 32 años y una película en su legajo cuando se largó, con algunas reticencias primarias, a adaptar la novela El padrino de Mario Puzo. El rodaje fue extremadamente caótico y el plan inicial de 52 días se fue al demonio, por lo que el director tuvo que pelear cada día con la Paramount por la supervivencia del proyecto.

El esfuerzo valió la pena, porque hoy El padrino es considerada una de las mejores películas de todos los tiempos, sino la mejor. Se llevó tres Oscar (incluido el de mejor película), impulsó su carrera y la de Al Pacino, consolidó a Marlon Brando como uno de los mejores actores de todos los tiempos, dejó una banda sonora anclada en el imaginario colectivo y se constituyó como un clásico imborrable.

El padrino II (1974)

Dos años después de la magistral primera parte, Coppola estrenó El padrino II, una película que continúa la historia de poder de Michael Corleone, a la vez que retrocede en el tiempo para contar los inicios de Vito Corleone, esta vez con el rostro de Robert De Niro.

Una segunda parte tan buena, que sembró la duda sobre cuál de las dos entregas era mejor. Hay cinéfilos que todavía discuten sobre ello, pero queda claro que con las dos películas, Coppola se constituyó como uno de los mejores cineastas de su generación. Y solo le hicieron falta tres películas.

La conversación (1974)

Parece increíble, pero el mismo año que estrenó El padrino II, Coppola se despachó con otra gran película de su cosecha. Fue La conversación, un ingreso exitoso en el mundo del thriller de espionaje, un tópico muy en boga en esos años de la Guerra Fría.

Con Gene Hackman y John Cazale en los protagónicos, La conversación sigue a un espía que trabaja para entidades públicas y privadas, que jamás se mete con el contenido de sus escuchas. Sin embargo, el día que lo hace pasa a convertirse en un blanco a eliminar cuanto antes.

Apocalypse Now (1979)

Si de rodajes complicados y extensos se trata, nada en la carrera de Coppola como Apocalypse Now, la adaptación al cine (con muchas licencias) de la novela El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad. Ambientada en la guerra de Vietnam, Coppola enfoca su película en la búsqueda por parte del capitán Willard (Martin Sheen) del renegado coronel Kurtz (Marlon Brando), que se oculta en las selvas camboyanas y se cree un dios local.

Con uno de los inicios más poderosos del cine –un bombardeo de napalm con The End de los Doors de fondo– y algunas escenas que quedaron en la posteridad, Apocalypse Now es una de las mejores radiografías de la guerra de Vietnam jamás hecha.

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...