Fútbol > FÚTBOL SUSPENDIDO

Los derechos de imagen: el nuevo foco del conflicto

En qué consiste el nuevo reclamo de los jugadores y qué pretenden hacer para efectivizarlo

Tiempo de lectura: -'

23 de octubre de 2017 a las 05:00

El conflicto que tiene suspendido al fútbol uruguayo desde el lunes de la semana pasada, tuvo un giro inesperado cuando el viernes el movimiento Más Unidos que Nunca (MUQN) intimó a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) a cesar de explotar sus derechos de imagen por los cuales los jugadores del medio local no tienen ningún contrato suscripto, desde que el 2 de diciembre del año pasado se rescindió el que tenía firmado Tenfield con la Mutual.

El 17 de noviembre del año pasado, cuando los jugadores que están enfrentados con la comisión directiva de la Mutual que encabeza Enrique Saravia aún no se habían bautizado como MUQN, publicaron una carta que decía: "Nuestra intención es renegociar (por asamblea) los derechos de imagen del fútbol uruguayo".

Dicha intención se materializó el pasado viernes y los neutrales se reunirán hoy con sus abogados para responderle a los jugadores.

"Hasta tanto no nos juntemos con nuestros asesores prefiero no opinar, aunque adelanto que no compartimos ese reclamo", dijo a Referí Edgard Welker, vicepresidente de la AUF en una semana en la que el titular, Wilmar Valdez, viajó el sábado a India para participar del congreso de la FIFA.

Otro neutral consultado había dicho a Referí: "Esto es un tiro por elevación a la extensión del contrato que Tenfield pretende firmar con los clubes hasta 2032 por los derechos de televisión del fútbol uruguayo. Ellos vendieron sus derechos a través de la Mutual a Tenfield hasta el año pasado".

Desde 1998, Tenfield tiene los derechos de transmisión del fútbol uruguayo y el contrato vigente expira en 2025.

Entre los derechos que la AUF de Eugenio Figueredo negoció con Tenfield el 20 de noviembre de 1998, están los de imagen de los jugadores que compiten en el fútbol local. Esa cesión fue avalada por la Mutual entonces presidida por Fernando Silva y se extendió durante los seis períodos de Enrique Saravia.

"En todas las asambleas reafirmamos el tema de los derechos de imagen porque sabemos que hay jugadores que terminan un contrato o por edad no juegan más; y se viene renovando. Por eso se votaba si se podía seguir con los derechos de imagen para los que venían entrando. Siempre se manejó de esa manera. En algún momento se dijo que la Mutual manejaba mal o vendía los derechos de imagen sin consultar. Esas cosas a uno lo van irritando, porque eso se votaba todos los años en la asamblea. Yo no voy a vender una cosa que no está en mi poder", dijo el jueves pasado Enrique Saravia en una reunión con la Comisión de Deporte de la Cámara de Diputados.

Según los jugadores, Tenfield pagaba a la Mutual por concepto de derecho de imagen
US$ 225.000 anuales.

Cuando se rescindió el contrato entre la Mutual y Tenfield, Osvaldo Giménez, gerente de la empresa de Casal, indicó a Referí que para la firma, el derecho de imagen negociado con la Mutual es el de los jugadores apareciendo en publicidades de forma individual con los símbolos del club, no cuando juegan por su equipo. Según la empresa, ese derecho le pertenece a los clubes.

"Ese derecho de imagen se lo compramos a los clubes. Los clubes lo compran cuando hacen el contrato con el jugador. El jugador lo puede negociar ahí". Y agregó: "Si a un jugador le pedimos una publicidad con una empresa sí, pero no lo hacemos".

"Tenfield pagaba US$ 300 mil por año, algo histórico. Incluso antes de fundarse Tenfield, Casal ya pagaba ese dinero. Al ser una piedra en el zapato, le damos la libertad a los jugadores de negociar con otra empresa. Era una plata que dábamos como colaboración, y para justificar el pago se ponía como derecho de imagen", agregó Giménez a La República.

El meollo del problema

Pero, ¿qué son los derechos de imagen que reclaman los jugadores? Referí consultó a Fernando Sosa, abogado especializado en derecho deportivo.

"El derecho de imagen es un derecho de rango constitucional, personalísimo y como tal indisponible, salvo para su titular, e instransferible aunque puede cederse", explicó.

"La imagen de una persona tiene un valor y no puede explotarse comercialmente sin el consentimiento expreso, escrito o verbal de su dueño, salvo que con su silencio haya tolerado esa cesión. A tal punto ha cobrado tanta importancia este tema que hoy en día los clubes deportivos le solicitan a sus socios que le cedan sus derechos de imagen cuando se toman fotos o grabaciones para realizar una propaganda con fines comerciales o a los padres de los niños de centros educativos", graficó Sosa.

"Los derechos de imagen de los futbolistas no pueden reclamarse por la transmisión de los partidos, porque se entiende que esa cesión está contemplada en el contrato de TV celebrado entre Tenfield y AUF", explicó.

"Donde sí pueden reclamarse los derechos de imagen son en las repeticiones de los partidos y, sobre todo, en las retransmisiones que se hacen para el exterior porque eso redimensiona económicante el valor del fútbol uruguayo tanto a nivel local como internacional. Incluso podría discutirse si en las grabaciones de los entrenamientos se puede activar la validez de estos derechos que seguro estaban presentes en las entrevistas con banners de marcas comerciales", explicó Sosa.

En los últimos meses Tenfield, bajó sensiblemente el número de repeticiones de los partidos en su canal, VTV, y dejó de emitir entre semana partidos en diferido.

¿Pueden los jugadores reclamar sus derechos de imágenes a noticieros o medios de prensa web o escritos? No. Porque los mismos están regulados en la ley 9.739 que en su artículo 21 establece: "Es libre la publicación del retrato cuando se relacione con fines científicos, didácticos y, en general, culturales o con hechos o acontecimientos de interés público o que se hubieren realizado en público".

¿Cómo se distribuía entre los clubes lo percibido por derechos de imagen? "Históricamente se redistribuyó en forma igualitaria al margen de qué jugador jugara más partidos en las repeticiones y para todos los equipos por igual sin distinción entre grandes y chicos. Siempre se hizo en forma democrática", explicó Sosa.

¿Y qué pasa con aquellos jugadores que en su contrato particular con los clubes realizan algún acuerdo especial cediendo sus derechos de imagen? "Se le tiene que respetar", explicó rotundamente el abogado.

Una fuente de Peñarol contó que Diego Forlán tenía su nombre asociada a varias marcas como espónsores y no importaba que algunas fueran competencia de espónsores de la empresa que televisa el fútbol uruguayo.

Los equipos grandes contemplan en los contratos que suscriben la posibilidad de pedirle al jugador la cesión de su imagen para realizar algunas campañas publicitarias para evitar tener que desembolsar futuras cifras por ello.

El derecho se genera y se interrumpe conforme a que el jugador tenga contrato suscripto con algún club del fútbol uruguayo. Cuando emigra al exterior ya no tiene derecho a percibirlo.

¿Qué busca entonces el movimiento Más Unidos que Nunca con este reclamo presentado ante la AUF?

Aquí es donde ambas puntas del conflicto se unen porque el fin sigue siendo el mismo: remover a la comisión directiva de la Mutual que preside Saravia y generar una nueva autoridad a través de la cual puedan renegociar estos derechos de imagen.

La intimación a la AUF es un aviso y un recordatorio de que sus derechos de imagen están siendo explotados comercialmente sin mediar su consentimiento.

De aquel anuncio de renegociación de los derechos a este presente de fútbol paralizado, el conflicto entre jugadores y Mutual se agravó.

Por eso los jugadores siguen firmes en su pedido de asamblea presentado el martes pasado en el cual se procederá a votar la remoción de las autoridades de la Mutual que, por su parte, sostienen argumentos legales para cumplir su mandato que expira en 2019.

Para que vuelve el fútbol hay mucha tela por cortar.

La cifra

960 son los socios activos que tiene la Mutual este año entre los jugadores de Primera y Segunda División Profesional. Según lo que informaron los jugadores que percibían anualmente de Tenfield (US$ 225 mil), eso daría US$ 244 por
jugador.

Mujica quiere una reunión conjunta, pero...

El expresidente de la República, José Mujica, se reunió entre jueves y viernes –por separado– con representantes de Más Unidos que Nunca y de la Mutual y el sábado de noche lo hizo con Luis Gallo, de la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados. Esta semana pretende tener una reunión conjunta con representantes del movimiento Más Unidos que Nunca y la directiva del gremio de los jugadores. "Mujica habló con algunos delegados pero estoy completamente seguro de que ellos no le dijeron nada para reunirse con nadie de la Mutual por ahora", dijo en Punto Penal Michael Etulain, una de los integrantes de MUQN que al cierre de esta edición se encontraban reunidos analizando los pasos a dar esta semana.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...