Agro > PREOCUPACIÓN

Los planes para evitar perder abejas, colmenas y apicultores

Proyectan medidas con impacto en lo productivo, en lo comercial y en lo educativo; sigue cayendo el número de apicultores, aunque no tanto el de colmenas

Tiempo de lectura: -'

01 de junio de 2020 a las 05:00

Medidas de impacto en lo productivo, en lo comercial y en lo educativo estarán contenidas en un plan estratégico que actores de los sectores público y privado emprenderán para evitar mortandades de abejas y apuntalar la producción apícola en el país, un sector cuya viabilidad está en riesgo desde hace varios años, por diversos factores.

Néstor Causa, apicultor y presidente de la Comisión Honoraria de Desarrollo Apícola, a quien recientemente se le confirió esa responsabilidad por parte del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, destacó a El Observador que el número de apicultores ha ido descendiendo de modo consistente durante los últimos años, con una caída menos pronunciada en la cantidad de colmenas. Eso tiene muy preocupados a los actores involucrados en este sector productivo, caracterizado por estar integrado por pequeños y medianos empresarios granjeros.

Esa notoria caída en la cantidad de productores, pero no tanto en el de las colmenas, se explica porque para alcanzar un margen de rentabilidad al menos mínimo, o cuando menos para empatar o perder lo menos posible. Antes a un apicultor le alcanzaba con el manejo de unas 200 colmenas, pero ahora necesita al menos unas 800 de esas unidades productivas.

Son 2.489 los tenedores de colmenas 

El Registro Nacional de Propietarios de Colmenas –en el marco del denominado Sistema Nacional de Trazabilidad de los Productos Apícolas (Sinapta)– detectó que a febrero de 2020 había 2.489 propietarios de, en total, 560.983 colmenas.

Según datos divulgados por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), solo cinco de los 19 departamentos tienen más de 200 apicultores registrados: Soriano 272, Rivera 267, Paysandú 236, Río Negro 226 y Colonia 206. Los menos registros están en Treinta y Tres con 35, Rocha con 42 y Lavalleja con 44 propietarios.

Con relación a la cantidad de colmenas por departamento, en los extremos aparecen Soriano con 77.441 colmenas y Montevideo con 2.144 colmenas.

La apicultura, según se estableció por la Ley 16.226 del 29 de octubre de 1991, es una actividad “declara de interés nacional” en todo el territorio nacional.

Causa, a propósito de la evolución en ambos en el número de apicultores, recordó que en 2006 eran 4.600, tras un incremento explicado porque mucha gente ingresó al sector motivada por un brusco y fuerte incremento en el precio de la miel, que pasó de poco más de un dólar a unos US$ 3 por kilo. Una vez que eso se desactivó, quienes habían ingreso al sector sin ser apicultores tradicionales se retiraron, no obstante el número de los apicultores igual fue bajando por diversos motivos.

Detalló, en ese sentido y considerando la realidad del país, que lo ideal es que el número esté entre 2.500 y 3.000 apicultores, por lo cual la cantidad actual está sobre el mínimo.

A continuación, ambos registros, completos:

Las medidas proyectadas

Causa explicó que se irán gestando medidas tendientes a mejorar el aspecto productivo, de diverso modo, por ejemplo haciendo hincapié en una convivencia armónica con el nuevo modelo agrícola, de modo que la abeja disponga de espacios adecuados para realizar sus labores.

En el plano comercial, se trabajará en dos ámbitos. Por un lado, en el externo, dado que es clave exportar y persisten algunas dificultades que en algunos casos emanan de competencias desleales y en otros de exigencias que plantean los mercados, por ejemplo tras detectarse residuos de glifosato en las mieles nacionales (en una cantidad que algunos destinos no admiten). Pero, además, se trabajará en promover a nivel interno el consumo de un alimento de tan alto valor nutritivo y además muy atractivo por su sabor.

Finalmente, con relación a lo educativo, existe el interés de trabajar con los niños, a nivel escolar, educando sobre el valor de los agentes polenizadores y el de los productos de la colmena, pero también a nivel profesional, dado que se ha detectado que hay casos de agrónomos, por ejemplo, que no tienen el adecuado conocimiento sobre algunos aspectos del trabajo de la abeja y del apicultor. Y mencionó como ejemplo que si una abeja en plenitud productiva muere el apicultor tarda al menos unos 40 días en disponer de una nueva abeja preparada para realizar el mismo aporte que la anterior.

El foco en los que solo son apicultores

Si bien se trabajará para mejorar la realidad del 100% de esos 2.500 productores, hay un 35% de apicultores que se dedican exclusivamente al rubro, que se caracterizan por apostar a invertir en tecnología y son los que suelen alcanzar los mejores indicadores, y en ellos se pondrá más el foco. Son, por ejemplo, productores que producen en la zona en la que habitan y también apuestan a trasladar colmenas a otros ámbitos para obtener una doble producción anual, que se aproxime a unos 50 kilos por colmena al año.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...