Rugby > MUNDIAL DE RUGBY

Los Teros cayeron con Australia, pero ganaron mucho más de lo que perdieron

Cayeron 45-10 pero mostraron una evolución evidente respecto al 65-3 de hace cuatro años; hicieron un try, arriesgaron en ataque y pasaron un mensaje: necesitan más competencia de este nivel

Tiempo de lectura: -'

05 de octubre de 2019 a las 06:32

¿Qué se le podía exigir a estos Teros al enfrentar a una potencia mundial como Australia? Que, ante uno de los mejores equipos del mundo, pudieran estar en partido. Que le plantearan problemas al rival. Que no lo respetaran, que no se eclipsaran por las estrellas de talla mundial que eran los ídolos de la infancia de muchos jugadores del plantel, y que se largaran a jugar. Que buscaran el try. Sobre todo, que lograran demostrar todo el trabajo hecho en los últimos años, y que marcaran una referencia clara respecto al último duelo ante los Wallabies, hace cuatro años.Y todo eso con el desafío extra de hacer nueve cambios y poner en cancha muchos habituales suplentes, lo que era poner a prueba la profundidad del plantel.

Pedir una victoria ante los australianos era utópico e injusto, por las diferencias gigantes que hay entre un equipo y otro, por más que los celestes llegaran a este torneo con la mejor preparación de su historia. Lo sabía World Rugby, que en la previa exigía una derrota en el entorno de los 30 puntos.

Al final fue 45-10. Pero quizás el score era de lo menos importante en la tarde de Oita. En cambio, Uruguay necesitaba una declaración de principios. Decir: hemos avanzado, y para seguir haciéndolo, necesitamos enfrentar a rivales superiores a nosotros. El avance respecto al 65-3 de 2015 es impresionante, y significa la posibilidad de que estos Teros sigan marcando su huella en esta copa del mundo.

El primer tiempo, que terminó 19-3, fue excelente.Y eso que los primeros minutos fueron muy difíciles, porque no se tuvo la pelota y el rival lanzó su carrocería y llegó al primer try a los 5’ a través de Haylett Petty.  Pero la defensa organizada, la presión arriba y los tackles positivos, lograron equilibrar el partido y hasta pasar a jugar en campo rival. Con buena obtención en el line (aunque en el 2T bajó la efectividad), con un Diana que se ha ganado la camiseta nº 8 y muestra un nivel internacional en el contacto, con los backs queriendo largarse a jugar en cada oportunidad que tuvieron, con un Ardao calzando en toda su autoridad los zapatos de Gaminara para generar pescas en el ruck o penales, el equipo fue a faltarle el respeto a Australia, y pronto generó un penal, que Berchesi cambió por tres puntos para el 7-3.

El secreto de ese primer tiempo fue que Los Teros lograron que el partido se jugara bajo sus condiciones: buenos kicks a disputar arriba y juego bien cerca de las formaciones, lo que impedía que los australianos prendieran los motores de sus temibles backs. Y así estuvo más en campo rival que en el propio. Le faltó más potencia ofensiva para generar quiebres o al menos velocidad los rucks y así atacar más, pero controló el ritmo. Se animó a arriesgar jugando de campo propio cuando la oportunidad estaba -generó dos amarillas por tackles altos a Salakaia Lotto y Coleman- pero también pagó por esos riesgos, como la pelotas perdidas en ataque que generaron contragolpes veloces de los backs rivales para apoyar los dos tries del 19-3.

En el final, a partir de la presión defensiva llegó una pelota recuperada y un try de Inciarte, que el juez anuló a instancias del TMO por offside de Diana  al lograr ese robo.

Más allá del score, la estadísticas del primer tiempo en posesión, territiorio, metros ganados con pelota, de tackles, hablaban de un partido parejo. Y eso ya era una victoria enorme para el equipo de Meneses.

Uruguay había jugado al límite de sus posibilidades físicas, y lo sintió en el segundo tiempo. Cayó un escalón en concentración, aparecieron algunos espacios y se empezaron a fallar tackles, a perder la posesión en el line (o que fuera sucia y con presión). Como ante Georgia, Uruguay ya no controló el ritmo y siempre tuvo la pelota presionado y obligado a jugarla como podía, y no como quería. Y una potencia como Australia no perdonó: largó a sus tres cuartos, sobre todo a un imperial Kuridrani, y llegó a cuatro tries que ampliaron la diferencia hasta el 45-3.

Pero Los Teros lo fueron a buscar. Con vergüenza deportiva, con ese mismo afán de superación y obsesión por no conformarse que han mostrado en estos años. Apostaron al pack, bancaron con el scrum (con un pibe de 21 años como Jaunsolo, que le tocó enfrentar a una potencia y se la bancó). Y con el pick and go probaron una y otra vez. Todos agrupados, como un racimo. Como aquella foto del calentamiento en Vancouver, que generó en una charla de junio en el Charrúa la frase de shockear al mundo. Fue Diana, al que le habían cobrado el penal del primer tiempo, quien apoyó el try del 45-10 final.

Y ojo, que este equipo no se conforma. En la nota post partido Vilaseca habló del bajón del segundo tiempo, y Meneses de que se necesita más velocidad de pelota en rucks. Es esa mentalidad competitiva, ese inconformismo, es lo que los ha llevado a hacer historia. Y que los llevará a querer cerrar ante Gales con un rendimiento aún mejor que el de hoy.

Los Teros se demostraron y le demostraron al mundo rugby muchas cosas en la tarde de Oita. Hicieron nueve cambios, y mostraron que tienen plantel. Que muchos jóvenes ya tomaron la bandera de la renovación. Que el enorme trabajo de estos años está empezando a pagar dividendos. Que el crecimiento seguirá, porque en los próximos años habrá más jugadores profesionales, más competencia, y ojalá, más test matches ante rivales superiores. Y sobre todo volvieron a demostrar que, cuando uno sueña con objetivos ambiciosos y lo acompaña de muchísimo trabajo y sacrificio,  tiene muchas más chances de irse victorioso de una cancha aunque el score diga derrota.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...