23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
12 de marzo 2023 - 11:22hs

Guido Manini Ríos no hace chistes descontracturados para romper el hielo. El líder de Cabildo Abierto casi no muestra los dientes al sonreír, escucha con la cabeza gacha y el ceño fruncido. A todos saluda con un beso y un apretón al hombro.

–¿No quiere sentarse? ¡Me pone nerviosa! –le dice una mujer entre risas.

El senador ya está parado al frente de los 39 vecinos que acudieron al garaje de Roberto González, militar retirado, para escucharlo. Afuera cae la noche en el barrio Santa María, entre el Hipódromo de Maroñas y Piedras Blancas. A sus espaldas cuelga la bandera de Cabildo Abierto, solapada con el pabellón nacional. Manini Ríos afloja y sonríe. 

Más noticias

–No, no, así me ven mejor. 

Foto: Federico Gutiérrez. Guido Manini Ríos con vecinos del barrio en la casa de un militar retirado

José Techera (81), un viejo cocinero en cuarteles militares que ahora da apoyo en el merendero, es de los primeros en arrimarse con su bastón al término del intercambio, y le tiende una mano a Manini. 

–Mi general. 

Manini Ríos está decidido a que el 11% de los votos que Cabildo Abierto obtuvo en su debut electoral sea un piso y no un techo. Las encuestas ubican al partido muy lejos de esos registros de 2019, pero el senador vislumbra algunas oportunidades –desde la estrategia política hasta la metodología de los estudios de opinión pública– que pueden permitirle dar vuelta el panorama. 

Es así que Cabildo Abierto va a dar la pelea por los votos que el Frente Amplio ostenta en la periferia de la capital y en zonas de San José y Canelones. "Los barrios más carenciados de Montevideo, Canelones y Ciudad del Plata en San José son para nosotros lugares con especial prioridad, porque ahí tenemos un fuerte potencial de votantes y es donde votamos mejor", declara Manini Ríos a El Observador

"Ahí va a estar el quid de la elección, donde tenemos que hacer nuestro principal esfuerzo", advierte el líder de Cabildo Abierto. "Hay municipios de Montevideo, como el A, que vota más gente que en todo el departamento de Salto. El Frente Amplio llegó a votar el 80% ahí, y es como si hubiese tenido el 80% de Salto. De nada sirve el esfuerzo en el interior si descuidamos estos barrios esenciales, con muchísima gente pidiendo que alguien los escuche", plantea.

Foto: Federico Gutiérrez. Guido Manini Ríos de recorrida por el barrio Santa María

El excomandante en jefe de las Fuerzas Armadas sostiene que "lo electoral es un tema de matemáticas". Los números le muestran que en esta misma zona próxima a Piedras Blancas, al noroeste de Montevideo, casi duplicó en votos su promedio en el resto del departamento (14,3% contra 8,1%). Aunque en menor proporción al Frente, su desempeño electoral le muestra algo similar a un espejo al de la coalición de izquierda, que se hace fuerte en el oeste, con la avenida Batlle y Ordóñez como punto de corte.

Blancos y colorados votan mejor en la costa, precisamente donde cae Cabildo Abierto. En la periferia, estiman los cabildantes, tienen la responsabilidad de disputarle los votos a la izquierda.

Es parte de ese electorado que el politólogo Óscar Bottinelli ha descrito como el subproletariado, una clase en que "no se sostiene globalmente el nivel de ingresos", que "no tuvo una salida estructural de la pobreza", con poca capacidad de organización –a diferencia de la clase obrera– y que está golpeada por la inseguridad.

Es ahí, analizaba el experto, donde crece la "figura paternal autoritaria" que supo encarnar el colorado Jorge Pacheco Areco, que en algún tiempo asumió Tabaré Vázquez y que consolidó José Mujica, hasta la irrupción de Manini Ríos en la política

La última encuesta de Cifra dio 2% de intención de voto para Cabildo Abierto, 4% la de Equipos Consultores, 9% la de Factum y 5% la de diciembre de Opción Consultores, todas lejos de la votación de 2019. 

Pero el director de esta última, Rafael Porzecanski explicó a El Observador que los de Manini Ríos y Pedro Bordaberry "son nombres que hacen subir la intención de voto de Cabildo Abierto y el Partido Colorado", respectivamente, por ser "líderes de alto posicionamiento pasado". El sociólogo estimó para el caso del senador que la diferencia oscila entre 3% y 7% respecto a Cabildo

Desde Cifra, en tanto, que es la que dio más bajo, admiten que el líder puede ser más conocido que su partido, aunque la forma histórica de medir la intención de voto es según el lema, salvo que se contrate un estudio propio. 

Por el barrio

Manini Ríos va al volante de su Volkswagen Bora.

El martes estuvo por el asentamiento 24 de Junio, sobre Camino Repetto. El miércoles recorre Santa María. La semana siguiente estará por Punta de Rieles. El referente local que va de acompañante es Fernando Da Silva, un exconcejal blanco del Municipio F que desde 2009 militaba en la zona por Jorge Larrañaga. 

"Cuando falleció don Jorge, que para mí era un monstruo, me sentí sin liderazgos en el Partido Nacional", confiesa.

El contacto en Santa María es la presidenta de la comisión barrial y concejal vecinal, María "Marita" Silva, referente de un merendero. "Me sorprendieron algunos que eran del Frente Amplio e igual vinieron", admite en la casa del Pasaje D y 20 Metros. 

Foto: Federico Gutiérrez. Guido Manini Ríos de recorrida por el barrio Santa María

El cabildante promete "escucharlos" y buscar la solución "en la medida de las posibilidades".

Yaquelin, que es del asentamiento Los Milagros del otro lado de la cañada, reconoce que esperaba a la ministra de Vivienda, Irene Moreira, para sacarse las dudas sobre el Plan Avanzar, con el que el gobierno aspira a erradicar unos 120 cantegriles. El líder cabildante informa que "la idea es que en 10 o 15 años se termine con todos los asentamientos" y se compromete a trasladar las preguntas a su esposa. 

Los vecinos consultan sobre el alcance de los anuncios impositivos del presidente Luis Lacalle Pou y sobre los tiroteos en la noche. Yaquelín dice que no puede "tapar el sol con un dedo" y tiene que preguntar sobre el consumo extendido de drogas en el barrio, que ahora lo padece en carne propia con su hijo. 

"Nosotros hemos permanentemente planteado nuestras diferencias con la política de drogas que se sigue hoy en este gobierno, y estamos totalmente en contra de lo que se hizo al liberar la marihuana", les aclara Manini Ríos con tono firme, que a menudo arremete contra la "el flagelo de la droga que devasta los barrios" y la "destrucción de la familia". El senador cabildante se compromete a aprobar su proyecto de ley para la internación voluntaria de los adictos, para que ellos mismos firmen su consentimiento antes de la recaída: "Para nosotros eso es una bandera". 

"Marita" le consulta sobre una posible garita para la policlínica que minutos más tarde recorrerán juntos. La inseguridad en el barrio es una constante de todos los planteos, desde la madre que se topó con un tiroteo de camino al CAIF de su hijo hasta el vecino que asegura: "Yo ya le dije a Heber, o nos matan o los mato yo. Acá es tierra de nadie de vuelta". 

"Acá lamentablemente se ha alejado a la policía de la gente. Hoy van a la comisaría de noche y con suerte hay un policía para tomarles la denuncia. Pero no hay gente para venir de inmediato a donde pasa el problema (...) Eso fue una política sobre todo de los años frenteamplistas, se crearon comandos lejos de la gente. Hay que volver a la policía en los barrios. Ahora estamos hablando, que pasen dos policías por ahí, que a la media hora pasen de vuelta", recrimina el líder de Cabildo Abierto.

Manini Ríos remarca ante los vecinos su convicción para que "los presos trabajen todos obligatoriamente, seis días a la semana, ocho horas diarias". "Es la forma de que adquieran el hábito del trabajo", les dice con el ceño fruncido.

El senador promete "noticias en unos pocos meses" para los deudores, cuyo proyecto para reestructurar las deudas se está negociando en el Senado y con el que amenazó con llevar a plebiscito. "Esto es muy duro porque hay intereses del otro lado. Son los problemas que a la gente le interesan", asegura a sus 39 oyentes. 

Foto: Federico Gutiérrez. Manini Ríos intercambia con una de las vecinas del asentamiento Los Milagros

Marita levanta la mano. 

–Guido, acá todos hablan por abajo porque no se animan a preguntarte directamente. Las diferencias que hay con la coalición, con el presidente, todo eso, todos quieren saber en qué posición estás.

Manini se sorprende. 

–¿Las diferencias internas? Miren, eso me lo preguntan a cada rato los periodistas, no pensé que lo fueran a hacer ustedes.

Los vecinos se ríen. 

–Somos conscientes de que hay que trabajar con seriedad y responsabilidad. Para nosotros lo más fácil sería pasarnos a la vereda de enfrente y empezar a pegarle al gobierno. Pero así lo dejamos sin mayorías en el Parlamento, en un estado de debilidad que no le sirve a nadie (...) Cabildo permanentemente está tratando de ver el monte y no el árbol. Todos los días tenemos motivos para estar enojados, pero lo más importante es que la coalición funcione y pueda tener los votos. Si no funciona la coalición entramos en un caos

Manini logra ante la gente graficar sus matices con el oficialismo con la misma soltura con que logra citar en un mismo discurso a Aparicio Saravia, José Batlle y Ordóñez, Luis Alberto de Herrera, Luis Batlle, Wilson Ferreira Aldunate y Jorge Pacheco Areco. 

Marita comandará minutos más tarde una vuelta por el barrio. La noche ya cayó y Manini marcha sin carteles ni parlantes que lo anuncien. Los vecinos que matean en la vereda giran atónitos la cabeza cuando reconocen en él al mismo que ven en los informativos. Alguno más joven, en su bici, sigue por unos metros el paso, más por inercia y novedad que por comprender de quién se trata. 

Un militar retirado, Mattos de apellido, sale a recibirlo con el torso desnudo.

–¡Ah! ¡Me agarrás in fraganti!

Promete calzarse "una camisita" para acompañarlo en el trille. Manini Ríos se detiene solo ante tres hombres que en distintos puntos se arriman a estrecharle la mano. 

Como cuando llegó, el senador saluda a cada uno con un beso. "Buena suerte y vamo' arriba la esperanza", les desea. El militar retirado que se sumó al recorrido le pide una última foto. 

–Esta va para Interpol –suelta Manini Ríos, provocando risotadas. 

La esposa del dueño de casa se acerca a comentarle que el próximo 25 de marzo cumplirá los 50 años. 

–Venga con su esposa (Irene Moreira) y nos tomamos un vino –lo invita.

Manini Ríos saca la cuenta y nota que caerá un sábado. No podrá estar: entre semana recorre la periferia, y los fines de semana son para las idas al interior

El líder de Cabildo Abierto se disculpa. Pero promete volver. 

Temas:

Guido Manini Ríos Cabildo Abierto José Mujica Frente Amplio

Seguí leyendo

Te Puede Interesar