Cargando...
Mikel Aprahamian sueña con una medalla en Tokio 2020

Polideportivo > JUEGOS OLÍMPICOS

Mikael Aprahamian sueña en grande: "Voy por una medalla"

Mikael Aprahamian, el judoca uruguayo hizo una gran preparación y se tiene fe para llegar al podio en Tokio 2020; "Voy por una medalla", confesó el atleta a Referí

Tiempo de lectura: -'

17 de julio de 2021 a las 05:04

Por Luis Eduardo Inzaurralde y Pablo Benítez

En Río 2016 se quedó en la puerta de la clasificación. En Tokio 2020 se sintió afuera. Y ahora, ya clasificado para competir en judo, Mikael Aprahamian no duda en su objetivo: “Voy por una medalla, sé que es muy difícil pero si no me planteo ese objetivo directamente no voy. Siempre hay que aspirar a lo más alto”.

En una charla que se dio en ElespaciodeReferí de Twitter Spaces de El Observador, Aprahamian repasó su historia deportiva, su proceso de clasificación y la recta final de su apronte para saltar al tatami el próximo martes 27 en la categoría -81 kilos. Las competencias comenzarán sobre la hora 11:00, a las 23:00 del lunes en Uruguay.

“Empecé a hacer deporte en el Náutico con mi hermano Pablo. Hacíamos de todo e incluso jugamos al básquetbol en Unión Atlética. Pero a esa edad te terminás dedicando al deporte donde más te destacás y yo, con edad de juvenil, me decidí por el judo”, contó.

Aprahamian se dedicó al deporte mientras también estudió y trabajó en la empresa familiar que le permitía salir a competir al extranjero.

Aprahmian es una de las esperanzas celestes en Tokio 2020

Se licenció en comercio exterior, pero también es personal trainner y actualmente estudia un master en management deportivo, en Valencia.

Ahí se radicó hace tres años en un club que le dio una pequeña habitación para vivir, comidas y ayuda económica para costear los viajes.

En esto del judo, para aspirar a lo más alto, los Juegos Olímpicos, no queda otra que salir y competir.

En Grand Slams, en Grand Prix, en torneos abiertos, en Mundiales y en Panamericanos.

En los últimos ocho años, Aprahamian viajó por todo el mundo para sumar puntos para su ranking.

Sin embargo, en 2016 el clasificado fue su hermano Pablo al que fue a ver como hincha en el Arena Carioca de Río 2016.

Esta vez clasificó él a través de la cuota continental que se reserva a aquellos deportistas que no entran en los 18 primeros del ranking mundial.

“En Tokio vamos a ser 34 deportistas, se compite a eliminación directa aunque a partir de cuartos de final hay repechaje”, afirmó.

“Conozco a todos los rivales, hay videos de todos y sé lo que tengo que hacer para complicarlos a todos. Soy diestro y tengo una estrategia de combates para competir”, adelantó.

De Bélgica, Israel y Japón son los últimos tres campeones mundiales y para Aprahamian son los favoritos a ocupar el podio. En judo, por ser deporte de combate, se reparten dos bronces.

“Hace un mes competí en el Mundial de Budapest y la preparación siguió. Por suerte este año aparecieron muy buenos apoyos del Comité Olímpico y de la Secretaría Nacional del Deporte para poder financiar los viajes, traerme a Rodrigo como sparring de Uruguay y armar un equipo con entrenador, psicólogo, fisio y nutricionista”, reveló.

Aprahamian fue a buscar puntos por todas partes del mundo.

En 2019 ganó el Open de Yaounde, en Camerún. En 2020 fue bronce en el Open de Dakar, en Senegal. En 2019 fue plata en el Open de Quito. El 22 de junio, la Federación Internacional le comunicó que estaba clasificado.

El judoka llega en muy buen nivel a los Juegos Olímpicos

El covid-19 se interpuso en su camino a dos semanas de emprender el viaje a Tokio. Tuvo síntomas un solo día, y tuvo que salir a entrenar al aire libre.

Recién dio negativo este miércoles, unos días antes de emprender vuelo a tierras niponas (y después de haber pospuesto cuatro días su viaje a Japón), con los nervios y ansiedad que generó en el deportista esta situación porque si no daba un resultado negativo al covid-19 no podía llegar a Tokio, después de todo el esfuerzo que había realizado para llegar hasta aquí.

“Actualmente estoy en 84 kilos, estoy muy bien. Tengo que dar el peso dos días antes de la competencia y el día de la competencia me puede tocar pesaje sorpresa. Al deportista no le sirve bajar y subir mucho en forma permanente, pero cuando lo necesito tengo un traje especial con el cual entreno y puede bajar tres kilos en una hora”, contó.

Por su amor al deporte, Aprahamian no solo ha viajado por el mundo sino que ha hecho locuras para recorrer toda Escocia en busca de una aguja.

Resulta que en el judo los cartílagos de las orejas suelen romperse a menudo. “Se acumula líquido y la presión en los oídos es insoportable, entonces hay que pinchar para sacar el líquido. Me pasó en Río y fui a un hospital, usé el seguro y me cortaron en cirugía. Pero en Escocia salí a buscar una jeringa. Me recorrí todas las farmacias y no se venden jeringas en ese país. Fui a un hospital y me querían cobrar 100 euros. Terminé yendo a un local de piercings donde me dieron tremenda aguja donde me pude pinchar y sacarme un bultito que se me había generado. El alivio fue impresionante”, recordó.

En Tokio lo esperan cuatro minutos para empezar a soñar con su medalla. Para eso le dedicó toda su vida al judo. 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...