Cargando...

Mundo > Inmigración

Miles de niños migrantes mueren en las fronteras de Europa debido a los obstáculos para ingresar legalmente como refugiados

Los estrictos y muchas veces violentos controles fronterizos sobre los migrantes que buscan asilo en Europa dejan a familias enteras en situaciones de aislamiento y desprotección

Tiempo de lectura: -'

29 de septiembre de 2022 a las 05:02

El 10 de agosto, una niña siria de cinco años llamada María murió en la frontera greco-turca por la mordedura de un alacrán mientras cruzaba junto a otros 39 inmigrantes desde Turquía buscando asilo en Grecia. El grupo de inmigrantes había sido rechazado por las autoridades de ambos países y permanecía aislado en un islote del río Evros. Otra niña de nueve años también fue mordida por un alacrán y permanecía en grave estado.

Pocas semanas después, una niña de cuatro años murió en un bote de refugiados a la deriva que había intentado alcanzar Italia desde Malta. Pese a las alertas que se emitieron sobre el bote, ninguna autoridad europea respondió a los llamados.

Según la académica de la Universidad de Aston y activista e investigadora de los movimientos migratorios hacia Europa Karolina Augustova, tales tragedias no son casos aislados entre emigrantes que huyen de las guerras, los autoritarismos, los desastres naturales y la pobreza o la combinación de algunos de estos factores.

El mundo recuerda especialmente el caso del niño sirio Alan Kurdi, cuya imagen yaciendo en una playa del Mediterráneo en 2015 ocupó la tapa de los medios durante varios días. O el de niño afgano de seis años Madina Hussein que en 2017 fue atropellado por un tren cuando huía de las autoridades croatas que los habían rechazado en la frontera con Serbia.

La organización Internacional sobre la Migración lanzó un proyecto, Migrantes desaparecidos, cuya investigación estableció que, entre 2014 y 2022, 1.000 niños murieron o desaparecieron durante los intentos de migrar hacia Europa. Estas muertes y desapariciones se produjeron a las puertas mismas de las fronteras europeas, desde el Canal de la Mancha a los Balcanes y el Mediterráneo y en las de Turquía y Libia, países claves asociados al control europeo de las migraciones.

Augustova arfirma en una nota para Al Jazeera que vio muchos casos como el de la niña María, todos ellos en fronteras de países cuya práctica ilegal es negar el derecho de asilo y empujar a los migrantes fuera del territorio. Los responsables de impedir la entrada de migrantes en busca de asilo son habitualmente las autoridades fronterizas y Frontex, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costa, que es un sistema de gestión y control fronterizo dedicado al área europea sujeta al Acuerdo de Schengen.

Los migrantes de Afganistán, Pakistán, Bangladesh e Irán suelen intentar cruzar la frontera turco-iraníe, pese a los peligros que representa esta ruta, inferiores, de todos modos, a los de las fronteras sirio-turcas y turco-iraquíes.

Para impedir los movimientos migratorios hacia sus fronteras, la Unión Europea ha destinado € 110 millones para que Turquía construya un muro de hormigón e instale equipos de vigilancia electrónica en la frontera con Irán. Paralelamente, la acción de las autoridades turcas de frontera sigue siendo un método cotidiano de rechazo a las migraciones.

Precisamente en esa frontera, en el transcurso de su investigación, Augustova conoció mucha gente que había sido empujada por las fuerzas fronterizas de Turquía hacia territorio iraní.

Cuatro afganos se perdieron en las montañas y mientras caminaban buscando cómo salir de ellas, encontraron miembros de una familia afgana, incluso un niño de un año, que yacía muerta en la nieve, seguramente como efecto del frío.

En otros casos, refugiados adultos y niños resultaron heridos o muertos mientras eran transportados por contrabandistas a través de territorio turco. Un refugiado afgano le relató que estaba presente cuando 70 migrantes, incluso un infante de seis meses, se ahogaron en el lago Van. También escuchó historias de gente que murió cuando la policía abrió fuego contra los vehículos que los transportaban o en choques durante el trayecto.

Augustova fue voluntaria de la red de monitoreo de Violencia en las Fronteras en el límite entre Bosnia y Croacia en 2018 y 29019.

 Entre los centenares de personas que entrevistó conoció una familia iraní, con una niña de tres años que durante su cruce por la frontera bosnio-croata fueron obligados a cruzar el río entre gritos y golpes y como el padre llevaba a la niña en brazos ambos recibieron los golpes de los guardias.

Las heridas y muertes de niños son catalogadas habitualmente por los oficiales de frontera como accidentes que suceden a causa de las dificultades del terreno, del ataque de animales salvajes o por la acción de los traficantes de personas. Muchas veces, las autoridades suelen incluso culpar y procesar a los padres por la muerte de sus hijos, una práctica que ha sido apoyada aún por organismos oficiales de ayuda internacional, como es caso del enviado especial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, Vincent Cochetel, que ha expresado recientemente en su cuenta de Twitter que “en Senegal, el procesamiento de los padres por poner en riesgo a sus hijos podría motivar cambios importantes en la disposición a encarar jornadas peligrosas”

Pero al contrario de la narrativa europea oficial que ha adoptado el punto de vista de culpabilizar a los padres por poner en peligro a sus hijos, es la política migratoria de la Unión Europea, afirma Augustova, la que origina estas situaciones al impedir el ingreso de los migrantes y negarse a recibirlos y alojarlos debidamente mientras se sustancian los pedidos de asilo, como lo indican tratados internacionales al respecto.

El cierre de fronteras a los migrantes tiene también un costado de violencia racial: los rechazos y los muros son habitualmente para los grupos de refugiados no-blancos que provienen de las excolonias europeas.

Los corredores humanitarios que se abrieron este año para recibir refugiados de Ucrania demuestran que es perfectamente posible que adultos y niños crucen ordenadamente las fronteras en forma legal y pacífica para solicitar asilo en la Unión Europea.

Augustova finaliza afirmando que en lugar de perseguir judicialmente a los padres que han perdido a sus hijos, los gobiernos deberían establecer las responsabilidades de las fuerzas de seguridad que pudieran haber ejercido violencia contra los refugiados y salir de la lógica racista de los controles fronterizos discriminatorios. A menos que eso suceda, los medios continuarán informando de trágicas muertes infantiles en las fronteras.

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 345 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 345 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...