16 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
16 de octubre 2023 - 13:39hs

El Ministerio del Interior inició un sumario a dos funcionarios policiales por el uso irregular de escuchas telefónicas y hay una denuncia penal ante la Fiscalía, confirmó a El Observador una fuente de la cartera.

Si bien la fuente no quiso precisar detalles del tema por estar en pleno proceso de investigación, lo que se sabe hasta el momento es que uno le prestó al otro su clave para ingresar al sistema y apropiarse de escuchas telefónicas realizadas en la indagatoria de la muerte de Cecilia Fontana, madre del ministro Luis Alberto Heber. El director nacional de la Policía, José Manuel Azambuya, transmitió que se "llegará a fondo en la investigación" para juzgar a los responsables.

Cuando se investigaba al excustodio presidencial Alejandro Astesiano, condenado por varios delitos de corrupción e indagado por lavado, trascendió que ofrecía a particulares el uso de El Guardián para efectuar escuchas telefónicas. En ese momento no se pudo probar que efectivamente lo haya utilizado y el ministro del Interior, Luis Alberto Heber, dijo entonces que no existe la posibilidad de que pueda ingresar al sistema. 

Más noticias

"No lo puedo hacer yo ni el presidente de la República, ni nadie que no esté debidamente autorizado por la unidad policial", insistió el jerarca. 

"Es muy común creer que El Guardián intercepta teléfonos, pero no es así", remarcó el ministro. "No tenemos sistema de interceptación de teléfonos en El Guardián". Quienes lo hacen, precisó, son las operadoras telefónicas. "Esto debe quedar claro, así no nos confundimos". Así, ninguna operadora puede intervenir un teléfono sin que un abogado de esa misma operadora certifique que existe una orden judicial correspondiente. 

Lo que hace El Guardián, insistió, es procesar esa información, analizarla y aplicarle inteligencia. Así es, dijo, desde que el sistema comenzó a funcionar. 

A su vez, Dígitro Tecnología S.A, la empresa fabricante de El Guardián envió una carta al Ministerio del Interior, una vez que tuvo conocimiento de que Astesiano ofrecía escuchas aclarando que los contenidos y metadatos se nombran mediante códigos, lo que –según la empresa– hace imposible averiguar qué contenido pertenece a qué operativo policial. Respecto a una custodia de pruebas, el sistema mantiene el contenido y los metadatos en su estado original. 

Según la empresa, El Guardián tiene "mecanismos robustos" contra los fallos y contra el "acceso indebido". "Las bases de datos no son accesibles para los usuarios ni para el personal del área de Tecnología de Información y Comunicaciones (TIC) del Ministerio del Interior. Es como un sistema hermético (cerrado)", añade. 

El sistema es hermético, afirma la empresa, y agrega que se accede a través de una red local o de la intranet del Ministerio del Interior. Los accesos al sistema y a la red son gestionados por el equipo del área de TIC. El sistema no pone el contenido y los metadatos a disposición de los usuarios. Cuando un informe está completo, se exporta de forma encriptada para que solo un juez pueda abrir los resultados. De ese modo, los contenidos nunca salen del sistema, afirma.

Solo funcionarios autorizados y formados pueden acceder al sistema. Esos accesos se controlan y se registran, puntualiza.

En este caso, que dio a conocer el periodista Eduardo Preve, se ingresó con una contraseña autorizada pero por parte de un tercero que no estaba autorizado y ahora se investigan las implicancias. Las escuchas que se sustrajeron son a militares y policías por el caso de los vinos envenenados.

En caso de que se realicen copias, son encriptadas y automatizadas. Se guardan bajo la responsabilidad del área TIC del Ministerio del Interior, utilizando protocolos de seguridad, según se dispuso. Además, solo el equipo de TIC tiene acceso al lugar donde se guardan las copias de seguridad.

Asimismo, El Guardián "supervisa constantemente" la integridad de los contenidos almacenados. También gestiona de forma automática esos datos. El mantenimiento lo realiza el equipo de TIC, dice la empresa.

El fabricante es el mismo para "todos los sistemas en Brasil y Sudamérica", afirma Dígitro, cuya carta firma el director de Relacionamiento con el Mercado, Octávio Carradore.

El Guardián tuvo un costo aproximado de US$ 2 millones y un mantenimiento y servicio técnico anual de casi US$ 200 mil a cargo de la empresa proveedora.

Temas:

Ministerio del Interior

Seguí leyendo

Te Puede Interesar